Formulario de búsqueda

Avanza pone en circulación el primer autobús autónomo de alta capacidad en Málaga

  • Un proyecto pionero por las dimensiones del vehículo en el que han colaborado empresas como Irizar
  • Este automóvil 100% eléctrico está pensado para llevar en un futuro a los cruceristas del puerto al centro de la ciudad

La mayoría de los fabricantes automovilísticos tienen la conducción autónoma en sus planes. Una tecnología que, en su última fase de desarrollo, cambiará las ciudades tal y como las conocemos. Los atascos pasarán a mejor vida y los automóviles de todo tipo circularán coordinados como un gran carrusel.

Las marcas no creen que la conducción autónoma total llegue hasta 2050

Pero para este futuro ideal aún quedan décadas, un plazo declarado por las propias marcas, que vislumbran la adopción de la movilidad sin conductores en 2050. Hay otras metas prioritarias como la electrificación.
Ambos objetivos estratégicos convergen en el proyecto AutoMOST, un pionero autobús autónomo eléctrico de alta capacidad desarrollado por Avanza y otras compañías como Irizar, que ya circula por Málaga.

Uno de los grandes retos de los vehículos autónomos está en su convivencia con el tráfico real, reto que ya asume este autobús autónomo de 12 metros que ha sido pensado para llevar a los cruceristas desde el puerto al Casco Histórico. Debido a la situación actual, en la que no hay turismo, son los propios malagueños los que ya pueden probarlo de martes a sábado de 10:00 a 14:00 de la mañana. Es necesario inscribirse en la web de la EMT para ser pasajero de un vehículo con capacidad para hasta 60 ocupantes.

Este dato es clave para entender la importancia del proyecto, puesto que con anterioridad han existido otras pruebas piloto con autobuses autopilotados, como el que rodó en 2016 en San Sebastián. Pero nunca antes se había utilizado un autocar de estas dimensiones, mucho más parecido a los que circulan habitualmente en cualquier ciudad española que los prototipos usados anteriormente, con capacidad para una decena de pasajeros.

En la fase de pruebas, el autobús autónomo de Avanza realiza un recorrido de 8 kilómetros seis veces al día. El vehículo ha sido desarrollado en el marco del proyecto en I+D+I AutoMOST en el que han colaborado multitud de socios en diferentes fases:

  • Irizar: vehículo
  • Tecnalia: gestor técnico
  • Datik: tecnologías de información inteligente para gestión de movilidad
  • Etralux: infraestructura y software de gestión de movilidad en el contexto de Smart City
  • Masernic: tecnologías electrónicas de posicionamiento y sensorización
  • Insitu: tecnología escáner láser y georradar
  • Novadays: consulta de políticas y gestión pública
  • EMT de Málaga
  • Puerto de Málaga

Además, han participado:

  • Universidad Politécnica de Madrid
  • Insia
  • CEIT-IK4
  • Universidad de Vigo

Semáforos inteligentes

La larga lista de partners da buena muestra de la complejidad de poner en circulación un autobús eléctrico autónomo de estas dimensiones con tráfico real. El vehículo de Avanza funciona gracias a un sistema de radares, cámaras y sensores que detectan todo lo que ocurre a su alrededor.

La unidad de AutoMOST es capaz de leer las señales e interactúa con los semáforos inteligentes que se han instalado en su itinerario. Otra de las inversiones de este proyecto, cifrada en 180.000 euros, que se ha tenido que acometer para el correcto funcionamiento del autocar. La infraestructura quedará instalada en Málaga, ya que puede utilizarse en el futuro con todo tipo de vehículos autónomos.

En esta fase piloto, debido a la legislación española, todavía será necesario un conductor para supervisar los trayectos que realice el autobús. Pero no intervendrá salvo emergencia. Si la fase de pruebas concluye con éxito, se convertirá en un servicio comercial.

Pase lo que pase, Málaga tiene ya el mérito de ser la primera ciudad del mundo por la que circula un autobús eléctrico autónomo de estas dimensiones. Se ha adelantado a Singapur, donde se ha anunciado un proyecto muy similar en el que participan Volvo y la Nanyang Technological University, pero que todavía no ha sido probado con tráfico real.