Formulario de búsqueda

Sony invierte 1.000 millones de dólares en el universo digital paralelo de Epic Games

  • La desarrolladora de videojuegos está creando un "metaverso" donde cada persona tendrá su réplica digital
  • Pretende generar una economía alternativa en la que las marcas se anuncien y vendan productos virtuales

Lo real, lo tangible y lo concreto no son los únicos grandes focos de inversión. Desde hace años se está fraguando una economía virtual que ha derivado en una criptoeconomía que moviliza ingentes cantidades de recursos. La mejor muestra son los NFT, token no fungibles que son representaciones únicas virtuales de cualquier cosa: un cuadro, una canción o un meme y que están siendo vendidas por millones de euros.

En el "metaverso" existirían varios mundos interconectados para los seres humanos

Pero todavía hay un gran número de posibilidades en los negocios virtuales, tal y como quiere demostrar Epic Games con el desarrollo de su propio “metaverso”, un universo paralelo al mundo físico formado por mundos interconectados en los que los seres humanos viven experiencias similares a las del mundo real. Un proyecto todavía en fase embrionaria pero con grandes posibilidades.

Y la principal muestra de que este proyecto va en serio es el nivel de inversiones que está atrayendo. El último y más grande movimiento viene de un grupo liderado por Sony, que acaba de aportar 1.000 millones de dólares para la creación de este “metaverso”, una aspiración personal de Tim Sweeney, Fundador de Epic Games, que se está tornando en una importante realidad, aunque realidad virtual.

“Estamos muy agradecidos a nuestros inversores, que nos están ayudando a acelerar nuestro trabajo para crear experiencias sociales conectadas a videojuegos como Fortnite, Rocket League o Fall Guys, al tiempo que empedramos a los desarrolladores y creadores con Unreal Engine, Epic Online Services y Epic Games Store”, ha señalado el promotor del “metaverso” tras la reciente inversión de Sony en el proyecto de una compañía responsable, como bien indica Sweeney, de videojuegos exitosos tal que Fortnite o el motor gráfico Unreal Engine, presente en la mayoría de otros títulos, y clave en la producción de series como “The Mandalorian”.

Estas dos circunstancias son claves a la hora de entender por qué Epic Games es el promotor de del “metaverso”, concepto desarrollado en el propio Fortnite, donde los usuarios mantienen relaciones entre ellos que en algunos casos se superponen a las del mundo real. A esto hay que unirle que la compañía tiene actualmente algunas de las mejores tecnologías necesarias para el desarrollo de ese sistema de planetas infinitos en el que ha confiado Sony, por lo que Epic Games sostiene su propuesta en el argumento y en la técnica que ya ha sabido poner en práctica en anteriores proyectos. De ahí que “metaverso” sea un concepto más de actualidad que nunca, a pesar de ser enunciado por primera vez en 1992.

Un "metaverso" libre basado en la propiedad privada

Para encontrar la referencia inicial de este mundo paralelo virtual hay que acudir a la novela de ciencia ficción “Snow Crash”, escrita por Neal Stephenson, en la que las personas usan unos avatares para interactuar entre sí en un espacio virtual. A partir de ahí, otros autores han concebido sus propias interpretaciones del “metaverso”, un término que ha interesado a otros actores tecnológicos como Mark Zuckerberg, CEO de Facebook que ha invertido millones de euros en realidad virtual y en realidad aumentada.

Aunque hay un factor diferencial en la propuesta de Tim Sweeney y Epic Games: el carácter abierto del “metaverso” que buscan crear y así lo dejan claro: “No queremos tener el control, este siempre corresponderá a las personas o entidades, la propiedad será privada”.

Fortnite ya es un escaparate alternativo para las marcas

De esta defensa de la iniciativa de cada participante en el universo paralelo se extrae una de sus grandes potencialidades como es la creación de un sistema económico nuevo y propio, que se podría convertir en un enorme escaparate para todo tipo de marcas. Como ya lo está siendo Fortnite, videojuego de Epic Games, que ha sido utilizado para la promoción de artistas musicales o todo tipo de productos audiovisuales.

“Todas las empresas tendrán un lugar en este “metaverso”. Por ejemplo, si eres un fabricante de automóviles, en este mundo tendrás un montón de publicidad para tu marca y los usuarios podrán utilizar tus coches y sentir otras experiencias. Tenemos la oportunidad de crear muchas e interesantes interacciones”, ha declarado Sweeney a Venture Beat en una descripción de la explotación comercial del universo que busca crear.

Otra de las diferencias de la propuesta de Epic Games está en su aspiración de generar un “metaverso” lo más humano posible, con referencias más próximas a la realidad tangible de las que aportan otros videojuegos que han generado mundos similares. Es el caso de World of Warcraft, donde los usuarios han desarrollado una comunidad tan fuerte que tiene una vida interna propia; o Minecraft, que además posee el concepto de construcción y propiedad privada; ejemplos posteriores a Second Life, quizás la experiencia más similar a un “metaverso” humano surgido del mundo de los videojuegos.

_alt_

Pero Sweeney quiere ir un paso más allá de la creación de una comunidad de jugadores. “Queremos una experiencia nueva, que no sea simplemente un telón de fondo de lo que está sucediendo en un videojuego, donde las relaciones, al final, están siendo continuamente interrumpidas por lo que sucede en las partidas”, opina el Fundador de Epic Games, cuyos desarrolladores están “aprendiendo qué elementos hacen realmente que las experiencias y relaciones online sean increíbles y queramos continuarlas en un mundo de ciencia ficción”.

Ahora, el objetivo de Sweeney es que otras grandes tecnológicas sigan el camino de Sony, cuyo CEO, Kenichiro Yoshida, ha justificado la inversión en la capacidad de Epic Games para “brindar experiencias revolucionarias a través de su variedad de tecnologías vanguardistas, que apoyan a los creadores de juegos y a la industria del entretenimiento digital”. Para ello, según el Fundador de Epic Games, las compañías deberán “destruir los jardines amurallados en los que viven y entender que el espíritu libre de la comunidad que crearemos”.