Formulario de búsqueda


"Probar y provocar son claves para descubrir tu pasión" [Entrevista]

Compartir en:

"Probar y provocar son claves para descubrir tu pasión" [Entrevista]

  • Siempre dispuesta a aprender y cargada de valor, que es lo que le ha hecho llegar hasta donde está hoy
  • Hablamos con Teresa Perales, deportista, experta en coaching y conferenciante en Thinking Heads

Teresa Perales es la deportista española más laureada de la historia. Ganadora de 26 medallas en 5 Juegos Paralímpicos, esta nadadora profesional es además conferenciante, coach personal y deportivo, ha escrito varios libros y ha sido diputada en las Cortes de Aragón. Además, pertenece al grupo de pensadores de Thinking Heads. Con ella hablamos de superación, sacrificio y felicidad.

RW. ¿Se le pueden dar lecciones de sacrificio y afán de superación a una deportista paralímpica con 26 medallas en su palmarés?

T.P. Yo siempre estoy dispuesta a aprender y me siento muy feliz cuando lo hago. Obviamente, tanto el sacrificio como el afán de superación son dos valores que destacan en mi vida pero, en realidad, el valor que me mueve y  el que me ha hecho llegar hasta donde he llegado es, por encima de todo,  el amor a la vida. Soy una gran amante de la vida y cuando estás agradecido por el maravilloso regalo de vivir, te atreves a abrazar las oportunidades que esta te plantea en el camino.

RW. Una de las claves para caminar hacia ese éxito la cuentas en uno de tus libros y se basa en la capacidad de entrenar tus emociones para superar los límites. ¿Somos nosotros mismos los que nos ponemos palos en las ruedas?

"En el deporte no siempre gana el que mejor físico tiene, sino el que mejor sabe gestionar el miedo y la presión"

T.P. Eso pienso. Todos somos diamantes en bruto y podemos llegar a ser brillantes preciosos, pero no lo lograremos si siempre estamos buscando excusas o dibujamos límites imaginarios en los que escudarnos para no intentarlo. El camino de la vida ya tiene suficientes baches como para pretender recorrer el camino con otra cosa que no sean ruedas redondas. Y esas ruedas serán más perfectas si  conseguimos aprender a gestionar bien nuestras emociones y a sacar el máximo partido de ellas. Cuando en una competición deportiva vemos al campeón, muchas veces pensamos que tiene un don especial, un físico y unas cualidades extraordinarias pero, en el deporte, no siempre gana el que mejor físico tiene, sino el que mejor sabe gestionar el miedo, la responsabilidad, la presión y las expectativas en la competición

RW. ¿Cómo viviste ese momento en el que, con 19 años, te dijeron que padecías una neuropatía?

T.P. Fue un momento muy duro y difícil de asimilar. Yo estaba en la época de la universidad, pensando en mis proyectos de futuro personales y profesionales y nunca imaginé que todo iba a ser completamente diferente, mi forma de caminar, desde entonces con la silla de ruedas, la manera en que la gente me miraba y me trataba, con pena y paternalismo... Pensé que nunca me acostumbraría a ello. Y no lo hice. Al contrario, lo que sí que hice fue cambiar poco a poco esa mirada de pena de la gente por miradas de admiración por mis éxitos deportivos y profesionales.

RW. ¿De qué sirve el éxito profesional si no hay plenitud personal?

T.P. En mi opinión, de poco. Aunque quizá debería empezar diciendo que yo creo que el concepto éxito es muy relativo porque depende de en qué momento te encuentras o de cuáles eran tus expectativas. Pero, en cualquier caso, de poco sirve el éxito si no tienes un equilibrio personal que te ayuda a valorar cada parte del camino. Llegar a meta importa, pero disfrutar del camino, todavía más. Empleo 4 años de mi vida, entrenando 5 a 7 días a la semana, entre 4 y 8 horas cada día, para competir 36 ó 37 segundos. No merecería la pena todo el esfuerzo, si no fuera capaz de poner en valor cada paso del camino; porque, aunque al final ganara una  medalla, me sentiría vacía al pensar “¿Y luego qué?”.

RW. ¿Por qué crees que es mejor no dejar nada para mañana?

T.P. Porque mañana puede ser tarde y porque retrasando lo que quieres o tienes que hacer hoy, pierdes respeto hacia ti mismo.

RW. Has recibido un Premio a los Valores Humanos, ¿crees que el tema de los valores se trabaja más en el deporte que en los negocios?

T.P. Los valores constituyen la parte más intrínseca y más íntima de la persona, más incluso que las creencias personales. Yo pienso que hay una proporcionalidad directa entre el respeto a los valores personales y la plenitud personal. Sin lo primero no puede existir lo segundo. Creo que en la empresa y en el deporte podemos hablar de bastantes valores comunes, pues compartimos la competición, la ambición o el trabajo en equipo, entre otros. Supongo que por eso precisamente, las conferencias de los deportistas gustan tanto a las empresas.

"La política es el arte de llegar a acuerdos"

RW. ¿Y en la política?

T.P. Yo concibo la política como el arte de llegar a acuerdos en beneficio de la mayoría. Partiendo de eso, hay valores muy buenos dentro de ella, como la generosidad de anteponer el bien común al propio. El problema es cuando surgen los “ismos” y se echa todo a perder.

RW. ¿Qué valores le enseñas a tu hijo?

T.P. Mi hijo es lo más importante, sin duda, que tengo en mi vida. Tiene todo por aprender y poder vivir con él esa magia de descubrir las cosas por primera vez me hace recordar lo egoístas que terminamos siendo los adultos cuando nos olvidamos de valorar todo aquello que tenemos o que hemos conseguido, simplemente, porque ya se convirtió en costumbre.

RW. ¿Qué es la felicidad para ti?

T.P. Para mí la felicidad no es la búsqueda de algo que nunca llega, para mí la felicidad es una realidad. Pero también es un acto de generosidad, porque para hacer felices a los demás has de empezar por ser feliz tú.

RW. Hablemos de Marketing, ¿qué significa para ti esta palabra?

T.P. Concibo el marketing como una herramienta útil y necesaria que nos permite relacionarnos de manera más fluida y más eficaz con aquellas personas a las que queremos hacer llegar nuestro trabajo, nuestras ideas o nuestras propuestas.

RW. Como deportista, escritora, conferenciante... ¿Qué estrategias de branding usas?

T.P. Aunque no es propiamente una estrategia, creo que lo que más destacan de mí los que me conocen o han trabajado conmigo, es la autenticidad y sinceridad, en mi discurso, en mi hacer diario y en mi vida, en general. Contar las cosas sin trampa ni cartón y, desde luego, sin tapujos.

RW. Tu marca personal, ¿cómo la has desarrollado?

T.P. No he hecho un diseño estratégico ni premeditado para conseguir una marca personal, pero ha venido como resultado del trabajo continuo, durante todos estos años y ahora, lo que hago es reforzarla cada día.

"Los anuncios que más me gustan son los que ponen el foco en las personas"

RW. ¿Haces zapping en los anuncios? ¿Recuerdas alguno reciente?

T.P. Hemos cambiado la forma en la que consumimos la televisión, a la carta, en plataformas, y los anuncios solo los vemos si nos llaman mucho la atención o si nos interesa lo que exponen. Es decir, somos más exigentes que antes. Personalmente los que más me llaman la atención son los que ponen el foco en las personas.

RW. ¿Qué te aporta pertenecer a la red de Thinking Heads?

T.P. Tener un escaparate internacional de gran prestigio y reconocimiento.

RW. ¿Te arrepientes de algo en tu vida profesional?

T.P. Rotundamente no. De los aciertos y errores, de todos ellos, he aprendido algo. Y lo más importante es que aunque a veces haya habido proyectos que me hayan generado dudas o me hayan requerido mucho esfuerzo,  todos ellos me he atrevido a hacerlos.

RW. Para los que todavía no lo hayan hecho, ¿cómo puede descubrir alguien su pasión?

T.P. Estando abiertos a nuevas experiencias, probando y provocando. Si siempre hacemos lo mismo nada cambia, ya lo decía Einstein. Si quieres que las cosas cambien, provoca tú mismo el cambio. Esa es mi filosofía de vida.

RW. ¿Qué haces para que el mundo sea cada día un poco mejor?

T.P. No descartar aquellas pequeñas acciones que, por pequeñas, parecen insignificantes pero que en realidad son las más importantes porque son las que verdaderamente dependen solo de nosotros mismos.