Formulario de búsqueda

El Gobierno de China pide a Alibaba que se deshaga de sus activos en medios de comunicación

  • La solicitud se ha ordenado tras la compra del diario hongkonés South China Morning Post
  • El régimen chino también investiga a Alibaba por prácticas monopolistas

China vuelve a cargar contra Alibaba. Después del frenazo a la salida a bolsa de Ant Group- la fintech del gigante del e-commerce- y de la desaparición (y reaparición) de Jack Ma, las autoridades chinas han solicitado al conglomerado que se deshaga de sus activos en medios comunicación.

A Pekín le preocupa la influencia de Alibaba en la opinión pública

¿El motivo? La preocupación del régimen por la influencia que ejerce Alibaba en la opinión pública del país, según han citado algunas fuentes cercanas a la materia al Wall Street Journal. Aunque Jack Ma, el fundador de Alibaba y ex CEO de la compañía, lleva años invirtiendo en medios de comunicación del país, con el objetivo de potenciar la colaboración digital de las publicaciones, según ha explicado el magnate chino en varias ocasiones.

Sin embargo, el punto de inflexión por parte del régimen chino se dio cuando la compañía adquirió el South China Morning Post -conocido como el Post al igual que el Washington Post en Estados Unidos-, un periódico en inglés de Hong Kong que, en varias ocasiones, ha dado quebraderos de cabeza al Partido Comunista.

Críticas a la influencia de Alibaba en los medios

La nueva adquisición de Alibaba ha levantado varias críticas en el sector por miedo a la pérdida de independencia editorial del Post, algo que la compañía se ha comprometido a no alterar, alegando que su objetivo con esta nueva compra es utilizar su experiencia en datos y computación en la nube para ayudar al Shanghái Media Group- un conglomerado de medios financieros- a desarrollar una plataforma de datos. Algo que también beneficiaría a la prometedora subsidiaria de Alibaba.

Alibaba tiene  grandes participaciones en  la red social Weibo

Otros de los activos en medios de comunicación de la compañía también han suscitado polémicas en los últimos meses.
Cuando Alibaba adquirió grandes participaciones en Weibo- el equivalente a Twitter en China- la preocupación se disparó ante la decisión de la plataforma de borrar decenas de mensajes sobre una relación extramatrimonial de un importante ejecutivo de Alibaba.

El Partido Comunista no tardó en posicionarse y reprendió contra Weibo alegando "interferir en el orden de las comunicaciones en línea". Ahora, y tras la adquisición del nuevo diario, las autoridades han señalado directamente a Alibaba, aunque todavía no han especificado si deben retirarse completamente del mercado mediático o ceder parte de sus acciones.

Tira y afloja entre Pekín y Alibaba

Después del golpe que supuso para Ma el “frenazo” de la OPV hacia Ant Group en los parquets de Hong Kong y Shanghái, el 14 de diciembre la Administración Estatal para la Regulación del Mercado de China impuso multas por un importe de casi 77.000 dólares a Alibaba y Tencent por incumplir los procedimientos anti monopolísticos en la adquisición de otras empresas.

China podría imponer la mayor multa de la historia a Alibaba

Según informaba el regulador, el hecho de no mantener al tanto a las autoridades de dichas compras supuso una concentración en determinados sectores no autorizada.

En el transcurso de estos acontecimientos, a finales de diciembre volvían a atacar desde el gobierno chino abriendo una investigación a Alibaba por prácticas monopolísticas en las que se denuncian acuerdos de negocio exclusivo. Así, el tira y afloja entre el conglomerado de Jack Ma y el Partido Comunista ha llevado, por ejemplo, a que Alibaba perdiera cerca de un tercio de su valor en bolsa en el último semestre del ejercicio pasado.

Desde el Wall Street Journal adelantan que estas supuestas prácticas monopolistas podrían suscitar la mayor multa de la historia impuesta por China, que hasta ahora es la que se interpuso en 2015 a Qualcomm- fabricante estadounidense de microchips- por un valor de 975 millones de dólares.