Formulario de búsqueda

La RAE plantea expedir certificados de buen uso del español a los sistemas de inteligencia artificial

  • El objetivo de la institución es regular el lenguaje de las máquinas para que estas hablen un correcto español
  • La propuesta forma parte del proyecto LEIA, al que están adscritas Telefónica, Microsoft, Amazon y Google, entre otras

La discriminación por sexo, religión o raza;  la manipulación del comportamiento de los usuarios; o la protección de la privacidad figuran entre los principales desafíos a los que se enfrenta la inteligencia artificial. Y a ojos de la Real Academia Española (RAE) parece que el buen uso del idioma español es otro de ellos. Por lo que la institución se plantea otorgar "certificados de calidad" a las compañías tecnológicas cuando las máquinas empleen la lengua oficial de nuestro país como lo hace un ser humano.

La propuesta la ha manifestado Santiago Muñoz Machado, Director de la RAE y presidente de la ASALE (Asociación de Academias de la Lengua Española), durante un encuentro celebrado ayer 21 de junio. En él han participado representantes de Telefónica, Microsoft, Amazon y Google, cuatro firmas -a las que se suman Twitter y Facebook- que están adscritas a LEIA (Lengua Española e Inteligencia Artificial), el proyecto impulsado por la institución para llevar a cabo la defensa, proyección y buen uso del español en el universo digital, y especialmente en el ámbito de las nuevas tecnologías y la inteligencia artificial.

“Pretendemos que la inteligencia artificial hable español; que, además, lo hable bien"

Uno de los principales propósitos de LEIA es regular el lenguaje de las máquinas para estas hablen un correcto español. “Pretendemos que la inteligencia artificial hable español; que, además, lo hable bien, que las máquinas parlantes hablen bien, que traduzcan mejor, que la manera de manejar nuestra lengua se adecúe a los cánones que ha establecido la Real Academia Española desde hace ya 300 años”, ha comentado Muñoz Machado durante el acto.

En este sentido, la institución aspira a dar certificados del buen uso de la lengua y acreditar que los sistemas de IA cumplen los criterios establecidos por la RAE, cuando ésta tenga la seguridad y la certeza de que las máquinas hablan el español con solvencia. Se trata de una medida que forma parte de los objetivos del proyecto desde la puesta en marcha del mismo en abril del año pasado. Al tratarse de un idioma que emplean más de 600 millones de personas en el mundo, la Real Academia Española busca crear sinergias y colaboraciones para convencer a las empresas para entrenar a las máquinas en el uso del español conforme al canon.

Por su parte, Chema Alonso, Director de la Unidad Global de Consumo Digital de Telefónica, ha puesto de manifiesto el hecho de que la inteligencia artificial se haya desarrollado principalmente en inglés deriva de que los lenguajes de programación se hacen en inglés. No obstante, ha señalado la necesidad de impulsar un uso correcto del español por parte de estas máquinas en un contexto de transformación digital del tejido nacional. “El uso de esas tecnologías sigue siendo muy alto en nuestra lengua: 22 países y 600 millones de hispanohablantes. Por eso, es fundamental exigirnos que el nivel de interacción en nuestra lengua que tiene la tecnología sea equivalente a la importancia que tiene nuestra lengua en el mundo”.

Al respecto, Carme Artigas, Secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, ha remarcado la importancia de las iniciativas impulsadas en el marco de LEIA y la necesidad de un buen uso del español en los nuevos medios y la tecnología para seguir garantizando la unidad de la lengua con todas sus variedades. “Esta iniciativa es absolutamente esencial de cara a seguir poniendo en valor nuestra lengua española como un elemento clave y vertebrador de la inteligencia artificial y orientarla hacia valores y fundamentos humanistas de esta tecnología”.

Más allá de los sistemas populares de inteligencia artificial, como Siri o Alexa, el proyecto LEIA también mira hacia procesadores de texto, buscadores, chatbots, sistemas de mensajería instantánea o redes sociales como parte de su misión. “Estamos en un momento crucial en el que tenemos que hacer algo que hicieron nuestros antecesores del siglo XVIII (con los humanos): normativizar la lengua de las máquinas y de la inteligencia artificial", ha destacado Muñoz Machado anteriormente en relación a LEIA. "Su lengua tiende a diversificarse y hay que tomar medidas. La IA habla inglés, fundamentalmente, y tenemos que procurar que, poco a poco, el español coja una posición eminente en el mundo de la IA, pero también en el mundo general de las redes”.