ReasonWhy Actualidad e Investigación sobre Marketing y Economía Digital


Deliveroo confirma el fin de sus operaciones en España

  • La compañía británica de delivery cesará su actividad en nuestro país el 29 de noviembre a las 10:00h
  • “Ha sido un placer poder llevarte a casa la deliciosa comida de tantos excelentes restaurantes como hay en España”
deliveroo-espana

El 29 de noviembre a las 10:00h. Ese es el día que Deliveroo ha marcado como su último día de operaciones en el mercado español. Tras iniciar en el mes de julio una consulta entre algunos de sus stakeholders - unos días antes de que entrara en vigor de la “Ley Rider”-, la compañía británica de entrega de comida a domicilio ha tomado la decisión de abandonar el negocio en nuestro país.

El servicio seguirá estando disponible con normalidad hasta el 29 de noviembre

Lo ha comunicado a través de un correo electrónico a sus clientes, en el que asegura que hasta que llegue la fecha señalada su servicio seguirá estando disponible con normalidad. “Te escribimos en julio para comunicarte la difícil noticia de que habíamos iniciado una consulta sobre nuestras propuestas de salida de España”, asegura el texto remitido por la firma. “Después de la consulta para determinar las condiciones de salida, incluyendo los paquetes retributivos apropiados para empleados y riders, ahora podemos confirmar que nuestro último día de operaciones en el mercado será el 29 de noviembre a las 10:00h”.

Como ya hizo hace unos meses, la compañía se ha reafirmado en su voluntad de ofrecer “el mejor servicio de comida a domicilio del mundo”, creando un servicio que funcione para restaurantes, riders y clientes. Donde no podamos cumplir con esta responsabilidad en los niveles que deseamos y que merecéis, no desarrollaremos nuestra actividad. Por ello, hemos anunciado la difícil decisión de salir de España”, continua el comunicado. “Gracias por haber pedido con Deliveroo - ha sido un placer poder llevarte a casa la deliciosa comida de tantos excelentes restaurantes como hay en España”.

Junto a estas declaraciones, la empresa de delivery ha indicado que llevará a cabo el reembolso del crédito disponible en las cuentas de los usuarios el último día de actividad de la compañía. La intención es que este se produzca en un plazo de 10 días laborables, aunque dependerá de la entidad bancaria contratada por el usuario. Del mismo modo, las suscripciones a Deliveroo Plus se verán canceladas en la determinada fecha, realizándose el reembolso en 10 días laborables. “Queremos darte las gracias de nuevo por utilizar Deliveroo”, ha concluido la compañía.

Noticias Relacionadas

Aprobada la Ley Rider, la opinión del sector delivery se mantiene dividida

La hostelería pide una Ley Rider que “no destruya un sector con gran impacto socioeconómico”

Viabilidad y oposición a la Ley Rider

A finales del pasado mes de julio, la plataforma anunció su decisión de “abrir un proceso de consulta” entre sus empleados para valorar el cese de sus operaciones en nuestro país. En su comunicado, Deliveroo aseguró que no había sido "una decisión fácil" ni "tomada a la ligera”. Según informó EuropaPress, la compañía habría llegado a la conclusión de que alcanzar y mantener una posición de mercado de primer nivel en nuestro país requeriría un nivel de inversión "muy elevado" con un rendimiento potencial "muy incierto" a largo plazo, lo que podría afectar a la viabilidad económica del mercado para la empresa.

La Ley Rider implica la contratación de los repartidores como asalariados

No obstante, la decisión se llevó a cabo también en un contexto marcado por la aprobación de la Ley Rider, a la que la compañía ha mostrado su oposición durante todo el proceso de elaboración del texto. El principal objetivo de la norma es “laboralizar” a los repartidores a domicilio, lo que implica que compañías de delivery han de contratar como asalariados a sus repartidores, terminando de esta forma con el modelo de falsos autónomos en el que se basaban la mayoría de este tipo de aplicaciones.

Desde APS (Asociación de Plataformas de Servicios Bajo Demanda), que engloba a las principales plataformas de food delivery en España (Deliveroo, Stuart, Glovo y Uber Eats), han manifestado en diversas ocasiones que la nueva regulación “pone en riesgo el desarrollo de un sector que aporta más de 700 millones de euros al PIB español" y que el texto “ha sido elaborado sin tener en cuenta a sus principales actores: restaurantes, plataformas y, lo más sorprendente, a los propios repartidores”.