Formulario de búsqueda

¿Aciertan las marcas con el product placement en la canción de Chipre para Eurovisión?

  • Dos productos de H&S y Nail art By Blue Sky aparecen en el vídeo "El Diablo" de Elena Tsagrinou
  • La canción de Chipre en 2018 usó un recurso similar para reforzar económicamente su candidatura

Pocos eventos tienen una comunidad de fans tan activa como Eurovisión, que este año se celebrará entre el 18 y el 22 de mayo en Rotterdam. La cercanía de la fecha lleva a los países participantes a presentar estos días sus canciones para el festival. Cada novedad es recibida por los eurofans con un buen número de comentarios.

La comunidad eurofan ironiza: "Nos encanta este product placement tan discreto"

Uno de los últimos temas desvelados ha sido el de Chipre, que estará representado por Elena Tsagrinou y el tema “El Diablo”. Su videoclip no ha dejado indiferente a los seguidores del concurso, pero no solo por el contenido musical o la puesta en escena, también por su product placement.

"Me encanta este product placement tan discreto. Apenas nos hemos dado cuenta de que venden champú y esmalte para uñas", ha publicado un usuario en ForoESC -una de las webs de referencia para seguidores de Eurovision-, al que han respondido con comentarios en la misma línea. "El product placement es la gracia de los vídeos griegos", ha comentado otro, en alusión a que la mayoría de productos chipriotas son obra de compañías griegas.

Es el caso de "El Diablo", cuyo videoclip dura 3:19 minutos y ha sido producido por PanikRecords. Elena Tsagrinou utiliza dos productos: un champú de H&S y un esmalte de uñas de Nail art by Blue Sky, dos firmas que patrocinan a la representante chipriota en el Festival de Eurovision, tal y como se indica en los créditos del vídeo. El product placement de Tsagrinou es directo y no está disimulado como ocurre en los usos habituales de esta forma publicitaria.

...

 

Es un videoclip minimalista, en el que apenas aparecen la cantante protagonista y unos bailarines y hay varios planos cerrados de Tsagrinou echándose champú en las manos o enseñando a cámara el bote del esmalte. La ejecución del emplazamiento no ha pasado desapercibida para Rubén Castro, Executive Planner en Roman, un eurofan que ha reflexionado a través de su cuenta de Linkedin sobre esta forma publicitaria.

“Como buen eurofan toca escudriñar cada candidatura. Últimamente Chipre utiliza el patrocinio de marcas para conseguir apoyar sus propuestas de forma económica. Está claro que para la delegación es una lista de pros, pero, ¿y para las marcas?”, ha escrito sobre lo que ha considerado como una forma descarada de hacer product placement.

"Un emplazamiento tan agresivo puede generar en el consumidor final el efecto contrario"

"Un emplazamiento tan agresivo puede generar en el consumidor final un efecto contrario al que se desea. ¿Quién es el protagonista del vídeo, el artista o el producto?", opina Pilar Castro, CEO y Fundadora de MPC Product Placement & Advertising, en declaraciones a Reason Why. Para la especialista, que trabaja desde hace más de una década con este tipo de publicidad, se han visto muchos casos en los que los productores "se sienten satisfechos por recibir el aporte económico de las marcas sin tener en cuenta que la relación debe ser gano-ganas".

Un recurso habitual en Chipre para conseguir fondos extra

No es la primera vez que Chipre utiliza este recurso. Tal y como recuerda Rubén Castro a este medio, en 2018 el videoclip de “Fuego” de Eleni Foureira tuvo emplazamiento de marcas de fruta,“un tipo de producto que no encaja tan bien con Eurovision como sí lo pueden hacer marcas de belleza o cuidado personal".

Aquel trabajo, que también fue firmado por Panik Records, llevó a Foureira a la segunda posición de aquella edición y “Fuego” se convirtió en uno de los grandes hits del año, siendo número 1 en ventas y en las listas de éxitos de varios países europeos como España. El éxito de aquel tema ha sido uno de los motivos por los que H&S y Nail art by Blue Sky se han sumado a este tipo de emplazamiento.

“Seguro que las marcas consiguen impacto con esta acción, pero el debate está más en saber si un product placement tan evidente puede resultar una prostitución de la marca. Tsagrinou parece una youtuber enseñando a cámara los productos", sostiene el Executive Planner de Roman, aunque plantea que el consumidor chipriota o griego puede responder "a códigos diferentes".

El protagonismo de los artistas y de las marcas

"Quizás este recurso sitúe a las marcas en su Top of Mind”, opina el eurofan, quien anticipa, más allá del resultado que obtenga “El Diablo” en Eurovision, su éxito en la radiofórmula y plataformas digitales, lo que ayudará a viralizar el tema e incrementará el retorno de la inversión de las enseñas participantes.

Por su parte, Pilar Castro, advierte que "las marcas pueden ganar en visibilidad, pero, ¿corresponden estas acciones realmente al branding de cada una?". Para responder a esta pregunta, la experta en product placement plantea el caso como si fuera un encargo personal e indica que lo primero es saber si la canción "El Diablo" y la artista que la interpreta corresponden al perfil de consumidor que H&S y Nail art by Blue Sky buscan y si esta participación aporta a las marcas valores positivos.

A su juicio, en el videoclip no se aprecia que las enseñas estén ayudando a contar la historia, por lo que su presencia "resulta invasiva sobre todo por el contraste lumínico tan fuerte que hay en la producción del vídeo cuando aparecen". Por lo que para Pilar Castro las marcas deben cuidar cómo participan en un evento de la magnitud de Eurovisión. "Hay que lograr un equilibrio y respetar a los artistas, que son los verdaderos protagonistas de este evento", concluye.