Formulario de búsqueda

Volvo solo venderá coches eléctricos a partir de 2030 y lo hará online

  • La marca sigue a Ford, General Motors o Jaguar y eliminará los vehículos con motores de combustión de su gama
  • “No vamos a invertir en un negocio que se contrae”, dice su CEO en relación con las ventas en concesionarios físicos

Volvo acaba de hacer dos anuncios estratégicos que cambiarán sus modelos de negocio y de producción. El fabricante solo venderá coches eléctricos a partir de 2030 y lo hará de forma online. La primera noticia refuerza su compromiso con la descarbonización, que ya inició en 2018 con la decisión de abandonar los motores diésel. La segunda es una transformación acelerada por la pandemia, que ha obligado a muchas marcas a repensar el modelo del concesionario tradicional.

El Volvo C40 Recharge será el primer coche de la marca que solo se venderá online

“El futuro de Volvo Cars se define por tres pilares: electrificación, online y crecimiento”, ha resumido Lex Kerssemakers, Jefe Global de Operaciones Comerciales del fabricante en la presentación del Volvo C40 Recharge, escenario del anuncio para el cambio de estrategia que la marca pondrá en marcha con este modelo. Un SUV 100% eléctrico, el segundo de la marca con esta tecnología, y que solo se venderá online.

Volvo vivirá una etapa intermedia antes de afrontar la completa electrificación y mantendrá en su gama hasta 2025 modelos híbridos enchufables. Es decir, coches que combinan un motor de combustión con otro eléctrico. Aunque para esa fecha espera que la mitad de las ventas se correspondan ya a vehículos que solo usan baterías.

La decisión de Volvo llega tras los recientes compromisos adoptados por otras marcas como Ford, que solo venderá coches eléctricos en Europa a partir de 2030, mismo deadline que se ha fijado Bentley. Jaguar se transformará antes, en 2025, mientras que General Motors se convertirá en 100% eléctrica en 2035. "Estos movimientos nos animaron a ser un poco más valientes", dice Håkan Samuelsson, CEO de Volvo.

Fijar la completa electrificación para 2030 también va en consonancia con las medidas anunciadas por gobiernos como el de Reino Unido, que vetarán las ventas de coches de combustión a partir de esa fecha. Una década por delante en la que deberán evolucionar mercados como el español, donde los coches 100% eléctricos apenas representaron un 2% de las ventas totales. Aunque fueron uno de los pocos segmentos que crecieron en un año malo para el sector, en el que las matriculaciones cayeron un 32%.

En busca del liderazgo en el segmento premium eléctrico

El cambio de rumbo de Volvo responde a este contexto, en el que se venderán menos coches aunque más caros. “Para alcanzar nuestra meta con éxito necesitamos un crecimiento rentable, por lo que no vamos a invertir en un negocio que se contrae, de ahí que apostemos por el futuro, que será eléctrico y online.  Queremos convertirnos en líderes del segmento premium cero emisiones, el que más rápido crece”, declara Samuelsson, CEO de Volvo, una compañía con sede en Suecia aunque propiedad de la china Geely desde 2010.

Precisamente Geely, la matriz de Volvo, probó durante la pandemia modelos disruptivos de venta como la entrega de las llaves de coches nuevos por medio de drones para evitar el contacto. Y potenció el canal online para retener parte de las matriculaciones perdidas por el cierre de los concesionarios. La venta a través de Internet no es frecuente aún para coches nuevos en España, pero sí ha ganado gran terreno en el caso de los vehículos usados y de ocasión.  

Con el movimiento hacia las ventas online, Volvo espera construir una relación más directa con los clientes y reducir la dependencia con los concesionarios. Para Samuelsson, este cambio de modelo no implicará la reducción de las ganancias de los distribuidores y permitirá a la marca ofrecer paquetes de personalización más extensos. Finalmente, el fabricante comercializará servicios añadidos como seguros, mantenimiento o instalación de puntos de carga eléctrica en casa.