Formulario de búsqueda

El Vaticano también le saca partido a los wearables

  • Ha creado un rosario inteligente que se conecta con el móvil al hacer el gesto de la cruz
  • Cuesta 99 euros y su diseño trata de adaptarse al estilo de vida moderno de los jóvenes

En un intento por acercarse a los jóvenes y renovar el target de la Iglesia, el Vaticano ha apostado por la tecnología. Han lanzado “Click To Pray eRosary”, un rosario inteligente -wearable- en forma de brazalete que se conecta con el móvil a través de una aplicación específica.

El wearable del Vaticano

El rosario tiene forma de cruz y está pensado para llevar en la muñeca a modo de pulsera.

El rosario inteligente también registra la actividad física de quien lo lleva

Como no podía ser de otra manera, se activa cuando la persona que lo lleva hace la señal de la cruz y, además de hacer un seguimiento de la oración diaria, también registra la actividad física y la salud de la persona en un intento de promover "un mejor estilo de vida".

Sus promotores han querido darle al rosario inteligente un diseño moderno, aunque respetando las características de un rosario tradicional. Según la descripción oficial, el rosario "une la tradición con la modernidad a través de líneas y curvas simples, con cuentas de ágata negra y hematites que se combinan con una cruz cuidadosamente terminada, simbolizando la fe humana duradera". Está pensado tanto para mujeres...

 _alt_

....como para hombres. 

 _alt_

Para utilizarlo, los usuarios tienen que descargarse una aplicación en el móvil gratuita y disponible en español. Desde ahí podrán elegir tres formatos diferentes de rezo: 

  • rosario estándar
  • rosario contemplativo
  • rosario temático, que se actualiza cada año

Además, la aplicación cuenta con una audioguía para contemplar el Evangelio, contenido especializado, imágenes y música de fondo para ayudar a la concentración espiritual. Cuesta 99 euros y se puede adquirir a través de su web y también por Amazon.

La innovación ha sido impulsada por la Red mundial de oración del Papa, un organismo impulsado por el Vaticano para promover el rezo del rosario en todo el mundo. Según sus datos, forman parte de esta red unos 35 millones de personas en casi un centenar de países.