Formulario de búsqueda

Ikea España nombra a Nurettin Acar como Director General

  • Sus inicios en la compañía se remontan a 2001 cuando aterrizó en el área de Ventas de Ikea Suiza
  • En su nueva etapa en España espera reforzar el foco en las personas como centro del negocio

Ikea ha anunciado el relevo en su máxima dirección en España: Nurettin Acar es el nuevo Director General de la compañía en nuestro país, tras la salida de Petra Axdorff para afrontar una nueva etapa como CEO de BAMA Gruppen As en Noruega.

Nurettin aterrizó en España en 2019 como Market Area Manager, siendo el responsable de las tiendas de Madrid, Coruña, Asturias, Valladolid y Barakaldo en nuestro país, y miembro del Comité de Dirección.

Sus inicios en Ikea se remontan al área de Ventas en 2001 desde Suiza

Pero sus inicios en Ikea se remontan a 2001 cuando se unió al equipo de Ventas de Ikea en Suiza. Empezó como líder de ventas del país y luego asumió la dirección de la tienda de Pratteln y más tarde la de Dietlikon, ambas en Suiza. En 2015 se trasladó a Turquía como Director General Adjunto hasta que en 2017 asumió la dirección de las operaciones de Ikea en este mercado, función que desempeñó hasta su llegada a España.

Una historia de superación personal

Más allá de su carrera en Ikea, la historia de Nurettin es también la de la superación y el emprendimiento, valores que recuerdan al propio Ingvar Kamprad, fundador de la compañía y con los que se ha mantenido ligado en los 20 años que lleva en el negocio.

Y es que Nurettin nació en una familia nómada en las montañas entre Irán e Irak donde creció en sintonía con la naturaleza. Aprendió francés por entregas en solo un año y medio y entre su devenir vital y profesional ha llegado a dominar cinco idiomas. Hoy estudia el que será su sexto, el español, y es Licenciado en Economía, aunque todo lo que sabe sobre comercio lo aprendió trabajando y emprendiendo con tan solo 20 años junto a su padre. Por entonces, sin dinero y con apenas 170 alfombras cedidas por conocidos, puso en marcha un negocio de venta de alfombras en Antalya. “Solo necesitamos confianza y amor. Hablas dos idiomas, es nuestro momento”, le animó entonces su progenitor.

Empezó con 11 años a vender en una tienda de alfombras en la ciudad de Van

Según él mismo cuenta, empezó con 11 años a vender en una tienda de alfombras en la ciudad de Van, donde consiguió promocionar de ayudante a vendedor y fue entonces cuando comenzó a interesarse por el retail. “El trabajo no consistía simplemente en vender alfombras, sino en contar su historia y la de los nómadas. Los vendedores se involucraban personalmente en la venta, pedían fotos a los clientes de cómo quedaba la alfombra en sus casas y estos las mandaban junto a largas cartas. Me di cuenta de que el comercio minorista ayuda a la gente a vivir una vida mejor y más feliz”, recuerda Nurettin. Así, el comercio minorista le sedujo desde la idea de mejorar la vida de las personas, un concepto que no solo está alineado con Ikea, sino que es la base de su visión: “Crear un mejor día a día en el hogar para la mayoría de las personas”.

Una vez ya instalado en Suiza, se incorporó como vendedor de alfombras en un gran supermercado local, escalando hasta su equipo de dirección y comenzando ya a construir su estilo de liderazgo, basado en la curiosidad, interés por aprender, compromiso y crecerse ante los desafíos. Como él mismo reconoce, “es muy difícil ser negativo habiendo tenido una vida así”.

Por otro lado, sus ganas de contribuir para mejorar la sociedad, tomar responsabilidades y ser parte de la solución le llevaron a la política y la cooperación. La primera, como concejal de Wil, en el cantón de Zúrich. En este parlamento regional ejerció como responsable de inmigración y del comité de operaciones técnicas de la ciudad; la segunda, como voluntario para ayudar a refugiados junto con ONGs en plena Guerra del Golfo.

Compromiso por las personas, la diversidad y la sostenibilidad

Uno de sus principales compromisos en su nuevo rol como Director General en España será el de seguir situando a las personas en el centro de las decisiones.
De ese compromiso nace también su apuesta por seguir consolidando a Ikea como una empresa diversa con cuyas políticas en esta materia lleguen incluso a inspirar a otras y por tener un impacto positivo en las personas y el planeta dentro de su estrategia de sostenibilidad.

La innovación, la conveniencia del negocio y con el consumidor, el refuerzo de la digitalización y de nuevos canales y herramientas, la reinvención logística, el cuidado del entorno y la contribución a las personas desde un propósito real, honesto y de valor en un contexto complicado, serán también líneas de trabajo por las que Nurettin siga apostando en este nuevo periodo en España.

Un mercado y un país que ya siente su hogar: “Me siento en casa tan pronto llego a un sitio, por mi origen nómada. Mi actual mujer, que es suiza-húngara, estudiaba y trabajaba en Suiza como cantante de ópera. Cuando llegamos a Madrid empezamos una nueva vida con el niño que esperábamos. Ahora tengo dos niños españoles. De España me encanta la gente, el pulpo con patatas y el vino de Ribera”.