Formulario de búsqueda

Elon Musk: "La meta principal de Starlink es no caer en la bancarrota"

  • El empresario presenta en el Mobile World Congress los planes para su operador de Internet por satélite
  • En agosto ya ofrecerá cobertura en todo el mundo y podría conllevar inversiones de hasta 30.000 millones

[Si lo prefieres, escucha el resumen editorial]

...

 

El Mobile World Congress 2021 está permitiendo el regreso a la actividad del evento cancelado en su edición pasada por la pandemia. Aunque la vuelta está siendo atípica, en un formato híbrido donde importantes compañías han optado por la presencialidad digital, posponiendo el retorno físico a Barcelona para 2022. Pero hay nombres en la agenda, que aunque no estén de cuerpo presente, elevan la expectación y dirigen todas las miradas a este congreso. Es el caso de Elon Musk, uno de los ponentes estrella de este Mobile World Congress, que ha comparecido virtualmente desde California para contar los planes de Starlink, su servicio de Internet por satélite, que pretende ser “un eslabón intermedio entre la tecnología 5G y la fibra óptica” para reducir la brecha digital.

"Antes de lograr un cash flow positivo habremos invertido 5.000 millones... O 10.000"

En su ponencia, el dueño de Tesla y SpaceX, matriz de Starlink, ha desarrollado cuáles serán los puntos claves de este proyecto, anticipando primero el objetivo fundamental del mismo: “Cuando fundé Starlink me hicieron esa pregunta y vuelvo a responder que la meta es no caer en la bancarrota”. Y aunque la afirmación pueda destilar ironía, sobre todo viendo la medio sonrisa del empresario que ha acompañado a la misma, es absolutamente pragmática si se conocen las bases de Starlink y la evolución de proyectos como Tesla, deficitaria durante muchos trimestres. “Seguramente antes de lograr un flujo de caja positivo gastaremos en el proveedor por lo menos 5.000 millones de dólares… O tal vez sean 10.000. Es bastante”, ha desvelado a preguntas de Justin Springham, Editor de "Mobile World Live", quien ha conducido la keynote de Musk y la ha presentado como “el evento que todo el mundo estaba esperando”.

Starlink aspira a conseguir 500.000 usuarios el próximo año

A estas cantidades habrá que unirle otra inversión posterior para el mantenimiento y ampliación de la red satelital que podría acarrear gastos de hasta 30.000 millones de dólares, según ha reconocido el empresario. Todo, para conseguir crear una red con la que proveer de Internet a todo el planeta y que el próximo año aspira a conseguir 500.000 usuarios, sobre todo del ámbito empresarial, frente a los 69.000 actuales “y el mes que viene logrará cobertura en todo el mundo excepto en los polos, siendo ahora 12 el número de países con Starlink activo”. Como ha sucedido con ententes empresariales anteriores, Musk pretende con Starlink abrir una nueva ventana de negocio ofreciendo un servicio de Internet capaz de llegar a los puntos más recónditos, en los que a día de hoy no existe un interés por invertir en tecnologías como 5G, aún en fase de expansión.

Por tanto, en el centro de la propuesta de este operador está reducir la tan comentada brecha digital, un concepto que ha estado presente en muchas de las conferencias del Mobile World Congress y considerada como el gran riesgo social de la revolución tecnológica. Un fenómeno que aumentaría las diferencias entre clases, regiones y grupos sociales merced a su desigual acceso a Internet. “Existe una necesidad global de conectividad, pero esta es limitada o cara, por lo que Starlink quiere dar servicio a ese 3% o 5% más difícil de cubrir por parte de las operadoras”, ha insistido Musk.

Por el momento, Starlink ha conseguido poner en órbita 1.500 satélites que generan 30 terabytes por segundo y, según Musk, “nadie tiene este nivel de sofisticación con la tecnología de las antenas en fase”, una frase que ha pronunciado desde la austera habitación en la que comparecido él y, ocasionalmente su mascota. La realización de los planes del proveedor llevará a la compañía a crear una constelación de satélites que se conectan entre sí para ofrecer una conexión rápida, “con una latencia que está por debajo de los 20 milisegundos, similar a la de la fibra y el 5G”.

El usuario tiene una antena parabólica y un receptor para recibir el servicio en un kit similar al que se empleaba en zonas rurales para tener una red de garantías y en las que Starlink tiene puesto el foco. En cuanto a los precios del paquete técnico, Musk cifra el importe en unos 300 euros a los que habría que unir otros 100 en cuestión de suscripción.

En la intervención de Elon Musk durante el Mobile World Congress, el empresario sudafricano también ha sido cuestionado sobre los posibles socios comerciales que tendrá en la aventura de Starlink. A diferencia de otras ocasiones, ha conseguido morderse la lengua y se ha limitado a decir que existen “dos acuerdos muy importantes con dos de los operadores de telecomunicaciones más importantes del mundo, pero desvelar el nombre corresponde a SpaceX”. Precisamente, la empresa de cohetes ha sido uno de los temas tratados en la parte final de su intervención. Y es que una de las grandes aspiraciones de Musk es colonizar otros planetas, sobre todo Marte, donde ambiciona con proporcionar conectividad algún día a través de Starlink.

En este sentido, Musk ha defendido el proyecto Starship basado en la construcción de grandes naves espaciales con las que quiere erigir una base en la Luna y otra en el Planeta Rojo. En cualquier caso, el magnate admitió que todavía es necesario mejorar “drásticamente” la tecnología de estos vehículos. Por el momento, Jeff Bezos le ha tomado la delantera en los viajes al espacio con fines turísticos tras anunciar el despegue del cohete New Shepard de Blue Origin para el próximo 20 de julio, en el que además viajará su hermano Mark además de un tripulante que ha pagado 28 millones de dólares por un asiento en esta experiencia.

Pero Musk no parece preocupado por sus competidores, sino por seguir haciendo un camino propio, una hoja de ruta que ha definido a la perfección con su reflexión final. “Starlink o SpaceX son empresas orientadas a maximizar las probabilidades de que el futuro sea bueno y a incrementar la conciencia de las personas. Quizá no sepamos todas las respuestas, pero esta mayor conciencia nos ayudará a saber qué preguntas hacernos”. El cierre de función que ha venido acompañado de un sonoro aplauso físico por parte del auditorio del Mobile World Congress y virtual, con comentarios de elogio en las redes y en remoto del poderoso fandom de Musk.