Formulario de búsqueda

¿El fin anunciado de WeWork en España?

  • La empresa líder mundial en el sector del coworking podría haber puesto en venta su filial en España
  • La contratación de espacios de trabajo con este modelo ha caído un 90% en nuestro país

Desde el año pasado, el gigante del coworking WeWork se encuentra sumido en una grave crisis financiera internacional. Ahora, con el azote de la pandemia y el asentamiento del teletrabajo en la cultura empresarial, la contratación de espacios de trabajo con este modelo ha caído un 90% en nuestro país, según datos de consultora inmobiliaria Jones Lang Lasalle.

Los portavoces de WeWok niegan la venta de su filial española

En este contexto, según el periódico El Confidencial, la multinacional ha sacado a la venta su negocio en España a través de la compañía de intermediación inmobiliaria CB Richard Ellis, aunque varios portavoces de WeWork niegan haber realizado dicho movimiento de venta.

De lo que no cabe duda es la baja rentabilidad del modelo de negocio de la empresa, por lo menos en nuestro país. Tanto es así que en agosto fue necesaria una inyección de su accionista principal, el banco japonés Softbank, de 1.000 millones de euros.

El coronavirus ha desplomado los contratos

La principal sociedad de WeWork en España facturó en 2018 unos 8,4 millones de euros, pero había perdido 7,2 millones en el cierre final del año. Asimismo, el año pasado despidió al 19% de su plantilla, un total de 2.400 empleados que se traducían en pérdidas de 1.250 millones de dólares.

WeWork despidió al 19% de su plantilla en 2019

A pesar de que todos los datos apuntan a que es cierta la información publicada por El Confidencial, otras fuentes cercanas a la compañía explican los movimientos de WeWork como parte de una estrategia de financiación para acelerar su crecimiento en España, donde solo tiene presencia en Madrid y Barcelona, aunque con una cuota amplia del mercado (un 16% y 18%, respectivamente).

Además de los problemas financieros que ya arrastraba, WeWork trabaja en un sector duramente castigado por la pandemia, y la mayoría de sus nuevos contratos se han venido a bajo.

Crónica de una muerte anunciada

WeWork, la empresa que prometía espacios de trabajo modernos, de estética hipster, con un fuerte impulso del networking y cerveza IPA en la nevera, llegó a España hace 3 años.

Empezó fuerte, pero desde la salida de su antiguo CEO, Adam Neuman y su intento fallido de salida a Bolsa, WeWork jugaba muy cerca de la bancarrota. Pero, ¿cómo este modelo de negocio ha terminado colapsando? Más allá del coronavirus, por cada dólar que ingresa, la firma pierde dos.

Además, los precios por metro cuadrado disponibles para cada trabajador están muy por encima del mercado y son menos espaciosos: 5 ó 6m2 por persona, en comparación con los 12m2 estándar en otros espacios de trabajo similares.