Formulario de búsqueda

El Corte Inglés registra Bitcor, un nombre para su futura criptomoneda

  • La compañía española ha solicitado la inscripción ante la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea
  • Podría aceptarla como método de pago en sus establecimientos o como descuento para futuras compras

El mundo de las criptomonedas suma cada vez más marcas o compañías interesadas en su compra, en su uso como método de pago, pero también en su acuñación como una forma de posicionarse en un mercado que no para de crecer. Entre ellas, El Corte Inglés, que acaba de registrar la marca Bitcor ante la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea, aunque no ha ofrecido más detalles al respecto.

El Corte Inglés está diversificando su negocio hacia la telefonía o la energía

De cualquier modo, el mero hecho del registro de Bitcor se integra en la estrategia de diversificación y digitalización en la que está inmersa la compañía, que a su actividad principal ha sumado recientemente líneas de negocio en la telefonía móvil o en el sector energético. Además de Bitcor, que es un juego de palabras entre Bitcoin -la criptomoneda más cotizada- y el nombre de la marca española, también existe un registro de “Bitcor El Corte Inglés”. Sobre ambas denominaciones existe un periodo de posibles oposiciones que terminaría el 28 de junio, cuando los dos nombres quedarían oficialmente registrados.

Acerca del uso que hará El Corte Inglés de su futura Bitcor se plantean múltiples posibilidades. Por un lado, la compañía podría hacer accesible a cualquier comprador esta divisa digital, pero Bitcor también podría resultar una unidad de pago exclusiva en las tiendas del distribuidor, siguiendo el ejemplo de las monedas que se utilizan en festivales o parques de atracciones. Así, por ejemplo, el cliente tendría un monedero virtual para usar en los establecimientos o en los canales online.

Y otra posibilidad es que opere como una especie de tarjeta de puntos donde se acumulen, en forma de Bitcor, descuentos para futuras compras.  Aunque para saber qué sucederá con Bitcor habrá que esperar, porque por el momento su registro ha sido una operación preventiva para reservarse la denominación en un mercado de divisas digitales donde existen más de 5.000 tipos distintos.

Otras marcas con criptomonedas propias: Walmart o Facebook

En cualquiera de los escenarios que se plantean para Bitcor, la criptomoneda de El Corte Inglés, ya existen ejemplos previos de su aplicación. Existe un ejemplo pionero y comparable como es el de Walmart, otra corporación de tiendas que en 2019 patentó su propia divisa digital. En el anuncio oficial de esta operación, Walmart explicaba los múltiples usos que podría tener un activo así: desde un lugar donde almacenar patrimonio para gastar, una alternativa para hogares de bajos ingresos con la que manejar su patrimonio, una forma de sustituir paulatinamente las tarjetas de crédito o como parte de un programa de recompensas para otras compras.

También el 2019, JP Morgan Chase, el mayor grupo bancario de Estados Unidos, anunció la creación de su propia criptomoneda para pagos. “Cuando un cliente envía dinero a otro a través de blockchain, se transfieren JPM Coins, que son canjeadas de manera instantánea por la cantidad equivalente en dólares, por lo que se reduce el tiempo de liquidación”, afirmaba en la presentación del instrumento financiero Umar Farooq, Jefe de Servicios de Finanzas Digitales y Blockchain de JP Morgan.

_alt_

Con una estrategia similar, Facebook lanzó en fechas similares su criptomoneda Libra, hoy rebautizada como Diem, que nació con la intención de ser un sistema de pagos online. Sin embargo, su uso real ha ido evolucionando y es más cercano a un método como PayPal que a una criptomoneda. Tanto es así que con el cambio de denominación a Diem, recientemente oficializado, el objetivo de Facebook es que se constituya como una stablecoin, es decir, un activo donde el valor no fluctúa según el interés de los usuarios, sino que estará vinculado al valor de una moneda fiduciaria como el euro, la libra o el dólar.

Sea cual sea el uso que El Corte Inglés haga de su Bitcor, seguirá las nuevas normas que se aprobarán en materia de publicidad de criptomonedas, una regulación que ya ha iniciado la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), quien pedirá información objetiva sobre estos productos y sus riesgos en cualquier comunicación comercial que se haga. Igualmente, el regulador pondrá coto legal a los activos digitales que se usen como instrumentos financieros, equiparando su control a las de una acción o un crédito, un filtro al que escaparán, por el momento, las criptomonedas.