Renault, Nissan y Mitsubishi fijan la hoja de ruta Alianza 2030 para impulsar la movilidad conectada y eléctrica

  • Planean invertir 23.000 millones de euros en los próximos cinco años
  • La Alianza introducirá el ecosistema de Google en sus coches
...

El Grupo Renault, Nissan Motor y Mitsubishi Motors Corporation, tres compañías miembro de una de las principales Alianzas automovilísticas del mundo, han fijado la hoja de ruta Alianza 2030. Se trata de una serie de proyectos y acciones comunes para acelerar la consecución de sus objetivos en materia de vehículos eléctricos puros y movilidad inteligente y conectada.

“Juntos estamos marcando la diferencia para un futuro nuevo y globalmente sostenible”

Para ello, proponen una estrategia que contempla la inversión de 23.000 millones de euros en los próximos cinco años, lo que permitirá que las tres compañías cuenten con 35 nuevos modelos eléctricos para 2030. El Presidente de la Alianza, Jean-Dominique Senard, ha declarado en un comunicado quela Alianza está acelerando para liderar la revolución de la movilidad y ofrecer más valor a los clientes, a nuestra gente, a los accionistas y a todas las partes interesadas”.

Entre los nuevos objetivos establecidos, los miembros de la Alianza aumentarán el uso de plataformas comunes en los próximos años, pasando del 60% actual a más del 80% de sus 90 modelos combinados en 2026. Además, Mitsubishi Motors reforzará su presencia en Europa con dos nuevos modelos producidos en el continente, entre ellos el nuevo ASX, que se fabricará en la planta de Renault en Valladolid.

Plataformas para los vehículos eléctricos 

Según informan las tres compañías a través de su comunicado, el 90% de los nuevos modelos que planean para 2030, se basarán en cinco plataformas de vehículo eléctrico comunes

  • La CMF-AEV, que es la base del nuevo Dacia Spring
  • La KEI-EV, para los vehículos eléctricos ultracompactos
  • La LCV-EV,  para clientes profesionales, como base para la Renault Kangoo y la Nissan Townstar
  • La CMF-EV, que se espera sea referencia para la nueva generación de vehículos eléctricos de los socios de la Alianza. De hecho, para 2030 más de 15 modelos se basarán en esta plataforma y esperan que se produzcan 1,5 millones de vehículos anualmente con ella.
  • La CMF-BEV, plataforma eléctrica compacta que se lanzará en 2024 y será la base de 250.000 vehículos al año bajo las marcas Renault, Alpine y Nissan

Noticias Relacionadas

Uber Green llega a Madrid con acuerdos estratégicos con Repsol y Banco Santander para la electrificación

Kia busca la neutralidad de carbono para 2045 como parte de su hoja de ruta sostenible

Estrategia en común de baterías

Con el foco puesto en la competitividad, la Alianza ha creado una estrategia común de baterías, lo que ha llevado, entre otras cosas, a la selección de un proveedor de baterías común para Renault y Nissan en los mercados principales.

El objetivo en este apartado es reducir los costes de las baterías en un 50% para 2026 y en un 65% para 2028. Con este enfoque, aseguran que en 2030 la Alianza tendrá una capacidad total de producción de baterías de 220 GWh para vehículos eléctricos en los principales centros de producción del mundo.

Además, la Alianza pretende producir en masa baterías de estado sólido (ASSB) a mediados de 2028. Estas tendrán el doble de densidad energética que las actuales baterías de iones de litio líquidas y reducirán el tiempo de carga. A este respecto, las firmas han optado por controlar el 100% de su hardware y software, beneficiándose de datos predictivos muy valiosos, que permiten monitorizar el estado de la batería y mejorar la tecnología. 

Para 2026 pretenden contar con 45 modelos equipados con sistemas de conducción autónoma

Vehículos con ecosistema Google

En 2026 los miembros de la Alianza esperan tener más de 10 millones de vehículos en circulación a través de 45 modelos equipados con sistemas de conducción autónoma. Para ese mismo año, se prevé entregar más de 5 millones de sistemas en la nube al año, con un total de 25 millones de coches en circulación. La Alianza también será el primer OEM mundial para el mercado generalista en introducir el ecosistema de Google en sus coches.

La Alianza está desarrollando además una arquitectura eléctrica y electrónica centralizada común. En este sentido, de cara a 2025 lanzarán su primer vehículo completamente definido por software con el que buscan mejorar el rendimiento inalámbrico de sus coches a lo largo de su ciclo de vida. 
A su vez, una nueva aportación es que podrán comunicarse con los objetos conectados, los usuarios y la infraestructura, abriendo así nuevos campos de valor para las empresas de la Alianza.