Síguenos en:
Actualidad e Investigación sobre Marketing, Publicidad, Empresa y Tecnología
¿Y si Facebook tuviera un botón de “no me importa”?
Compartir en:

¿Y si Facebook tuviera un botón de “no me importa”?

La saturación en Facebook es tal que muchos usuarios piden un botón de “no me gusta” o “no me importa” para filtrar contenido irrelevante. Esta aplicación sería muy útil a nivel social pero... ¿qué efectos tendría para las páginas de empresas?

Reason Why Reason Why logo

El botón “me gusta” de Facebook es tan omnipresente en nuestras vidas que cuesta creer que existe hace sólo cuatro años. Esta aplicación de la red social ha sido siempre una forma fácil de participar, sin necesidad de dejar un comentario, y juega un papel muy importante en la difusión de contenidos de las páginas de empresas.

 

Pero la saturación de la red es tal que han surgido movimientos pidiendo una alternativa al botón “me gusta”, en forma de “no me gusta” o, el más reciente, “no me importa”. Estos grupos defienden que pasamos tres cuartas partes de nuestro tiempo en Facebook leyendo publicaciones que no nos interesan y que no deberían estar en nuestra página personal

 

El último de estos movimientos es la petición del botón “no me importa”, una aplicación que serviría para filtrar el tipo de información que Facebook nos muestra. La comunidad más grande que lo defiende en Facebook tiene 16.000 seguidores y recientemente se le ha unido la página de infografías satíricas The Maple Kind, creando una publicación visual que se ha viralizado rápidamente:

 

Infografía explicando por qué necesitamos el botón "no me importa" en Facebook

 

Esta infografía nos llama a reflexionar sobre la cantidad de publicaciones irrelevantes que aparecen en nuestra página personal de Facebook y pide directamente a Mark Zuckerberg que cree un botón de “no me importa” para evitar el estrés que esto crea a los usuarios. En The Maple Kind defienden que este estrés es el responsable de auténticas crueldades: destruir los balones de los niños, eliminar los iconos del escritorio de tus compañeros de trabajo para sustituir la imagen de fondo por una captura de pantalla de su antiguo escritorio, o tocar la bocina y saludar a desconocidos para dejarlos pensando de qué te conocen.

 

También proponen una lista de 9 tipos de publicaciones que necesitan desesperadamente el botón de “no me importa”:

 

1- Me dejó por SMS pero no es el fin del mundo, lo que no te mata te hace más fuerte, hoy es un nuevo principio para mí...

 

2- Esta canción es increíble! Voy a bailar toda la noche! + Vídeo de YouTube

 

3- Me he hecho vegetariana como Madonna. Pensad en los pobres conejos inocentes! 

 

4- Sois una panda de borregos! Estamos en esta situación por culpa de gente como vosotros, todo el día metidos en Facebook escribiendo tonterías... 

 

5- Abrid los ojos! El gobierno quiere engañarnos! Leed estos artículos!

 

6- Mirad! 50 fotos mías con mis amigas haciendo algo muy normal pero haciendo ver que es súper divertido!

 

7- “Cita de una canción dirigida misteriosamente a un chico/chica que tiene que adivinar que está dedicada a él/ella”

 

8- Facebook va a dejar de ser gratis! FB está creando un sistema de pago para los usuarios!

 

9- Me voy a dormir! Buenas noches!

 

 

¿Y si pudiéramos dejar de ver para siempre este tipo de comentarios? Ciertamente, sería muy útil para los usuarios poder filtrar el tipo de publicaciones que ven. Pero, ¿qué pasaría con las marcas?

 

Si los usuarios tuvieran la posibilidad de filtrar y dejar de ver las publicaciones de las marcas que siguen, los esfuerzos en Social Media que están haciendo las empresas tendrían una repercusión mucho menor. Las marcas se verían obligadas a crear contenidos extremadamente interesantes para sus usuarios y evitar que estos quisieran eliminarlos. El bombardeo de 35 publicaciones al día al que están acostumbradas algunas marcas obsesionadas con el Social Media tendría que acabar para siempre. Los contenidos de tipo corporativo que tal vez interesen a los empleados, pero difícilmente gusten al usuario, serían filtrados como irrelevantes.

 

Un momento... ¡esto no suena tan mal! Se trata de una evolución que ya se está haciendo en el mundo de la publicidad, hacia la creación de contenidos de valor, que el usuario realmente quiera ver. Pero por supuesto, es imposible gustar a todos y la comunicación empresarial quedaría dañada en mayor o menor medida por la creación de este botón. La aplicación “no me importa” implicaría un esfuerzo mucho mayor para conseguir difusión de los mensajes de marcas y complicaría muchísimo las estrategias en Social Media. Todo un reto.

 

Éste es probablemente uno de los motivos por los que la red social no ha adoptado el nuevo botón, tan solicitado por los usuarios. Sin embargo, sí que ha hecho pruebas con otros botones que permitirían a las empresas vender directamente a través de Facebook, como el botón “lo quiero”.

 

Parece poco probable que la red social vaya a implantar una funcionalidad que perjudique la venta a las empresas. Así que cuidado, las aplicaciones de botones “no me gusta” o similares que funcionan actualmente son siempre creadas por usuarios y en la mayoría de casos son virus.


Comentarios

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.