Formulario de búsqueda

Daniel Lacalle: “Necesitamos más Mercadona, más Inditex y más Amazon"

Compartir en:

Daniel Lacalle: “Necesitamos más Mercadona, más Inditex y más Amazon"

  • El economista Daniel Lacalle analiza la gestión de la crisis sanitaria desde el punto de vista económico
  • "La solución a los problemas no puede venir de aquellos que no sufren las consecuencias negativas de las decisiones que toman”

Mucho se comenta sobre el fin del sistema capitalista como consecuencia de la crisis del coronavirus. Sin embargo, el economista Daniel Lacalle sostiene que este modelo económico es el único que tiene en su mano las claves de la recuperación. Así lo ha expresado en “Libertad o Igualdad. Capitalismo tras el COVID-19”, una conferencia que ha tenido lugar durante la Thinking Heads Virtual Summit con el media partner de Reason Why.

Durante las últimas semanas las compañías privadas, especialmente las que basan su actividad en los productos de primera necesidad, han volcado todos sus esfuerzos en mantener el abastecimiento de la población. Para Daniel, esta es una de las principales lecciones que nos está dejando la crisis del coronavirus. “Nos estamos dando cuenta de la importancia de preservar las cadenas de suministro, de mantener la competencia y tener unas empresas que funcionan de manera eficiente, rápida y que responden de manera solidaria”.

Hay una crisis esconómica derivada de la falta de previsión y gestión

La presente crisis es muy diferente a las predecesoras, que eran principalmente de demanda. La actual tiene su origen en una pandemia y, por tanto, tiene carácter sanitario, pero lleva aparejada una crisis económica derivada de “la falta de previsión, de atención y de gestión”.

Desmontando algunos conceptos

Daniel considera esencial romper con la idea generalizada de que esta crisis económica se produce por cuestiones externas, pues tiene su origen en el cierre forzoso de la economía. Y aboga por desmontar la disyuntiva de que o bien se atiende a los asuntos sanitarios, o a los económicos.
La inmensa mayoría de los países líderes en gestionar la pandemia están trabajando por mantener el tejido productivo y preservar las cadenas de suministro como factor esencial. No hay ningún país que haya abandonado la economía a su suerte dejándole como mucho, como el caso de España e Italia, la oportunidad de endeudarse si tiene capacidad”.

La economía es el corazón del país y tiene que seguir funcionando.- Daniel Lacalle

Afortunadamente, en nuestro país estamos atravesando el confinamiento con todos los bienes y servicios a nuestra disposición, lo que demuestra que “necesitamos muchos más Mercadona, muchos más Inditex, muchos más Amazon y menos políticos intervencionistas” porque, según Daniel, han sido esos mismos políticos “los que han negado y gestionado mal la pandemia”. El economista asegura que “la solución a los problemas económicos no va a poder venir de aquellos que no sufren las consecuencias negativas de las decisiones que toman”.

Si el poder político gestionara las cadenas de distribución, tendríamos hambruna

El capitalismo ha puesto en evidencia que si a situaciones de crisis se le añade el factor del intervencionismo, se genera una verdadera “calamidad económica”.
En este sentido, Daniel invita a reflexionar sobre qué hubiera pasado en esta crisis si las cadenas de distribución estuvieran gestionadas por el poder político. “Ahora mismo, además de tener una crisis sanitaria, tendríamos hambruna y probablemente no funcionaría la luz”.  

Para el economista, el contexto actual demuestra que lo que no funciona es el estatismo, lo que, en sus palabras, ha dado lugar a la dependencia absoluta de las decisiones de personas que no toman ningún riesgo a la hora de equivocarse. “El estatismo es lo que nos ha llevado, desde la ignorancia y la arrogancia, a obviar el ejemplo de los países que ya estaban trabajando en la gestión de la pandemia”, expone Daniel. Por contra, asegura que una de las claves del capitalismo es aprender de los errores y adaptarse a la realidad de los competidores.

Aprender de los errores camino a la recuperación

En este sentido, uno de los principales errores cometidos ha sido que los responsables de gestionar la crisis solo se han visto asesorados por personas que piensan igual que ellos, lo que Daniel denomina como “el síndrome de la Moncloa”. Daniel Lacalle sostiene que las economías que han llevado a cabo la salida de la crisis de manera eficaz, lo han hecho desde tres elementos esenciales:

  • Humildad y gestión prudente
  • Utilización de recursos escasos desde perspectivas capitalistas
  • Aplicación de medidas para generar beneficio económico real inmediato

Otra de las ideas generalizadas que Daniel Lacalle desea desmontar es que este es el momento de aumentar el gasto por parte de los Estados. Esta idea partiría, según el economista, de la falsa premisa de que el cierre forzoso de la economía parte de cuestiones externas y no de una decisión gubernamental. “Esta no es una crisis de falta de gasto. La mala gestión no se soluciona gastando más”.

Para encontrar soluciones, convendría poner el foco en la colaboración público-privada y la gestión de las cadenas de suministro por empresas eficientes. Además, Daniel critica la voluntad de la Administración de intervenir y nacionalizar la economía y de poner escollos al apetito inversor del capital. “Se nos está dando a entender que la solución mágica para los problemas actuales es imprimir dinero”, opina el economista.

A pesar de todo, Daniel confía en las capacidades del país para comenzar a dejar atrás la crisis y recuperarse, como ha hecho en otras ocasiones, pero hace hincapié en “no caer en el exceso de optimismo ni en rodearse de personas que nos aconsejen exactamente lo que queremos oir”. La cooperación, la interacción y el conocimiento acumulado durante estos meses, unido a la tecnología, la sanidad y la colaboración público-privada, serán las claves para salir fortalecidos de esta situación.

España cuenta con el talento, las empresas, los profesionales y el capital para enfrentarse al desafío que plantea el COVID-19 y es necesario que se pongan a trabajar para que la salida de la crisis sea mucho más sólida y mejor para todos.