Formulario de búsqueda

H&M, Nike y otras marcas sufren el boicot de China por su rechazo al algodón de Xinjiang

  • Las firmas de moda han rechazado el uso del material ante los supuestos trabajos forzados en el sector
  • Consumidores y autoridades chinas han criticado la decisión y puesto en marcha un movimiento de boicot

Grandes firmas multinacionales de ropa y calzado están en el punto de mira de los consumidores y las autoridades chinas por su rechazo a uno de los principales productos de la región de Xinjiang. Marcas como Nike o H&M han denunciado que este tipo de algodón se produce mediante trabajo forzoso que vulnera los derechos fundamentales de los trabajadores y han suspendido su uso en sus procesos de fabricación.

Los principales marketplaces chinos han dejado de mostrar las tiendas digitales de H&M

Por ello, diversas plataformas de comercio electrónico en China, como Taobao, JD.com, Tmall o Pinduoduo, han dejado de mostrar las tiendas digitales de la compañía sueca. Esto se produce después de que el Comité Central de la Liga de las Juventudes Comunistas de China criticara la actuación de la empresa en la red social Weibo, conocida como “el Twitter chino”. En la comunicación, la entidad reprochaba a H&M que difundiera rumores y supuestas noticias falsas sobre el algodón de Xinjiang al mismo tiempo que busca ganar dinero en el país.

China defiende la producción del algodón de Xinjiang, región que es hogar de la minoría uigur y que produce el 87% de ese material. A la posición de la Liga de las Juventudes Comunistas se han ido sumando miles de consumidores chinos que han compartido la comunicación y han puesto en marcha un movimiento de boicot, llegando incluso a proponer la expulsión de la marca del país. Además, los medios estatales han alentado el rechazo a los productos de estas compañías, defendiendo el algodón de Xinjiang, mientras que aplicaciones de búsqueda de servicios, como Dianping, han eliminado los resultados vinculados a ambas marcas. Por otro lado, personalidades famosas, como el actor Wang Yibo, rompía su contrato de representación con Nike.

No obstante, la decisión de las firmas no es nueva. Ambas dieron a conocer públicamente el año pasado su preocupación por los indicios de trabajo forzoso y confinamiento en campos de concentración destacados por investigaciones extranjeras. H&M ha anunciado, incluso, que rompería su relación laboral con uno de sus proveedores chinos hasta que se aclarasen las acusaciones vertidas por un informe que señalaba a 82 compañías chinas y extranjeras de beneficiarse del traslado forzoso de miembros de la minoría uigur.

El boicot tiene lugar en la misma semana que la Unión Europea ha aprobado sanciones contra cuatro individuos y una institución -la Oficina de Seguridad Pública del Cuerpo de Producción y Construcción de Xinjiang-, por las presuntas violaciones de los derechos humanos contra la minoría uigur que estarían teniendo lugar en Xinjiang. Asimismo, otros tres países - Estados Unidos, Reino Unido y Canadá, han anunciado también sanciones contra altos funcionarios chinos en esta misma línea. Por su parte, tras conocer la noticia, Pekín ha respondido con sanciones a 10 individuos y cuatro instituciones de la UE como represalia.

El conflicto ha tenido consecuencias ya en la cotización en bolsa de Nike y H&M. Los títulos de la marca deportiva caían un 4,76 % al inicio de la jornada del jueves en Wall Street, mientras que los de la sueca retrocedían un 2,2%. Esta tensión comercial y geopolítica está salpicando también a otras marcas, como Adidas, Zara, Gap o New Balance, que están siendo puestas en el punto de mira de los consumidores y las autoridades chinas. Adidas caía un 4,5% en el principal índice alemán, el DAX; e Inditex un 1,6%. En cambio, las acciones de Anta Sports Products subieron más del 6% en Hong Kong después de emitir un comunicado diciendo que continuará utilizando algodón de Xinjiang.