Formulario de búsqueda

La digitalización será clave en la recuperación económica de España

  • La pandemia ha demostrado que la sociedad es resiliente gracias a la tecnología, según la Fundación Telefónica
  • Durante el confinamiento se consiguió acelerar cinco años la adopción de hábitos digitales de los españoles

[Si lo prefieres, escucha el resumen editorial]

...

 

"La digitalización acelerada es irreversible e imparable. Ha llegado para quedarse. En las primeras semanas de confinamiento avanzamos en el uso de la tecnología el equivalente a un lustro en condiciones normales. En cierto modo, la crisis ha acelerado la solución a la propia crisis. El mundo es ya mucho más digital y se ha confirmado que la conectividad y nuestro sector son vitales para el desarrollo económico”.

Esta cita lleva la firma de José María Álvarez-Pallete, Presidente Ejecutivo de Telefónica, y está incluida en el "Informe Sociedad Digital en España: el año en que todo cambió", relativo al ejercicio 2020-2021. Tanto la afirmación como el propio titulo de la edición de este documento reflejan lo sucedido en un periodo en el que nada fue igual, donde la pandemia marcó todos los ámbitos de la vida y en el que la digitalización se hizo más presente que nunca: en el teletrabajo, en las relaciones sociales y familiares, en la educación, en la forma de comprar, en el ocio…

"La tecnología nos ha ofrecido motivos para la confianza en los últimos meses"

Situaciones que han acelerado y democratizado la tecnología en un camino que los expertos apuntan como estable y de no retorno. “Ya no hablamos de disrupción, sino de normalización”, es una de las ideas más repetidas durante el informe. “Quizá el mejor ejemplo de ello sea la forma en que las personas mayores han avanzado en el uso de tabletas y smartphones para mantenerse en contacto con sus seres queridos”, apunta César Alierta, Presidente de la Fundación Teléfonica, en el prólogo del mismo, donde defiende que “entre los muchos acontecimientos dolorosos que hemos vivido en estos doce meses, la tecnología nos ha ofrecido motivos para la confianza” y sitúa a la digitalización como la clave para la recuperación económica que vendrá.

Así, para la Fundación Telefónica, una crisis de la envergadura como la actual ha hecho que se valore “aún más la dimensión esencial y crítica de las infraestructuras de conectividad”, circunstancias en las que España ha sido capaz de hacer frente al aumento de la demanda de ancho de banda, del crecimiento del tráfico móvil de datos y de la voz de móvil. “Lo hemos soportado porque llevamos años invirtiendo en lo que ahora es la red de fibra más extensa de Europa y también contamos con una de las redes más avanzadas de comunicaciones móviles”, defienden los autores del Informe Sociedad Digital en España,.

Y es que nuestro país posee más de 43 millones de accesos que le permiten detentar el liderazgo europeo, algo que ha sido puesto valor en la reciente campaña “Think Again, Think Spain”, lanzada por el Foro de Marcas, ICEX y Cámaras de Comercio, con la que se busca visibilizar las fortalezas de las empresas españolas, entre las que se cita a Telefónica como uno de los ejemplos más represenrativos. De lo general a lo concreto, el tráfico de datos a través de redes fijas ha experimentado notables cambios en 2020, creciendo un 27% en las redes de Movistar, cuando los incrementos anuales oscilaban entre el 10 y el 15%.

En su informe, la Fundación Telefónica sitúa el pico de tráfico de datos en abril, en pleno confinamiento, algo que no se había dado antes. El tráfico de voz móvil, tras un trienio de estabilidad, también registró un crecimiento interanual del 20%, con un pico situado el día 13 de marzo, cuando comenzó el confinamiento, una fecha atípica en los registros, que siempre habían registrado la tasa más alta en julio, mes de fuerte actividad económica previa al periodo vacacional. El máximo de tráfico de voz móvil en 2020 fue un 44% superior al de 2019.

El teletrabajo, una experiencia positiva durante la pandemia

Los confinamientos no han hecho más que acelerar el alto grado de digitalización de la sociedad española, pasando del 74,9% al 81% los usuarios que utilizan Internet varias veces al día y situándose en 93,2% la cifra de los que lo han utilizado en los tres últimos meses. Y el incremento, como señalaba Alierta, es más apreciable entre las personas de más edad, que han aprovechado su conexión para mantener el contacto con sus familiares y amigos durante las etapas de aislamiento y para acceder a contenidos de ocio y entretenimiento. Así, el porcentaje de usuarios diarios en la franja de los 55 a los 64 años ha crecido 7.8 puntos porcentuales en 2020 y se ha situado en 72,7%. Entre los 65 y 74 años el crecimiento ha sido del 7,4 y se ha llegado al 50,7%, mientras que por encima de los 75 también se han producido notables incrementos.

 

Según recoge el informe Sociedad Digital en España, las habilidades digitales de los españoles se han visto reforzadas durante la pandemia, puesto que en mayor o menor medida todo el mundo ha tenido que ponerlas en práctica. Así, el 41% de los españoles cuentan con habilidades digitales avanzadas, 5 puntos más que en 2019.

Este cambio de paradigma ha llegado por diferentes frentes. El primero, por la instauración del teletrabajo, una modalidad hasta hace nada minoritaria en la agenda laboral española y que se ha convertido en una tendencia que pervivirá en mayor o menor medida, según las profesiones. Cuando se desató la crisis del coronavirus, el porcentaje trabajadores que empezaron a desempeñar sus labores de modo remoto pasó del 5% al 34% de modo súbito.

Y la experiencia ha sido positiva, porque el 84% de los que han podido teletrabajar se muestran satisfechos con el hecho de haber podido continuar desde casa. Asimismo, el 66% de las empresas españolas opinan que el trabajo en remoto ha mejorado la productividad corporativa. Para seguir desempeñando sus funciones laborales desde casa, la mayoría de los españoles ha recurrido a servicios incluidos en la nube (54%), mientras que el 41% a optado por Microsoft Teams como programa para comunicarse y tener reuniones y el 38% por Skype, superando a otras herramientas como Zoom (24%) y Google Meet (7%), según datos de la propia Fundación Telefónica.

 

Educación digital, una asignatura aún pendiente

Uno de los sectores que tuvo que afrontar un desafío mayor fue el de la educación, al que el informe dedica un apartado. En el mes de abril de 2020 se cerraron las escuelas en 188 países en el mundo, lo que dejó a 1.500 millones de alumnos a nivel global sin poder ir a clase presencialmente. En España, la cifra fue cercana a los 10 millones de estudiantes que dejaron de asistir físicamente a los centros educativos para frenar la expansión de la pandemia. De acuerdo con los datos de Telefónica, durante el confinamiento en España, hasta un 92,3% de los alumnos entre los 14 y los 19 años asitieron de modo online a sus clases, mientras que en la formación universitaria la cifra alcanzó el 77,5%.

En cuanto a las dificultades que presentaron los alumnos para seguir las clases por esta modalidad, casi el 60% alegó cuestiones relativas a la conectividad insuficiente mientras que para el 35,7% fue difícil seguir la rutina de establecer una rutina de clases en casa. Y es que según cifras del Banco Mundial al respecto de la digitalización de los sistemas educativos europeos, estos tienen una asignatura pendiente en este apartado. Justo al inicio de la crisis, dos terceras partes de los sistemas educativos del continente no hacían uso del contenido digital en la educación mientras que un 20% sí lo utilizaban.

Mayor consumo digital desde más dispositivos

El gran beneficiado a nivel de consumo ha sido el comercio electrónico. Durante el estado de alarma, el 52,8% de la población española con edades entre los 16 y los 74 años había comprado a través de Internet y el porcentaje es 6.9 puntos superior al alcanzado en 2019, lo que la convierte en la mayor subida internaual de la historia. Además, la mitad de las personas que compraron online durante el confinamiento afirman que seguirán haciéndolo en el futuro y el 43% expresan su intención de usar más también los establecimientos de proximidad en el futuro.

Igualmente, 2020 ha supuesto un cambio radical en la forma de disfrutar del tiempo libre y ha situado a los contenidos digitales en el centro de la actividad. Internet se ha consolidado como la principal vía de entrada a un universo amplio de contenidos, al que se accede desde múltiples soportes. Así, según datos de Ditrendia recogidos por la Fundación Telefónica, el 91% de los españoles ha accedido a través de smartphone, 20 puntos de los que han utlizado su ordenador portátil (70%), pero en la lista también aparecen otros gadgets como el coche conectado (5%), el smartwatch (10%) o el altavoz inteligente (7%).

 

Y el consumo se ha disparado en prácticamente todos ellos, con incrementos de hasta el 76% en el uso de los smartphones durante el confinamiento y del 45% en ordenadores portátiles, que han sido utilizados mayormente, como el resto de dispositivos, para el consumo de contenidos digitales de ocio. De este modo, el 62,3% de los usuarios de Internet visualizaron contenido multimedia en 2020 y el 60,6% escucharon música, programas de radio o podcasts online. En el primero caso, el crecimiento respecto a 2019 fue de 10,4 puntos, pero con una brecha de género de 6,5 puntos en favor de los hombres, aunque menor a la de 12,3 que existía antes de la pandemia.

 

El año en el que la tecnología 5G acabó de aterrizar en España

Al crecimiento de todos los registros hay que unirle el desarrollo tecnológico. La evolución ha sido constante y en todos los sentidos, hasta el punto de que 2020 quedará como el año en el que el 5G acabó de aterrizar en España. De este modo, los operadores nacionales Telefónica, Orange y MásMovil lanzaron sus servicios comerciales 5G, uniéndose a Vodafone, que había comenzado el despliegue en 2019. Según datos de la propia Telefónica, la compañía ha consiguió adaptar sus objetivos de despliegue del 5G en España y a cierre del informe, la cobertura alcanzaba al 80% de la población. Actualmente, cuentan con acceso a la red de 5G de Telefónica todas las capitales de provincia, las principales ciudades españolas y poblaciones pequeñas como Navatejares en Ávila, con 55 hablantes, según datos del INE.

Los nuevos despliegues irán acompañados de un paulatino apagad de las antiguas redes, hasta el punto de que en 2025 ya no existirá red de cobre, finalizando el apagado de la tenología 3G, lo que permitirá, según el operador, una gestión más eficiente de las inversiones, puesto que no será necesario incrementarlas para abordar nuevos despliegues.

La tecnología, clave en el combate de la pandemia

Más allá del aspecto comunicativo, la crisis sanitaria global ha puesto en evidencia, según el Informe Sociedad Digital en España, el papel trascendental que puede jugar la tecnología y la Inteligencia Artificial para frenar una pandemia, aplicadas desde el control de la expansión de la enfermedad y su rápido diagnóstico hasta la investigación en nuevos fármacos eficaces contra el virus. En este punto, Fundación Telefónica pone como ejemplo la unión de 17 operadores de telecomunicaciones de Europa que compartieron sus datos con la Comisión Europea para estudiar la relación entre los desplazamientos de los europeos y los casos de coronavirus, con el objetivo de entender los posibles impactos económicos derivados.

Los tres principales operadores colaboraron en España para el estudio DataCovid

En España, el INE, en colaboración con los tres principales operadores de telefonía móvil -Telefónica, Orange y Vodafone- llevó a cabo su propio estudio de movilidad, denominado DataCovid. Mientras que la Secretaría de Estado de Digitalización puso en marcha la aplicación Radar Covid, que permitía alertar a los usuarios si habían estado en contacto con personas contagiadas, aunque su adopción por parte de la población ha sido irregular.

Los autores del documento destacan que la Sanidad ha sido una de las actividades en las que mayor impacto han tenido las herramientas digitales, considerando tanto la perspectiva de los ciudadanos, para los que Internet ha sido uno de los principales medios de información sobre la evolución de la pandemia, como de las autoridades, que han recurrido a servicios para el control y seguimiento de los contagios, a lo que hay que unir la contribución de las tecnologías digitales en la búsqueda de vacunas. “Se puede afirmar que la lucha contra la pandemia hubiera sido mucho más difícil sin tecnologías como la IA o el Big Data”, apuntan desde la Fundación Telefónica.

Sin embargo, la implantación de la IA tanto en la empresa española como europea es baja. Así, según un estudio que recoge el informe, el 40% de las empresas encuestadas usan por lo menos una aplicación con IA frente al 42% de la media europea. Pero esta no es una problemática de presente, sino de futuro, porque solo el 18% de las firmas del Viejo Continente tienen en consideración incorporar este tipo de tecnología, mientras que apenas un 10% de las nacionales lo tienen en su hoja de ruta.  Para entender esta situación hay que recurrir a la barrera de entrada que encuentran las compañías a la hora de gestionar la gran cantidad de datos necesaria para entrenar los algoritmos de machine learning actuales, las insuficientes ayudas públicas y la necesidad de un marco legal adecuado.

La recuperación será digital

Todas las líneas planteadas, en las que la digitalización ha sido y será fundamental, confluyen en una conclusión del Informe Sociedad Digital en España, que afirma que la recuperación y salida de la crisis será digital.“El estado de alarma no ha hecho sino poner en evidencia que vivimos en una sociedad en red, gracias a la tecnología podemos desarrollar la capacidad de resiliencia necesaria para seguir adelante en las situaciones más adversas”, apunta el documento de la Fundación Telefónica, donde se cita al Boston Consulting Group, institución que señala que la aportación digital a la economía española se aproxima al 19% del PIB, una cifra por encima de la media de los países de Naciones Unidas, aunque por debajo de líderes como China y Estados Unidos.

Y la pandemia no ha hecho más que acelerar este proceso, como reitera el documento en prácticamente todos sus apartados. “Hemos saltado cinco años en materia de adopción digital de ciudadanos y negocios en apenas ocho semanas”, recoge el informe Sociedad Digital en España, a la vez que advierte de cómo este crecimiento puede darse de forma desigual, abriendo una brecha entre compañías y ciudadanos. “Las diferencias que ya existían entre los trabajadores de sectores dinámicos, cuyos modelos de negocio están adaptados a la economía digital y los ocupados en aquellas actividades más dañadas por los efectos del virus, derivarán en una sociedad a dos velocidades, con ganadores y perdedores”, alertan.

Ante esta situación, la Fundación Telefónica concluye que es necesario un acuerdo fundamental sobre “los principios éticos y valores para un mundo digital”, un pacto colectivo sobre cómo asegurar la sostenibilidad de la digitalización a base de mejorar la exclusividad, la transparencia y capacidad de elección, la rendición de cuentas, la responsabilidad y la equidad y la no discriminación. “La recuperación de la crisis será sin duda digital, pero no nos dejemos engañar por una ilusión de determinismo que nos lleve a un estado de cosas predefinido, estamos en un momento en el que tenemos en nuestras manos la posibilidad de modelar el futuro que queremos, una sociedad digital humanista, basada en una ética y en unos valores, que sitúa al ser humano en el centro de todas las cosas”, sentencia el "Informe Sociedad Digital en España: el año en que todo cambió".

Más info.: Informe Sociedad Digital en España: el año en que todo cambió