Formulario de búsqueda

Analizando la gestión de la crisis del Coronavirus en las agencias independientes

  • El 95,2% de los empleados de agencias independientes quieren seguir teletrabajando hasta que todo esté bajo control
  • Las "indies" esperan recibir beneficios fiscales en el corto y medio plazo para hacer frente a su recuperación

A comienzos del mes de marzo los empleados de las agencias independientes cogieron sus ordenadores, teclados y ratones y trasladaron sus oficinas a los salones y dormitorios de sus casas. Daban comienzo tres meses de teletrabajo como medida preventiva ante la propagación del coronavirus. Ahora, echando la vista atrás, el 92,5% de estos profesionales afirman que sus agencias han gestionado muy bien (61,2%) o bien (31,3%) la crisis vivida.

El 70,2% de los directivos consideran la adaptación de los empleados a la nueva situación ha sido muy buena

Ha sido una situación excepcional que ha dado lugar a decenas de reuniones por videoconferencia, llamadas telefónicas, envíos de cientos de documentos y la incorporación de nuevas herramientas digitales que, a partir de ahora, facilitarán el trabajo de muchos.

En este contexto, el 70,2% de los directivos de agencias independientes consideran que el rendimiento de los empleados y su adaptación a la nueva situación han sido muy buenos, según un estudio realizado por La FEDE-Agencias de España.

El punto de vista de los empleados

Los datos demuestran la capacidad de estas compañías a la hora de coordinar y manejar en un tiempo tan reducido una situación extrema. En términos generales, la satisfacción de los trabajadores respecto a la gestión de la crisis en sus agencias es alta, ya que tan solo un 1,3% se muestran insatisfechos y la califican de mala.

 

El teletrabajo ha sido fundamental a la hora de continuar desarrollando la actividad del negocio. En este sentido, el 100% de los empleados de estas compañías han trabajado desde sus hogares y han sido las empresas (76,2%) las que han proporcionado las herramientas necesarias para desarrollar las tareas y funciones habituales propias del puesto con la máxima normalidad posible.

Con todo, al 95,2% les gustaría continuar teletrabajando hasta que la situación se encuentre totalmente bajo control y, en caso de volver a la oficina, esperan que sus empleadores incorporen medidas de limpieza y desinfección, así como soluciones para asegurar el distanciamiento físico.

 

En el caso de que se produjera un rebrote del coronavirus y, en consecuencia, tuviera lugar un segundo periodo de confinamiento, los empleados consideran necesario adoptar nuevas medidas para mejorar las condiciones laborales. Entre estas destacan:

  • Ayudas para la luz e internet
  • Respetar los horarios
  • Remuneración de las horas extra
  • Implantar el teletrabajo de forma permanente
  • Mejorar la adaptación del puesto de trabajo en casa (equipos, mobiliario, conexión,..)

Este último punto ha sido uno de los más comentados entre aquellos empleados que han trabajado telemáticamente durante el confinamiento. La gran mayoría no se plantea repercutir los gastos derivados de trabajar en casa ante la circunstancialidad de la situación. Sin embargo, son conscientes de que si la situación se prolongara más en el tiempo se verían obligados bien a solicitar otros materiales a sus empresas, como sillas o incluso mesas, o a adquirirlos por su cuenta para acondicionar de manera más ergonómica sus nuevos espacios de trabajo, en cuyo caso tratarían de convenir el gasto.

Toda esta situación ha dado lugar a un auge en el alquiler de mobiliario de oficina entre los teletrabajadores, pues muchos de ellos se han visto obligados a adaptar espacios de trabajo en sus hogares para desarrollar adecuadamente su actividad laboral. La posibilidad de establecer contratos de alquiler cortos e intercambiar, agregar o renovar artículos al acuerdo durante el periodo de vigencia es una de las principales razones para el crecimiento de estos servicios.

El punto de vista de los directivos

En lo que respecta a los directivos, la gran mayoría han podido continuar trabajando a pesar del Estado de Alarma y el 70,2% de ellos han tenido al 100% de sus empleados operativos durante la crisis sanitaria, frente al 21,3% de las compañías que han contado con entre el 51 y el 75% de sus plantillas activas.

El 4,2% de las agencias independientes no estaban preparadas para el teletrabajo

Ante la sobrevenida implantación del teletrabajo, solo el 4,2% de las agencias independientes no estaban preparadas para desarrollar su actividad en esta modalidad laboral, mientras que el 51,1% se encontraban mínimamente preparadas y, por tanto, han tenido que adoptar alguna medida para poder trabajar a distancia.

Además, el coronavirus ha afectado negativamente a la economía de las agencias independientes, pues el 17,1% de ellas se han visto obligadas a suspender temporalmente su actividad y aplicar un ERTE a sus equipos. En el otro lado de la balanza, el 4,2% de estas compañías han visto ampliada su actividad y facturación durante el confinamiento.

Atendiendo a la afectación negativa, el ERTE ha sido la medida laboral aplicada en el 61,8% de los casos con el objetivo de aplacar el impacto económico de la pandemia, seguido de la reducción de salario y la reducción de jornadas.

 

Pero más allá de las medidas laborales, más del 57% de las agencias independientes se han visto obligadas a realizar inversiones en materiales y recursos para adecuarse a las directrices de las autoridades sanitarias ante el coronavirus. De esta forma, el 74,1% han adquirido equipos de protección individual (EPI), mientras que el 48,1% han puesto en marcha medidas de prevención entre los trabajadores o incrementado el personal de limpieza (29,6%) para la nueva normalidad.

Y es que muchas agencias independientes ya tienen la vista puesta en la nueva normalidad y algunas incluso han regresado ya a la oficina estableciendo turnos escalonados y flexibilizando los horarios para disminuir la densidad de ocupación en la oficina. Sin embargo, el 78,7% de los directivos planean continuar aplicando el teletrabajo una vez haya finalizado el Estado de Alarma, frente al 21,3% que regresarán a la modalidad 100% presencial.

De cara a la recuperación, el 57,4% de las compañías esperan contar con beneficios fiscales en el corto y medio plazo, aunque entre sus necesidades también destacan la liquidez y el aplazamiento del pago de impuestos.

 

Lamentablemente, el impacto del coronavirus ha tirado por tierra las perspectivas de crecimiento de muchas agencias independientes. Tanto es así, que el 63,8% de ellas consideran que la recuperación de la estabilidad comenzará a notarse ya en 2021, mientras que hay un 6,5% que están seguras de que ya no podrán recuperarse.

 

Una de las conclusiones que arroja el estudio de La FEDE-Agencias de España es que el teletrabajo ha afianzado su implantación en el mercado español a consecuencia de la pandemia y, ahora, es contemplado por muchos como una alternativa viable y eficaz. Una muestra de ello es la propuesta de ley que ya prepara el Gobierno para regularizar esta modalidad laboral y establecer condiciones concretas en relación a la retribución y el bienestar de los empleados.

Más info.: Estudio de la gestión de Crisis COVID-19 en agencias independientes