Formulario de búsqueda

Se vetan las rebajas en España, para evitar aglomeraciones

Compartir en:

Se vetan las rebajas en España, para evitar aglomeraciones

  • El Ministerio de Sanidad ha aprobado la disposición para esta primera fase de la desescalada, aunque sí autoriza las rebajas online
  • La Asociación del Comercio Textil interpreta que las rebajas "offline" están permitidas en caso de garantizar las distancias 

Uno de los principales retos de la desescalada tras el confinamiento decretado a raíz del coronavirus es, por un lado, mantener la distancia social para evitar contagios y, por otro, evitar aglomeraciones. Una nueva normalidad que ya están empezando a sufrir algunos sectores, como es el caso de los festivales de música.

Rebajas en la nueva normalidad

En el caso del comercio, un sector también duramente castigado por el cierre de las tiendas físicas, los negocios tendrán que tomar medidas de seguridad extra que podrían significar también el fin de la época de rebajas en el entorno offline al menos en el corto plazo. 

La orden ministerial llama a evitar aglomeraciones tanto dentro de las tiendas como en los alrededores

El Ministerio de Sanidad aprobó el sábado una nueva disposición que prohíbe las rebajas en los establecimientos para evitar aglomeraciones y poder garantizar las medidas de distanciamiento social. En concreto, la disposición recogida en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del 9 de mayo dicta que "los establecimientos no podrán anunciar ni llevar a cabo acciones comerciales que puedan dar lugar a aglomeraciones de público, tanto dentro del establecimiento comercial como en sus inmediaciones". Quedan liberadas de esta restricción, eso sí, las rebajas online tal y como cita el texto: "Esta restricción no afectará a las ventas en rebaja ni tampoco ventas en oferta o promoción que se realicen a través de la página web".

Sin embargo, la Asociación Empresarial del Comercio Textil, Complementos y Piel (ACOTEX) considera que la orden es ambigua y que únicamente marca la obligación de tomar medidas que garanticen la distancia entre las personas, establecida para la reapertura de comercios en la Fase 1 de la desescalada.
Además, interpretan que Sanidad no puede suprimir las rebajas o promociones, puesto que algo así requeriría modificar la Ley de Ordenación del Comercio Minorista.

Por su parte, desde la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) han solicitado ya al Gobierno la prohibición de las rebajas de verano ante el riesgo que podría implicar para su colectivo.

Continúa la polémica: el sector demanda claridad

Así las cosas, la polémica está servida. El sector textil denuncia no haber sido consultado sobre esta medida y demanda más claridad e información sobre el texto publicado en el BOE. Desde el sector apuntan que la Secretaría de Estado de Comercio les aseguró que no iban a prohibirse las rebajas sino que se trata de una orden para evitar grandes campañas que derivan en colas fuera de las tiendas. Así lo entienden también la patronal ACOTEX y algunos sindicatos que piden una aclaración por parte del gobierno.

El sector opina que bastaría con ordenar las colas en las tiendas igual que se hace en los supermercados

En cualquier caso, esta restricción afectaría de momento solo a los comercios de menos de 400 metros cuadrados que están autorizados a abrir en la fase 1 de la desescalada. Falta por ver qué ocurriría con las grandes campañas de rebajas de grandes players del sector en España como El Corte Inglés o Inditex.

El pequeño comercio también demanda explicaciones al Gobierno sobre si tienen prohibido rebajar artículos en sus tiendas, algo que implicaría también otras leyes que regulan el comercio más allá de este estado de alarma. Aseguran que, en lugar de esta orden, habría servido con solicitar que se ordenaran las colas en los establecimientos, como ahora se hace ya en los supermercados.

Por su parte, desde la Confederación Española de Comercio (CEC), aseguran que "fundamentar esta medida en el hecho de evitar posibles aglomeraciones carece de sentido cuando ya hay establecidas limitaciones de aforo en los locales comerciales para las distintas fases, encaminadas a garantizar la seguridad de comerciantes y consumidores".

La postura de Confederación Española de Comercio

La Confederación Española de Comercio (CEC) también pide explicaciones al ministro de Sanidad, Salvador Illa, y la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, por lo que consideran “manifiestas contradicciones” entre ambos departamentos del gobierno que provocan “una grave inseguridad jurídica para el sector”.

En un comunicado, la CEC tacha de "despropósito" la disposición del BOE que impide las rebajas en tiendas físicas y aseguran que “es intolerable que se tomen estas medidas sin consultar y sin informar al sector, algo que debería haberse hecho en la mesa de dialogo sectorial cuya constitución lleva reclamando a la ministra Reyes Maroto desde hace más de dos meses”.

La CEC pide una mesa de diálogo sectorial para encontrar alternativas

La CEC aboga por adoptar las medidas sanitarias establecidas para trabajadores y clientes en los establecimientos, que consideran "más que suficientes". Y añaden: "La fundamentación de esta medida en el hecho de evitar posibles aglomeraciones carece de sentido cuando ya hay establecidas limitaciones de aforo en los locales comerciales para las distintas fases. Las rebajas se rigen por la Ley de Ordenación del Comercio Minorista, por lo que para realizar una modificación de este calibre sería necesario modificar la ley".

Además, la CEC considera "especialmente sangrante" que esta limitación solo afecte a las promociones en venta física, lo que generaría "una disfunción de precios en los canales de venta online y offline, y pondría en clara desventaja competitiva al pequeño comercio respecto a las grandes plataformas internacionales" en un momento tan crítico. 

Recuerdan que están en juego 3,2 millones de trabajadores, un millón de establecimientos y el 13% del PIB que supone el comercio en España. "Una incapacidad semejante", a la del gobierno asegura la nota de la CEC, "de un directivo supondría el cese inmediato en una empresa privada".