Formulario de búsqueda

La tasa digital europea queda aparcada... de momento

Compartir en:

La tasa digital europea queda aparcada... de momento

  • Se necesita unanimidad al tratarse de una reforma fiscal, y cuatro países se oponen: Irlanda, Suecia, Dinamarca y Finlandia
  • Ahora queda en manos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD)

Los intentos europeos para establecer una tasa digital, conocida también como “tasa Google”, han sido pausados de momento. La medida se congela tras no lograr unanimidad entre los países de la Unión Europea para sacar adelante el impuesto a los gigantes digitales. El motivo es la oposición de cuatro países a la medida: Irlanda, Suecia, Dinamarca y Finlandia.

Irlanda es uno de los países que más se opone a la reforma fiscal, y Francia el propulsor de la misma

La iniciativa necesita ser aprobada por unanimidad porque se trata de una reforma fiscal, pero tenía pocas probabilidades de lograr ese consenso entre los miembros. Irlanda ha sido uno de los países que más se ha opuesto a la misma, pero la oposición de los países nórdicos ha sido clave. Petteri Orpo, Ministro de Economía de Finlandia, ha argumentado que el parlamento nacional rechaza el impuesto.

Francia ha sido el país al frente de estos esfuerzos a la hora de aprobar la tasa digital. El mes pasado, tras comprobar que el bloqueo europeo de la medida era inevitable, introdujo varios cambios a nivel nacional para atajar el problema. Pierre Moscovici, político francés y Comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, ha comentado que el hecho de que 23 países miembros estén a favor de esa idea de tasa digital ya es un triunfo en cierto modo. Y ahora solo queda seguir avanzando, trabajando a nivel de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD).

Paschal Donohoe, Ministro de Finanzas, ha comentado que, dada la preocupación por parte del público, tendrán que aceptar una serie de cambios a nivel global. También ha destacado como estos cambios reflejan la evolución de la economía. “Realmente no tenemos una economía digital, pero toda nuestra economía en general ha sido digitalizada”.

La OCDE quiere alcanzar un acuerdo para finales de año. Si no, la UE retomará el tema en 2020

Los franceses también se han quejado de lo difícil que es comprender cómo cuatro estados pueden oponerse a una opción que apoya una amplia mayoría. “Unanimidad significa impotencia”.

La Comisión Europea quería imponer una tasa del 3% a los ingresos de las multinacionales digitales, siempre que superasen los 750 millones en todo el mundo y los 50 millones en el bloque europeo.  El objetivo es gravar los ingresos que, a día de hoy, son difíciles de “capturar” por las reglas fiscales que tenemos en la actualidad.

El plan generó el rechazo de algunas capitales europeas, partidarias de esperar a las negociaciones de la OCDE. Y parece que esa será la vía para la aprobación de la tasa digital ahora. El objetivo es alcanzar un acuerdo a nivel internacional para finales de año. Si no se logra, la Unión Europea plantea volver a intentarlo en 2020.