Formulario de búsqueda

El sindicato de Amazon no sale adelante, de momento

  • La National Labor Relations Board ha registrado 1.798 votos en contra de la formación del sindicato
  • El Retail, Wholesale and Department Store Union presentará objeciones alegando coerción e intimidación

Los trabajadores del almacén de Amazon en Bessemer, Alabama, han votado en contra de formar un sindicato con un margen de 2 a 1 votos a favor del retailer. Esto supone una victoria temporal para la compañía minorista, puesto que el Retail, Wholesale and Department Store Union (RWDSU), que habría servido como sindicato para los trabajadores, espera reavivar el movimiento laboral y cuestionar los resultados. Considera que se ha producido una interferencia electoral.

Según la NLRB, 505 votos ha sido recusados en el proceso electoral

Los representantes de la National Labor Relations Board (NLRB, Junta Nacional de Relaciones Laborales) han registrado 1.798 votos en contra de la formación del sindicato y 738 a favor del RWDSU. De los 5,867 trabajadores elegibles para votar, votaron 3,041 y 505 votos ha sido recusados. Tal y como explica la NLRB el número de votos recusados no son suficientes para afectar los resultados de la elección. No obstante, las partes tienen cinco días laborables para presentar objeciones impugnando la conducta o los resultados del proceso electoral.

El pasado viernes 9 de abril el RWDSU anunció que recurriría las elecciones e interpondría objeciones relacionadas con prácticas laborales desleales (Unfair Labor Practice, ULP), acusando a Amazon de interferir con el derecho de sus empleados. “La RWDSU solicitará que el Director Regional de la NLRB programe una audiencia sobre sus objeciones para determinar si los resultados de la elección deben dejarse de lado porque la conducta del empleador creó una atmósfera de confusión, coerción y / o temor a represalias y, por lo tanto, interfirió con la libertad de elección de los empleados”, señalaba el sindicato en un comunicado.

Amazon vs RWDSU

La organización de trabajadores considera que los empleados de la compañía se han visto expuestos a una intensa campaña antisindical diseñada por Amazon para intimidar y manipular a la plantilla. “Amazon no ha dejado piedra sin remover en sus esfuerzos por encender gas a sus propios empleados. No dejaremos que las mentiras, el engaño y las actividades ilegales de Amazon queden sin respuesta”, ha comentado Stuart Appelbaum, Presidente del RWDSU. “Amazon sabía muy bien que a menos que hicieran todo lo posible, incluso una actividad ilegal, sus trabajadores habrían continuado apoyando al sindicato”. En este sentido, explican que el marketplace ha exigido que los trabajadores acudan a conferencias, han colmado los medios de comunicación con información que consideran errónea y han bombardeado a los empleados con carteles en la instalación y con mensajes de texto y llamadas a domicilio.

Es por ello que el sindicato exigirá una investigación exhaustiva sobre el comportamiento de la compañía ante las elecciones. “Los trabajadores merecen algo mejor que la forma en que Amazon se ha comportado durante esta campaña, que ha demostrado que la mejor manera para que los trabajadores se protejan a sí mismos y a sus familias es para unirse en un sindicato”, aseguran desde la RWDSU. “Nuestro sindicato buscará remedio a todas y cada una de las acciones indebidas que ha tomado Amazon. No descansaremos hasta que las voces de los trabajadores se escuchen de manera justa según la ley”.

Por su parte, Amazon ha agradecido la participación de los trabajadores en las elecciones y destaca que menos del 16% de los empleados del centro logístico BHM1 votaran unirse al sindicato. “Es fácil predecir que el sindicato dirá que Amazon ganó estas elecciones porque intimidamos a los empleados, pero eso no es cierto. Nuestros empleados escucharon muchos más mensajes anti-Amazon del sindicato, los legisladores y los medios de comunicación de los que escucharon de nosotros”, explica la compañía en un comunicado.

Además, ha puesto en valor sus esfuerzos por escuchar a los empleados, recibir sus comentarios, realizar mejoras continuas e invertir para ofrecer excelentes salarios y beneficios y construir un lugar de trabajo seguro e inclusivo. “No somos perfectos, pero estamos orgullosos de nuestro equipo y de lo que ofrecemos, y seguiremos trabajando para mejorar cada día”. Además, espera que el proceso suponga una oportunidad para elevar la cuestión a nivel nacional y un impulso para pasar del discurso a la acción en todo el país. “Agradecemos la oportunidad de sentarnos y compartir ideas con cualquier legislador que quiera aprobar leyes que garanticen que todos los trabajadores del país tengan garantizados al menos 15 dólares por hora, atención médica desde el primer día y otros importantes beneficios”.

Un revés para la sindicalización

El fracaso de formación de un sindicato se une a un amplio historial de esfuerzos infructuosos por unir a los trabajadores de sectores como las fábricas de automóviles y aviones en el sur de Estados Unidos, una región que ha sido tradicionalmente antisindical. Casi todos los estados de la zona, incluido Alabama, aprobaron las llamadas leyes de derecho al trabajo que restringen la capacidad de los sindicatos para imponer cuotas y otras medidas.

Además, la tasa de sindicalización del estado, donde se ubica la única fábrica de Mercedes-Benz no sindicalizada en el mundo, se sitúa actualmente por debajo del 10% y es la más baja del país. La membresía sindical ha ido disminuyendo de manera constante durante los últimos años, cayendo del 20% en 1983 al 11% de la fuerza laboral elegible en 2020, según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU.

Desde el año 2000, es más probable que los trabajadores negros estén representados por un sindicato

Sin embargo, los resultados chocan con las características de la fuerza laboral de Bessemer. Según recoge NPR, las estimaciones del sindicato indican que la mayoría de los trabajadores en el almacén de la ciudad son negros y a nivel nacional, alrededor del 27% de los empleados de Amazon son negros. Si bien las tasas de sindicalización han caído en los últimos años, desde el año 2000, es más probable que los trabajadores negros estén representados por un sindicato, y en este sentido, los representantes del sindicato han apelado a  temas de empoderamiento racial durante su campaña y planteando el proceso desde el punto de vista de los derechos civiles.

El resultado de este proceso supone un gran revés en el mayor impulso de sindicalización en los 27 años de historia de Amazon, y la victoria por parte del RWDSU podría haber representado un cambio radical tanto para el gigante minorista como para el resto de grandes compañías tecnológicas. Desde el sindicato advierten que los resultados de la votación no suponen una validación de las condiciones laborales de Amazon, que ha defendido las condiciones que ofrece para su plantilla.

La firma de Jeff Bezos, la segunda compañía empleadora más grande de Estados Unidos tras Walmart, ha tratado de mitigar los esfuerzos sindicales citando que paga a sus trabajadores el doble del salario mínimo estatal de 7,25 dólares la hora. Asimismo, defiende su contribución al empleo local, alegando que ha creado más de 9.000 puestos de trabajo en Alabama, donde cuenta con dos estaciones de delivery y cinco supermercados Whole Foods Market, además de su centro de distribución y clasificación en Bessemer.

Sin embargo, los trabajadores han compartido las estrictas condiciones de productividad impuestas por la compañía. Informan de que tan solo disponen de 30 minutos para el almuerzo y que excederlos puede entrañar riesgo de despido. Algunos empleados confiesan que es un trabajo agotador, puesto que implica estar de pie durante la mayor parte de un turno de 10 horas, y aseguran que las pausas para acudir al servicio están controladas. Además, las facciones más críticas con la compañía denuncian que Amazon no se adaptara debidamente a las necesidades de los trabajadores durante la pandemia.