Formulario de búsqueda

Este coche autónomo podría ser el futuro del transporte en ciudades como Londres

  • “New Car for London” refleja la visión del estudio PriestmanGoode sobre el futuro de la movilidad urbana
  • Su diseño está inspirado en la arquitectura y estética de Londres, mezclando tradición e innovación en sus elementos

CASE. Ese es el acrónimo que define al sector automovilístico y, por extensión, a parte de la movilidad contemporánea. Hace referencia a cuatro conceptos que están redefiniendo el concepto del transporte: car (coche), autonomous (autónomo), sharing (compartido) y electric (eléctrico). Y en ellos se basa “New Car for London”, la nueva propuesta con la que el estudio de diseño PriestmanGoode pretende explorar la nueva relación entre los usuarios, los vehículos y las ciudades.

“New Car for London” mezcla la herencia y la innovación que se respira en la propia Londres

Reconociendo la necesidad de crear nuevos modelos de vehículos más enfocados al usuario y al servicio a la comunidad, y poniendo en valor la importancia del diseño de estos como parte integral de la forma en la que experimentamos el espacio urbano, la firma ha materializado su visión para el futuro de los vehículos autónomos de transporte compartido. “New Car for London” mezcla la herencia y la innovación que se respira en la propia Londres, desde la rica y vibrante historia de la ciudad y su sentido de la tradición, hasta su a veces extravagante modernidad y su reinvención como centro de cultura y liderazgo en diseño, ingeniería y tecnología.

Para su creación, el estudio se ha apoyado en su experiencia en el diseño de interiores de aviones de primera clase. "Los interiores de los automóviles del futuro se parecen cada vez más a suites de lujo. Entendemos lo que quieren los pasajeros y cómo maximizar la comodidad, el espacio y la flexibilidad de uso”, ha apuntado Paul Priestman, Presidente de PriestmanGoode, añadiendo que su trabajo en el sector del transporte público les ha ayudado a entender los requisitos en torno a la facilidad de mantenimiento.

No es el primer vehículo creado por este estudio de diseño. En 2020 presentó Dromos, actualmente en fase de desarrollo. Sin embargo, este coche se ha diseñado pensando en la capital británica con la intención de que conviva con los icónicos de transporte existentes de la ciudad, como el metro, el autobús de dos pisos o el popular taxi negro, y sume una nueva oferta al panorama de movilidad de Londres. “Las ciudades corren el riesgo de perder su identidad única como resultado de la globalización de las principales aplicaciones de viajes compartidos. Queríamos abordar esto”, ha comentado Window.

...


El diseño de “New Car for London”

Con 3,6 metros de longitud, este coche autónomo tiene el tamaño de un vehículo compacto, pero con un espacio interior maximizado. Cuenta con capacidad para llevar a cuatro pasajeros a la vez, con dos pares de asientos adaptables a la ocasión y situados frente a las puertas para facilitar el acceso de artículos grandes como sillas de ruedas, equipaje, cochecitos y bicicletas. El interior cuenta con todo tipo de detalles. Así, “New Car for London” cuenta con una mesa giratoria, lámpara con control de movimiento y un paragüero con secador integrado. También hay dispositivos para sostener tazas y cargar teléfonos de forma inalámbrica.

Uno de los aspectos más destacados de la decoración es la alfombra central, pensada para generar una sensación más doméstica. Es lavable y fácil de mantener y su patrón geométrico está inspirado en los de las moquetas tradicionales que se encuentran en todo el icónico sistema de transporte de Londres. Además, la paleta de colores del interior incluye azul contemporáneo, piedra portland, azul oxford con toques de rojo ladrillo y cian eléctrico.

En lo que respecta a la estética exterior, el coche combina formas geométricas simples con detalles angulares inspirados en la arquitectura londinense, y ha sido diseñado con una gran cantidad de acristalamientos para brindar a los pasajeros una vista amplia de la ciudad. Asimismo, una rejilla frontal iluminada, cámaras laterales e indicadores integrados proporcionan marcas claras y garantizan la visibilidad para otros usuarios de la carretera y peatones.

PriestmanGoode prevé permitir a los pasajeros configurar y adaptar el interior para satisfacer sus necesidades antes de entrar en el vehículo a través de la aplicación. “La tecnología inteligente en el hogar significa que las personas se están acostumbrando a controlar su entorno desde sus propios dispositivos. Queríamos integrar esto como parte de nuestro concepto”, ha explicado Dan Window, Director Creativo de PriestmanGoode. En este sentido, la compañía cree que en el futuro los pasajeros podrán preseleccionar entre una serie de configuraciones, como el modo de trabajo o de ocio, así como personalizar la iluminación o la música desde sus dispositivos.

Coches para un nuevo mundo

Asimismo, “New Car for London” se ha concebido pensando en la realidad postcoronavirus. Así, ha buscado satisfacer las necesidades en torno a la higiene y la seguridad generadas por la pandemia. Incluye un dispensador de gel desinfectante para manos, superficies impermeables lavables, un botiquín de primeros auxilios y limpieza con radiación ultravioleta integrada que garantiza que el vehículo se limpie después de cada viaje.

El estudio ha buscado explorar el impacto positivo de la nueva movilidad en las comunidades

La intención de PriestmanGoode  ha sido pensar más allá del usuario individual y considerar el impacto positivo que las futuras soluciones de movilidad podrían tener en las comunidades. “A medida que desarrollamos conceptos de vehículos futuros, queríamos explorar cómo podrían beneficiar a las comunidades de manera más amplia. Hemos previsto que podrían respaldar los servicios de emergencia a través de elementos de diseño inteligente”, ha señalado Window.

A pesar de todo, la llegada del vehículo a las calles de la ciudad podría hacerse esperar. Desde la compañía prevén que tendrá lugar en un par de años, pues más allá de los avances tecnológicos, el principal conflicto de los coches autónomos es la legislación. Con todo, en PriestmanGoode entienden que contar con un transporte específico de la ciudad puede ser un gran atractivo para los turistas, como sucede en el caso del Star Ferry de Hong Kong o los vaporetto de Venecia.