Formulario de búsqueda

“La transcomunicación es la evolución natural de la comunicación” [Entrevista]

Compartir en:

“La transcomunicación es la evolución natural de la comunicación” [Entrevista]

  • Iván de Cristóbal, Director General de AMT, analiza el posicionamiento de la agencia en torno a la transcomunicación
  • “Queremos ser únicos en la forma de responder, hacer y pensar”

Una estrategia, una idea, todos los servicios. Es es el enfoque que la agencia AMT ofrece en todos sus proyectos. Eso es Transcomunicación, el método de trabajo exclusivo que ha desarrollado la agencia fundada en 2006 por Álvaro Montoliu.

La transcomunicación es la característica diferencial de AMT

Y es que hace más de un año AMT apostó por este giro en su visión de la comunicación. Trabajar de manera transversal las estrategias de los clientes, la colaboración simultánea de todos los perfiles y la integración de los servicios ha sido la clave del éxito para marcas como AENA, Rakuten, Mobile World Capital o Puratos.

En esta entrevista hablamos con Iván de Cristóbal, nuevo Director General de AMT, sobre la transcomunicación como el innovador enfoque que ha otorgado diferenciación a la compañía.

RW. Como recién llegado a la agencia, ¿cómo defines el concepto de transcomunicación?

I.C. Partimos siempre de la estrategia para dar respuesta a los objetivos de negocio del cliente, trabajando la creatividad de la idea e intentando ser disruptivos y sorprender. Transcomunicación es, respondiendo a dichos objetivos estratégicos, llevar esa idea a cada uno de los ejes de comunicación y canales - publicidad, PR y branded content - de forma coherente e integrada, sin que se diluya.

La estrategia y el concepto creativo son uno y deben aplicarse de forma ordenada en cada uno de los ejes de comunicación y canales.- Iván de Cristóbal

RW. ¿Crees que tanto el sector como los clientes están preparados para este nuevo concepto de comunicación?

I.C. La mayor resistencia que nos encontramos es la propia organización de los clientes y cómo entienden los resultados. Las barreras que existen hacia la transcomunicación se dan por una cuestión de procesos, no por falta de comprensión del enfoque que proponemos.

RW. Tras varios años ayudando a las empresas a surfear la transformación digital, ¿es tu incorporación a AMT un paso natural en tu trayectoria?

Dotamos a las marcas de relevancia desde todas las áreas de la comunicación

I.C. Me considero una rara avis del sector porque mi trayectoria siempre ha transcurrido en la consultoría estratégica. Pero hace seis años tuve la ocasión de entrar en el mundo de la comunicación desarrollando branded content. La oportunidad que me ha brindado AMT es doble: por un lado, llevar la dirección general de una empresa de comunicación y, por otro, hacerlo con la filosofía de la transcomunicación, es decir, dotando a las marcas de relevancia desde todas las áreas de la comunicación.

RW. Del mismo modo, ¿consideras que la Transcomunicación es la evolución lógica del concepto tradicional de comunicación?

I.C. Estamos viendo que hay una tendencia a la agregación de servicios para responder a un único propósito: servir a los objetivos de negocio del cliente. En ese sentido, la transcomunicación es una evolución natural, pues reúne todos los aspectos de la estrategia comunicativa. Desde AMT podría decirse incluso que nos hemos anticipado, que somos innovadores, pero creo que simplemente hemos sido más proactivos.

RW. ¿De tu trayectoria en empresas anteriores, qué vas a aplicar a esta nueva etapa?

I.C. Mi formación me permite ser un planner de primer nivel, es decir, entender perfectamente los objetivos de negocio de los clientes. Mi dilatada experiencia en comunicación me ayuda a poder transformarlos en respuestas, en una buena estrategia de comunicación. Además, el haber trabajado en empresas con una fuerte sensibilidad tecnológica me permite reforzar el punto de vista de innovación y tecnología de los proyectos.

RW. ¿Cómo trabajáis la transcomunicación internamente?

I.C. Contamos con un departamento de planificación estratégica con perfiles senior cuya misión es entender el porqué y todos los aspectos del proyecto. Somos muy críticos y buscamos el consenso absoluto con la marca. Además, la parte creativa es tremendamente importante y la enfocamos de manera única, es decir, a través de un único departamento creativo que genera ideas disruptivas enfocadas a resultados. Una vez que tenemos desarrollado el concepto estratégico, lo trasladamos a cada uno de los ejes de comunicación.

Trabajamos de forma muy coordinada la relación entre estrategia, creatividad y el resto de equipos.- Iván de Cristóbal

RW. ¿Qué características busca AMT en los profesionales para trabajar adecuadamente la transcomunicación?

I.C. Buscamos sobre todo versatilidad y queremos que el equipo tenga mucha sensibilidad desde un punto de vista estratégico. En AMT no hay un creativo que no tenga sensibilidad en términos de planificación o que no sepa aplicar ideas con distintos enfoques. La empatía es también una parte muy importante de nuestro negocio. Empatía con los clientes, con la audiencia y el público al que nos dirigimos. Este es un valor que nos permite generar muy buenas dinámicas de equipo, trabajo conjunto, compartir información y diálogo constante.

RW. ¿Cómo está beneficiando la pertenencia a CONFRAD a la expansión internacional de la compañía?

I.C. CONFRAD es una de las características diferenciales de AMT. Nos diferencia en el approach, en la capacidad de abordar negocio más allá del mercado español y nos permite presentarnos con solvencia en los países que conforman la red. Desde el punto de vista cualitativo, aprendemos mucho gracias a los diferentes puntos de vista e inputs de los diecisiete países que forman parte de CONFRAD.

RW. Desde tu nueva posición de Director General de AMT, ¿con qué objetivos de crecimiento llegas a este nuevo puesto?

"Proponemos soluciones alternativas y creativas a problemas habituales"

I.C. El primer objetivo es hacer crecer el negocio, tanto en clientes nacionales como internacionales. El segundo es la eficiencia, es decir, mejorar la rentabilidad de la empresa. No se trata solo de una cuestión de cuenta de resultados, sino de conseguir mejores procesos. El tercero es lograr una mejor diferenciación; hacer notorio AMT y la transcomunicación, que se entienda lo que ofrecemos y que nos vean diferentes. Queremos ser únicos en la forma de responder, hacer y pensar.

RW. AMT ha conseguido cambiar su forma de hacer las cosas, ¿crees que conseguirá también cambiar el sector de las agencias de comunicación?

I.C. Me gustaría que el sector viera la transcomunicación como un enfoque innovador, porque significaría que lo estamos haciendo bien. La transcomunicación no nace de una necesidad de diferenciarnos del resto de agencias, sino de la necesidad de responder a una problemática actual. Estamos convencidos que el resto del mercado acabará tomando este mismo camino.