Formulario de búsqueda

Los notarios proponen la autorización electrónica para la financiación de empresas y particulares

Compartir en:

Los notarios proponen la autorización electrónica para la financiación de empresas y particulares

  • Los usuarios podrían relacionarse con los notarios a través de videoconferencia y la plataforma electrónica notarial
  • La medida permitiría reducir los desplazamientos físicos a las notarías hasta en un 40%

El Consejo General del Notariado ha acordado por unanimidad que permitiría a los notarios la autorización electrónica de las pólizas para la financiación de empresas y particulares a través de videoconferencia y en la plataforma electrónica notarial.

Las gestiones notariales podrían realizarse por videoconferencia

Mediante dicha plataforma, utilizando cualquier ordenador, móvil o tablet, los usuarios podrían relacionarse con los notarios de su elección para el asesoramiento y autorización de dichas pólizas. De esta forma, las empresas y los ciudadanos tendrían la posibilidad de llevar a cabo sus gestiones ante notario sin necesidad de un desplazamiento físico y atendiendo a las medidas establecidas por el estado de alarma.

Asimismo, sería posible la obtención de copias simples gratuitas de las escrituras públicas de las hipotecas y de las compraventas para acceder a las moratorias hipotecarias. En este caso, serían los propios notarios quienes enviarían estos documentos a las entidades de crédito sin coste alguno.

La actuación a través de la plataforma electrónica notarial se llevaría a cabo con todas las garantías informáticas, puesto que el Consejo General del Notariado es, junto a la Dirección General de la Policía, la única entidad homologada de la Unión Europea en cumplimiento del Reglamento eIDAS, que permite la firma electrónica cualificada en la nube.

Del mismo modo, los notarios también estarían en disposición de autorizar otros documentos como testamentos, poderes especiales, revocaciones de poderes o actos societarios mediante videoconferencia, lo que permitiría reducir los desplazamientos físicos hacia las notarías hasta un 40%. Además, ayudaría a que tras el confinamiento todas las personas inmunodeprimidas o que deban mantener la cuarentena pudieran desarrollar este tipo de actividades con plenas garantías jurídicas.