Formulario de búsqueda

El sector cárnico muestra su preocupación ante las declaraciones de Alberto Garzón sobre el impacto de la ganadería

  • El ministro de Consumo ha invitado a reducir la ingesta de carne con la campaña #MenosCarneMásVida
  • Pedro Sánchez se ha posicionado aludiendo a su gusto por un buen "chuletón al punto"

[Si lo prefieres, escucha el resumen editorial]

...

 

Bajo el hashtag #MenosCarneMásVida, Alberto Garzón inició ayer una campaña con la que, a través de un vídeo y una serie de tuits, invitaba a la sociedad española a cambiar de dieta y reducir el consumo de carne ante el impacto del sector ganadero en el medio ambiente. No obstante, las recomendaciones del ministro de Consumo han sido consideradas por las asociaciones y compañías del sector como un ataque con graves consecuencias contra su actividad.

Garzón ha mostrado su preocupación ante los efectos que el consumo excesivo de carne puede provocar tanto en la salud individual de los ciudadanos como en la de nuestro planeta. “Sin planeta no tenemos vida. Sin planeta no tenemos salarios. Sin planeta no tenemos economía. Y nos lo estamos cargando. Y en una de las partes que nos estamos cargando tenemos una incidencia directa. Podemos cambiar nuestra dieta y mejorar el estado del planeta”, ha expresado en un vídeo de seis minutos de duración publicado en su cuenta oficial de Twitter

Según ha expuesto, España es el país que más carne consume de toda la Unión Europea y un mercado en el que se producen 7,6 millones de toneladas de este producto, fruto del sacrificio de 70 millones de animales. Asimismo, ha apuntado que el consumo de carne que realizan los españoles a la semana supera el kilo, frente a los 500 gramos recomendados por la AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición), y los efectos que esto puede provocar en la salud si no se lleva una dieta equilibrada.

También ha hecho referencia a que el 14,5% de las emisiones de gases de efecto invernadero provienen de la ganadería, especialmente de las macrogranjas. “Si redujésemos el consumo de carne hasta los niveles recomendados por la ciencia, se evitarían el 50% de las emisiones de gases invernadero asociadas a la alimentación y hasta un 20% de las muertes prematuras”, ha comentado. La deforestación derivada del crecimiento de cultivo para ganadería o la huella hídrica de esta industria también han formado parte de su discurso.

Como vemos, detrás de cada filete de carne que tenemos encima del plato hay muchas cosas que probablemente no nos habían contado. Para solucionar un problema como el consumo excesivo de carne, debemos ser también conscientes de cuáles son las causas”, ha afirmado el ministro. Entre ellas, ha destacado el impacto de la publicidad en el consumo o la falta de tiempo de las familias para elaborar dietas más saludables.

Asimismo, ha comentado las iniciativas del Gobierno para buscar soluciones a esta cuestión. “Estamos promoviendo todo tipo de campañas de sensibilización e información para que la ciudadanía sepa exactamente lo que hay detrás de poder tener un filete encima de la mesa. En segundo lugar, por supuesto, actividad regulatoria: normas, leyes que permitan resolver este problema. Y en tercer lugar, escuchar a la sociedad civil”, ha comentado invitando a los ciudadanos a ponerse en contacto con él y compartir sus opiniones.

Las reacciones del sector ganadero

El discurso de Garzón no ha pasado desapercibido entre las asociaciones del sector cárnico, que han mostrado su preocupación e indignación ante las palabras pronunciadas. Seis asociaciones distintas de la industria han elaborado una carta abierta dirigida al Ministro de Consumo para manifestar “el estupor de los cientos de miles de ganaderos, empresas, trabajadores y técnicos de toda España vinculados a los sectores ganaderos y cárnicos” ante la campaña iniciada y en la que consideran que se “difama al conjunto del sector ganadero-cárnico”.

La misiva está firmada por Asici (Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico), Avianza (Asociación Interprofesional de Carne Avícola), Intercun (Organización Interprofesional para Impulsar el Sector Cunícola), Interovic (Organización Interprofesional del Ovino y Caprino), Interporc (Interprofesional del Porcino de Capa Blanca Español) y Provacuno (Interprofesional de la Carne de Vacuno).

En el texto aseguran que resulta “preocupante que un ministro del Gobierno de España enarbole una serie de afirmaciones erróneas o desenfocadas, y hacerlo además a través de canales públicos, tratando de crear una confrontación artificial con un sector, el ganadero-cárnico, que cumple un rol social y económico de primera magnitud en nuestro país”. Así, han puesto en valor que la industria que representan genere en España más de 2,5 millones de empleos y casi 9.000 millones de euros de exportaciones a la balanza comercial de España, según datos de la FAO.

Asimismo, acusan al ministro de “usar los datos de forma interesada”, una actuación que califican de “irresponsable”. A este respecto, aseguran que el sector “continuará con su labor divulgativa a través de datos contrastados” y señalan algunos:

  • España es el país más saludable del mundo (según el ranking de Bloomberg, Healthiest Country Index).
  • El 90% del agua que se atribuye a la producción de carne es "agua verde", procedente de la lluvia, que seguiría cayendo en caso de desaparición de los animales. Solo un 10% corresponde a "agua azul" y "agua gris", una cantidad inferior a la de muchos cultivos vegetales.
  • El 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) procedentes de la ganadería en el mundo provienen de los países en vías de desarrollo (FAO, 2017). “No podemos contribuir a mitigar el cambio climático con una visión eurocéntrica”.
  • Según los datos oficiales del Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero -Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico-, la producción ganadera de carne representa únicamente el 7,8% del total de emisiones de GEI de nuestro país, frente al 27% del transporte.
  • El uso de antibióticos como promotores de crecimiento de los animales de granja está prohibido desde 2006 (Directiva 2001/82/CE y sus posteriores modificaciones). Solo a veces, como ocurre en el caso de los humanos, es necesario tratar a los animales para curar alguna enfermedad bacteriana.

De hecho, como consecuencia de la campaña emprendida por Alberto Garzón, Provacuno ha "contraatacado" creando un mensaje similar al de "Menos carne, más vida" pero en un sentido opuesto bajo el lema "Más chuletones, menos bulos".

Asimismo, han puesto de manifiesto algunas de las conclusiones obtenidas tras la “muy cordial y fructífera” reunión mantenida hace unos meses con el Secretario General del Ministerio de Consumo. “En el encuentro, presentamos todas las iniciativas sectoriales de apoyo a la recuperación del país tras la grave situación de pandemia”, señalan las asociaciones en la carta. “Unas iniciativas que incluyen fuertes compromisos en los ámbitos de la sostenibilidad y la transición hacia modelos de producción basados en la neutralidad climática y la circularidad, así como el empleo de calidad, la vertebración territorial, la igualdad de oportunidades y los patrones de consumo equilibrados y saludables para toda la población”.

"Seguiremos en la senda de la colaboración institucional y el diálogo"

A este respecto, reiteran que el sector ganadero-cárnico contribuye a la creación de empleo y genera oportunidades, además de impulsar fuertes compromisos medioambientales con resultados comprobables. “Desde el sector, seguiremos en la senda de la colaboración institucional y el diálogo, confiando a su vez en que nuestros responsables públicos contribuyen, con su actitud y sus manifestaciones, a ese clima de entendimiento”, concluyen.

Con las declaraciones de Garzón se encrudecen las ya existentes tensiones entre el Ministerio de Consumo y el sector de la alimentación en general. El anuncio de la implantación de Nutriscore, el semáforo nutricional que pretende reducir el consumo de productos procesados, ha generado desavenencias con los productores de aceite de oliva, o con los queseros o los productores de jamón ibérico, que obtendrán un etiquetado de advertencia. El discurso del ministro, además, tiene lugar en plena campaña del sector cárnico por reivindicarse frente aquellos productos elaborados a base de plantas.

La postura de Pedro Sánchez, a favor del chuletón

Unas horas después de que Garzón iniciara su campaña #MenosCarneMásVida, el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha respondido a la polémica ante la pregunta de los periodistas durante la rueda de prensa que ha ofrecido en Lituania, en el marco de su gira báltica.

Sánchez ha querido así apoyar el consumo de carne frente a la propuesta de reducirlo que plantea Garzón: "Sobre esta polémica, lo diré en términos muy personales: A mí, donde me pongan un chuletón al punto, eso es imbatible", ha asegurado.

Tras el lanzamiento de la campaña, en la que Garzón se ha implicado personalmente con varios mensajes en redes sociales, el Ministro de Alimentación, Luis Planas, ha asegurado que es "tan errónea como la del azúcar mata", en referencia a otra polémica anterior entre ambos Ministros.

Pedro Sánchez no ha querido profundizar más en su respuesta sobre esta polémica, aunque sí ha dejado claro su apoyo al ministro Planas en la polémica que se ha generado en torno a la campaña a favor de la reducción en el consumo de carne.

La respuesta de Sánchez sobre su gusto por la carne se ha producido mientras Garzón estaba siendo entrevistando en laSexta. "A mí me gusta poco hecho", ha bromeado, para después añadir que él está convencido de que "se ha entendido perfectamente" lo que busca la campaña de su Ministerio, que es "volver a la dieta mediterránea" y "reducir el consumo excesivo de carne".

Greenpeace aboga por poner fin al modelo de ganadería industrial

Por su parte, Greenpeace considera irresponsable la respuesta de Pedro Sánchez ante la polémica suscitada sobre la reducción del consumo de carne. “Es totalmente irresponsable que un Presidente del Gobierno, que se jacta de combatir la emergencia climática, ante una pregunta sobre la necesidad de reducir el consumo de carne, como avala la ciencia, conteste que un chuletón al punto es imbatible”, ha declarado Eva Saldaña, Directora Ejecutiva de Greenpeace España, añadiendo que “reducir el consumo de carne no debe ser visto como un problema, sino, precisamente, como parte de la solución a muchos de los problemas a los que nos enfrentamos, de salud y medioambientales”.

Reducir el consumo de carne, y muy en particular poner fin al modelo de ganadería industrial, es una de las piezas fundamentales en el puzzle de la emergencia ecológica según la ONG. “Es inadmisible que en una situación de alarma planetaria por el cambio climático, la pérdida de biodiversidad o la crisis del agua, en España se estén concediendo licencias para nuevas explotaciones ganaderas a un ritmo de 1,5 diarias”, ha afirmado Luís Ferreirim, Responsable de Agricultura de Greenpeace España.

Y ha concluido planteando una pregunta: "¿Reducir el consumo de carne es también un problema para las ministras Teresa Ribera (Transición Ecológica) y Carolina Darias (Sanidad)? Desde Greenpeace nos gustaría que se pronunciaran sobre este tema”.