Facebook cambia de nombre. Ahora es Meta

  • La empresa, junto con Instagram, WhatsApp y Oculus, se agrupa bajo un nuevo paraguas llamado Meta
  • La creación de 10.000 puestos de trabajo en Europa en 5 años pertenece a su ambición para construir el Metaverso

Se había rumoreado mucho con el hecho de que Facebook estaba planeando cambiar el nombre de su empresa en un movimiento similar al de Google con Alphabet, su matriz. Y finalmente se ha confirmado el cambio de nombre como parte de rebranding de la compañía de Mark Zuckerberg. Ahora la empresa, junto con Instagram, WhatsApp y Oculus, se agrupa bajo un nuevo paraguas llamado Meta, con el foco puesto en el desarrollo del Metaverso.

El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, ha compartido el cambio de nombre y la ambición de la compañía de ser conocida por algo más que las redes sociales en la conferencia anual Facebook Connect del gigante tecnológico este 28 de octubre. Y es que Meta nace con el objetivo de posicionarse como "una empresa de tecnología social", tal y como lo han definido desde la propia compañía.

"No creamos servicios para ganar dinero; ganamos dinero para construir mejores servicios"

“No creamos servicios para ganar dinero; ganamos dinero para construir mejores servicios", ha expresado el propio Mark Zuckerberg en una carta en la que se ha referido al Metaverso como "una Internet incorporada en la que estás en la experiencia, no solo mirándola". Así, La cualidad definitoria del Metaverso será "una sensación de presencia, como si estuvieras allí mismo con otra persona o en otro lugar. Sentirse verdaderamente es el último sueño de la tecnología social. Por eso estamos enfocados en construir esto", ha añadido.

En este movimiento, la estructura corporativa de la compañía no cambiará, sin embargo si lo hará en cómo reporta sus resultados financieros. Para  el cuarto trimestre del 2021, habrá dos áreas operativas: la familia de aplicaciones y Reality Labs. Y desde el 1 de diciembre empezará a cotizar bajo el nombre ya reservado de MVRS. 

La compañía sigue así un movimiento similar al realizado por Google en 2015, que cambió el nombre de su empresa matriz a Alphabet en un esfuerzo por separar sus operaciones de Internet, incluidos Android, YouTube y el motor de búsqueda de Google, de sus divisiones de investigación, incluidas X Lab y sus negocios de salud. Fue por entonces un gran movimiento estratégico que permite ahora a las numerosas submarcas de Google la libertad de tener sus propias culturas organizativas.

La siguiente evolución en tecnología social

Facebook ha expresado que su core es el de crear tecnologías "para ayudar a las personas a conectarse, encontrar comunidades y hacer crecer los negocios. Nuestra forma de conectarnos cambió con la irrupción de Facebook en 2004. Desde entonces, aplicaciones como Messenger, Instagram y WhatsApp han empoderado aún más a miles de millones de personas en todo el mundo". Ahora Meta va más allá de las pantallas de dos dimensiones "hacia experiencias inmersivas como la realidad aumentada y la realidad virtual para ayudar a desarrollar la siguiente evolución en tecnología social".

El Metaverso será como un híbrido de las experiencias sociales online actuales, en ocasiones extendido a tres dimensiones o proyectadas en el mundo físico, que permitirá compartir experiencias inmersivas con otras personas y hacer cosas que no se podrían hacer en el mundo real. "Se trata de la siguiente evolución de una larga lista de tecnologías sociales que está dando paso a un nuevo capítulo para nuestra empresa", afirman desde Meta.

Mark Zuckerberg quiere ser conocido por construir el Metaverso

El pasado 18 de octubre, Facebook daba a conocer su plan para la creación de 10.000 nuevos puestos de trabajo en toda la Unión Europea durante los próximos cinco años, con el fin de situar a la región en el centro de su ambición para ayudar a construir el Metaverso.

Por aquella fecha, la compañía aseguraba en un comunicado que "en colaboración con otros, estamos desarrollando lo que hoy conocemos como Metaverso, una nueva fase de experiencias virtuales interconectadas mediante el uso de tecnologías como la realidad virtual y la aumentada. La idea central es que, al crear una mayor sensación de "presencia virtual", la interacción online puede acercarse mucho más a la experiencia de interactuar en persona. El Metaverso tiene el potencial de ayudar a desbloquear el acceso a nuevas oportunidades creativas, sociales y económicas. Y los europeos contribuirán a darle forma, desde el principio".

Y es que ninguna empresa será la única propietaria y gestora del Metaverso. Al igual que ocurre en Internet, su principal característica será la apertura y la interoperabilidad. Pero, para hacerlo realidad, será necesaria la colaboración y cooperación de empresas, desarrolladores, creadores y responsables políticos. "En Facebook, también será necesario seguir invirtiendo en productos y talento tecnológico, así como en el crecimiento de la empresa", aseguraba la compañía de Mark Zuckerberg.

La plataforma está perdiendo tracción entre los menores de 30 años, un público muy demandado por los anunciantes.

Por otro lado, en la última presentación de resultados de la compañía, el CEO de la red social aseguraba que se centrará en “servir a los jóvenes adultos más que optimizarla para las personas mayores”, y es que su plataforma está perdiendo progresivamente tracción entre los menores de 30 años, un público muy demandado por los anunciantes. El objetivo de retener a este target va en línea con su previsión de invertir 10.000 millones de dólares en un año para el desarrollo del Metaverso.

Pero más allá del nuevo universo digital, este cambio de marca también podría servir para separar aún más el trabajo futurista en el que se centra Zuckerberg del intenso escrutinio al que está sometido Facebook actualmente por la forma en la que opera su plataforma social. Recientemente, una ex empleada llamada Frances Haugen, filtró una serie de documentos internos condenatorios a The Wall Street Journal. Conocidos como los "Papeles de Facebook", estos documentos internos de la compañía demuestran, entre otras cosas, que la empresa ignoró los efectos negativos de Instagram entre las adolescentes. Aunque no es la primera vez que la imagen de la red social queda manchada, las palabras de Haugen han tenido un gran impacto en la sociedad estadounidense, hasta el punto que fue llamada a testificar ante el Senado y los reguladores antimonopolio en Estados Unidos para ratificar sus declaraciones.

Como consecuencia de esta y otras crisis anteriores por las que ha pasado Facebook, como el caso de Cambridge Analítica, las divisiones internas en la empresa son notables y la confianza del público en la forma en que Facebook hace negocios está cayendo en picado. No obstante, el cambio de nombre no parece ser una solución ideal para mejorar la reputación de la compañía, pero sí abre el camino a que el resto de plataformas propiedad de la empresa no queden salpicadas por las malas praxis de la red social llamada Facebook, y salvar así a Instagram o WhatsApp de la polémica. Antes todo era el ecosistema Facebook. Ahora es Meta.

Más info.: Meta

Abrir Formulario