Formulario de búsqueda

Este sensor de Sony ayuda a encontrar aparcamiento y evita atropellos en Roma

  • El IMX 500 es un dispositivo que no registra imágenes y funciona mediante la Inteligencia Artificial
  • Estará a prueba unas semanas y también contribuirá a la optimización del transporte público

El concepto smart city está en la mayoría de las agendas de las principales ciudades mundiales y, como bien indica su nombre, tiene como objetivo hacer más “inteligente” la vida de las grandes urbes, un concepto que pasa necesariamente por relajar el tráfico, mejorar la movilidad y conectar a todos los vehículos en un ecosistema en el que sea más fácil encontrar una plaza de aparcamiento o utilizar el transporte público, sabiendo, por ejemplo, qué nivel de ocupación existe.

El IMX500 fue presentado hace un año, pero tendrá en Roma su primera gran prueba

Para dar respuesta a todas estas cuestiones, Roma va a poner en marcha un sensor fotográfico que puede interpretar lo que tiene delante, pero sin necesidad de registrarlo con imágenes. Se trata del sensor fotográfico IMX500, un dispositivo elaborado y presentado por Sony hace ya un año que tendrá su gran debut en la siempre congestionada ciudad italiana. Esta tecnología es capaz de tomar decisiones por sí misma, puesto que está basada en la Inteligencia Artificial.

Por el momento, IMX500 se activará en una fase beta, durante la que estará acoplado a un semáforo. Así, en los próximos se iniciarán tres pruebas que tienen como meta fundamental reducir los atascos y la contaminación de los aparcamientos, mitigar los accidentes de los peatones y reducir las aglomeraciones en el transporte público de una ciudad en la que sus conductores pierden al año en congestiones un total de 10 días. Las antiguas carreteras de Roma son una de las principales causas de los que problemas que intentará solucionar el sistema de Sony.

Aquellos que quieran beneficiarse de la gestión inteligente de IMX500 deberán bajarse una aplicación a través de la que los conductores serán avisados del número y localización de las plazas libres para estacionar sus vehículos. Además de tener efectos positivos en la movilidad, la acción del sensor fotográfico permitirá reducir la contaminación de Roma, que al igual que otras ciudades europeas tiene un protocolo con el que prohíbe en determinadas jornadas de alta polución la circulación de los vehículos más antiguos.

_alt_

En un segundo eje de acción, durante esta fase de prueba, el IMX500 de Sony será capaz de optimizar la capacidad y aumento del uso de la red de autobuses de Roma mediante la puesta en marcha de paradas inteligentes. De este modo, el sistema hará un recuento de las personas que suben y bajan de cada vehículo y también identificará cualquier sobrecarga de este medio de transporte, lo que mejorará la experiencia de los usuarios del transporte público y ayudará a contener las cifras de contagios del coronavirus, que en el caso de Italia registran datos mínimos que no se daban desde octubre de 2020.

Respeto al máximo de la privacidad

La tercera aplicación de IMX 500 de Sony tendrá efecto sobre los pasos de peatones, puesto que avisará a los conductores de la presencia de viandantes mediante la utilización de una iluminación inteligente de baja latencia en la calzada que los hará más visibles y que tiene como objetivo reducir los atropellos en estos puntos. En este sentido, algunos vehículos conectados equipan una ayuda a la conducción similar, el sistema de detección de peatones, que alerta e incluso puede llegar a frenar el coche para evitar un atropello.

La configuración utilizada por Sony para el sensor IMX500 permite obtener al instante metadatos relacionados con una plaza de aparcamiento libre, la presencia de un peatón que va a cruzar o el número de personas que suben y bajan de un autobús. Y esto es posible gracias a un sistema centralizado en el propio sensor, que no almacena imágenes, por lo que respeta al máximo la privacidad, una cuestión crítica a la hora de implementar este tipo de sistemas.

De este modo, en una frase preliminar, los responsables del proyecto que se desarrolla en Roma han trabajado con una red neuronal que es capaz de analizar y procesar todas las situaciones comentadas. La recopilación de todos estos datos se produce gracias a dos postes inteligentes Genius que contienen los sensores que observan las calles y procesan todas las variables necesarias para la gestión del tráfico, del transporte público y del tránsito de peatones.