Formulario de búsqueda

Blue Origin vuelve al espacio poniendo en valor la seguridad y la experiencia turística

  • Durante la retransmisión del evento, la compañía ha hecho hincapié en su propuesta de valor en el turismo espacial
  • La misión ha tenido lugar en plena polémica sobre el modelo de liderazgo de la compañía y sus políticas de seguridad

Tras ser aplazado 24 horas debido a los fuertes vientos y unas condiciones climáticas poco adecuadas, el lanzamiento, vuelo y aterrizaje de la misión NS-18 de Blue Origin se han completado con éxito. Siguiendo los pasos del primer viaje tripulado de la compañía al espacio, el cohete suborbital New Shepard ha vuelto a alcanzar los 100 kilómetros de altura sobre la superficie terrestre en un viaje que ha durado aproximadamente 10 minutos.

Como ya sucediera el pasado mes de julio, cuando el propio Jeff Bezos -ex CEO de Amazon y fundador de la compañía- junto a su hermano Mark y otros dos acompañantes superaron la Línea Kármán, Blue Origin ha retransmitido el acontecimiento por streaming desde 90 minutos antes del lanzamiento de la nave. Este se ha producido con algo de retraso y ha tenido lugar alrededor de las 16:30 hora española desde una ubicación remota en el desierto al oeste de Texas.

Se trata de la segunda misión turística espacial de Blue Origin

Esta es segunda misión con tripulación de Blue Origin, la primera de las tres grandes empresas privadas que repiten su incursión en el espacio con tripulación. Virgin Galactic y Richard Branson lograron su hito en julio de este año llegando a aproximadamente unos 90 kilómetros sobre la superficie terrestre, apenas unos días antes de que lo hiciera la compañía de Jeff Bezos. Por su parte, Space X y Elon Musk hicieron historia con la misión Inspiration 4 orbitando durante tres días a unos 575 kilómetros de altitud.

De nuevo, se ha realizado una cobertura en directo del evento en la que se ha repasado la primera misión, se ha informado sobre las políticas de seguridad, y se ha entrevistado al equipo técnico involucrado en el proyecto. También se han compartido vídeos pregrabados en los que los tripulantes han comentado sus impresiones ante el vuelo y han mostrado algunos momentos de los entrenamientos realizados en las horas previas al nuevo lanzamiento del New Shepard.

Asimismo, tras el hito alcanzado en julio, Blue Origin ha subrayado su propuesta de valor en lo que respecta a la experiencia turística, de momento al alcance solo de unos pocos privilegiados. Durante la retransmisión ha compartido algunos detalles del "Astronaut Village", las instalaciones diseñadas para albergar a los turistas espaciales durante los días de entrenamiento previos a los lanzamientos. Está ubicado a 10 minutos de la plataforma y cuenta con varias caravanas de lujo con alto equipamiento. Según ha explicado la compañía han buscado crear un espacio alineado con el entorno y confortable para los viajeros.

...

Además, antes de la incorporación de los pasajeros a la cápsula, se ha podido contemplar la ceremonia de entrega de las monedas especiales, como símbolo de su pertenencia al "Team Blue", es decir, a la familia de Blue Origin. Es concedida por CrewMember 7, la responsable del entrenamiento de los astronautas, tras completar su preparación con éxito y como reflejo del camino hacia el futuro que están ayudando a construir.

Blue Origin entrega monedas especiales a los astronautas

Chris Boshuizen y Glen de Vries, los dos tripulantes que en esta ocasión han comprado su billete a bordo del New Shepard han destacado lo que suponen los viajes de Blue Origin. "El ticket es para entender lo que se siente al ver la Tierra desde otra perspectiva y descubrir lo que podemos hacer para crear un planeta mejor, más sostenible", ha señalado de Vries es una entrevista pregrabada. Por su parte Boshuizen ha puesto en valor el avance social y económico que supone. "El espacio se está abriendo para todos. Es el principio de una nueva era. Dentro de sesenta años miraremos a este día y veremos que fue el momento en el que las puertas del espacio se abrieron para la raza humana".

En Blue Origin, estamos motivados por los soñadores que nos inspiran y los constructores que convierten esos sueños en realidad. La tripulación de hoy representaba tanto a soñadores como a constructores", ha comentado Bob Smith, CEO de Blue Origin, tras el aterrizaje del cohete. “Este vuelo fue otro paso adelante en el transporte de astronautas de manera segura y frecuente. Es un equipo increíble y tan solo hemos empezado".

La tripulación de la NS-18

En esta ocasión, la misión número 18 del New Shepard ha dejado en tierra a miembros de la familia Bezos, aunque el empresario ha acompañado a los tripulantes hasta la nave. Con este nuevo viaje, la firma consolida su posicionamiento en la exploración espacial por parte del sector privado y afianza su propósito de convertir los viajes al espacio en una experiencia turística.

Así, la tripulación ha estado conformada por Audrey Powers, Vicepresidenta de Misiones y Operaciones de Vuelo de New Shepard, quien forma parte de la compañía desde 2013 y que ha estado implicada, entre otras cosas, en la certificación de la nave para vuelos humanos. Antes de convertirse en abogada, Powers trabajó como ingeniera durante casi una década, siendo controladora de vuelo para la NASA. Además, actualmente es Presidenta de la Junta Directiva de la Federación de vuelos espaciales comerciales de Estados Unidos.

Junto a ella ha volado Chris Boshuizen, Co-Founder de Planet Labs -empresa especializada en la comercialización de nanosatélites- y Partner de la firma de venture capital DCVC. Entre 2008 y 2012, ejerció como arquitecto de misiones espaciales en el centro de investigación de la NASA y puso en marcha Singularity University, una escuela para estudiar las consecuencias de acelerar el desarrollo tecnológico. Tal y como señalan desde Blue Origin, Boshuizen ha dedicado su carrera profesional a ampliar los límites del espacio y a motivar a los jóvenes a perseguir carreras STEM.

Asimismo, Glen de Vries, Co-CEO de Medidata Solutions -compañía especializada en desarrollo y comercialización de software para ensayos clínicos- también ha formado parte de la tripulación. También es Vicepresidente de Life Sciences and Healthcare de Dassault Systèmes, firma de tecnología sanitaria que adquirió Medidata en 2019; y autor del libro "The Patient Equation”. Junto a Boshuizen, son los dos tripulantes de pago de la misión NS-18, aunque Blue Origin no ha desvelado cuál es el importe que han abonado para ocupar sus asientos a bordo de la nave.

El actor William Shatner, quien diera vida al Capitán Kirk, es uno de los tripulantes

Por último, el actor, director y productor cinematográfico William Shatner, quien diera vida al icónico Capitán Kirk en la serie de televisión “Star Trek”, completa la misión. A sus 90 años, está llamado a convertirse en la persona más mayor en viajar al espacio, superando a la piloto Wally Funk, quien viajó en la primer misión con tripulación humana del New Shepard en el mes de julio. Actualmente, Shatner es productor ejecutivo y presentador de “The UnXplained” en The History Channel, una serie de no ficción que explora los fascinante misterios del mundo.

La vinculación y experiencia previa de dos de los tripulantes con la NASA ha sido vista por algunos como una reflejo de la búsqueda de la legitimidad por parte de Blue Origin. Y es que a pesar de que Jeff Bezos se ha autodenominado astronauta -con pin de alas incluido-, la Administración Federal de Aviación considera que los conseguido por él y Richard Branson, así como por sus compañeros de viajes, no encaja en la definición por el organismo contemplada.

Además de completar la misión con éxito, todos ellos ejercerán al mismo tiempo de carteros para Club For The Future, la fundación puesta en marcha en 2019 por Blue Origin para inspirar a las futuras generaciones a perseguir carreras en áreas STEM y motivarles a construir el futuro de la vida en el espacio. A través de la iniciativa “Postcards to Space”, la tripulación volará junto a los mensajes enviados por los jóvenes con su visión del futuro del espacio, los cuales serán devueltos con el sello “Flown to Space” (Ha volado al espacio).

Una misión rodeada de polémica

El nuevo vuelo del New Shepard ha tenido lugar en plena crisis reputacional de Blue Origin. Y es que en el mes de septiembre, Alexandra Abrams, exjefa de comunicaciones con los empleados de la compañía, ha criticado junto a otros trabajadores de la firma el modelo de liderazgo y la cultura corporativa. En un ensayo recogido por The Washington Post, los empleados han acusado a la empresa de sexismo. El medio informa, mediante las opiniones de una veintena de trabajadores y extrabajadores, que el liderazgo en Blue Origin es “autoritario” y “disfuncional”, que da cabida a comportamientos desmoralizadores y que silencia a quienes discrepan.

Los responsables de Blue Origin han respondido a las acusaciones asegurando que la compañía tiene una línea directa interna para quejas de acoso sexual y que New Shepard era el "vehículo espacial más seguro jamás diseñado o construido”. Asimismo, señalaron que Abrams fue despedida por repetidas advertencias cuestiones relacionadas con las regulaciones federales de control de exportaciones. Sin embargo ella alega que su despido se debió a desacuerdos con la política enfocada a prohibir la unión de los trabajadores para emprender acciones legales sobre los problemas en el lugar de trabajo.

Asimismo, el ensayo también ha denunciado que Blue Origin a veces pasaba por alto los problemas de seguridad para favorecer la velocidad del proyecto en medio de una acalorada competencia con las otras dos grandes firmas en la carrera corporativa al espacio, SpaceX de Elon Musk y Virgin Galactic de Richard Branson. Ante esto, la Administración Federal de Aviación (FAA)  ha asegurado que estudiará en detalle la cuestión. "La FAA toma en serio todas las alegaciones de seguridad y la agencia está revisando la información”, ha señalado un portavoz.