Formulario de búsqueda

La NBC cancela la emisión de los Globos de Oro 2022 por su falta de diversidad

  • La cadena renuncia a la retransmisión de unos galardones cuyo jurado ha recibido críticas unánimes del sector
  • La Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood llevará a cabo una reforma para aumentar la diversidad

La diversidad se ha convertido en un elemento fundamental en los principales certámenes cinematográficos, en los que las películas dirigidas por mujeres o los premios otorgados a actores y actrices de minorías han ganado espacio en las últimas ediciones. Movimientos como el Me Too o el Black Lives Matter han impulsado estos cambios, pero que todavía no han conseguido llegar a galardones como los Globos de Oro, considerados como la antesala de los Óscar, y cuya edición de 2022 no será televisada por la NBC, precisamente, por la falta de diversidad de la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA) que entrega estos premios.

La NBC no descarta emitir la gala de 2023 si se cumplen con las reformas prometidas

Y esta decisión llega después de este grupo de 90 periodistas haya iniciado una serie de reformas para mejorar su representatividad, pero que a juicio de la NBC, actores y actrices, y compañías como Netflix o Amazon llega tarde. “Creemos que la asociación está comprometida con llevar a cabo una reforma significativa de su estructura, pero sabemos que este cambio implica tiempo y trabajo, por lo que queremos que la HFPA lo haga bien. En consecuencia, la NBC no retransmitirá los Globos de Oro 2022”, ha indicado la cadena estadounidense, que abre la puerta a emitir la edición de 2023 “siempre y cuando se ejecute el plan previsto”.

A causa de esta decisión, la próxima edición de estos galardones se sumirá en un apagón mediático y está por ver si la NBC pagará la tarifa anual de 60 millones que abona por derechos de transmisión de los Globos de Oro, un evento que, al igual que los Óscar, sigue siendo una de los programas de entretenimiento más vistos, pero en franca decadencia después de caer su audiencia un 62% en la edición de 2021.

A pesar del impacto que supone dejar sin televisión a esta ceremonia, esta situación llega después de meses de críticas contra la HFPA, ya no solo por la falta de diversidad acreditada de sus miembros, también por las acusaciones de corrupción tras las informaciones reveladas por Los Angeles Times. En la hoja de ruta de la HFPA estaba aumentar el número de personas de color en sus filas, un compromiso adquirido en un plan aprobado la semana pasada en el que también se incluyen cláusulas sobre prácticas financieras como son el rechazo de cualquier tipo de obsequio.

Netflix y Amazon demandan cambios más profundos

Pero lejos de ser un enfrentamiento particular entre la NBC y la organización de los Globos de Oro, el conflicto afecta a todas las partes implicadas en el proceso de creación cinematográfica. Esta misma semana, Netflix y Amazon rompían relaciones con el premio exigiéndoles también una reforma profunda de su estructura e incluso acosando a los miembros de la HFPA de falta de ética.

“Como muchos en nuestra industria, hemos esperado el anuncio de los cambios con la esperanza de que se reconozcan los problemas que enfrente esta asociación. Los cambios presentados no son suficientes, por lo que detendremos cualquier actividad con su organización”, ha señalado Ted Sarandos, CEO y Director de Contenido de Netflix, líder en plataformas, que cada vez ganan más peso en la industria, tal y como evidencian los nueve galardones que recibieron en los Premios Óscar 2021.

Y en esta polémica ha existido un frente común en el que se han unido competidores. Es el caso de la plataforma de Amazon, que ha cerrado filas con un comunicado en el que Jennifer Salke, Directora de Amazon Studios, ha acusado a la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood de “no estar trabajando” y a la que exigen una “resolución sincera y significativa antes de salir adelante”.

WarnerMedia pide un código de conducta específico para evitar el acoso sexual

Igualmente, WarnerMedia se ha manifestado públicamente en contra de lo que consideran como una inacción del jurado. “Continuaremos absteniéndonos de involucrarnos directamente con la HFPA, incluidas las ruedas de prensa autorizadas e invitaciones para cubrir eventos de la industria, por lo menos hasta que se implementen estos cambios”, ha defendido la compañía, que ha acusado directamente a la organización de haber hecho “favores especiales y solicitudes poco profesionales a nuestros equipos y a otros en la industria”, por lo que exigen un código de conducta específico donde se incluya “la tolerancia cero para el contacto físico no deseado con el talento y el personal”, cita que es una referencia directa a las acusaciones del actor Brendan Fraser, quien afirmó haber sido tocado sin su consentimiento por Philip Berk, Presidente de la HFPA.

Tampoco han faltado las manifestaciones de actores como Tom Cruise o actrices como Scarlett Johansson. El primero ha enviado a las oficinas de la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood los tres premios que ganó en las ediciones de 1990, 1997 y 2000 como forma de rechazo. Por su parte, la actriz ha denunciado a los periodistas que forman parte del jurado de premio de hacer preguntas que rozan el acoso sexual. “Como intérprete que promociona una película, he participado en actos organizados por la HFPA en los que nos hemos tenido que enfrentar a preguntas y comentarios sexistas. Esta es la razón por la que durante muchos años me negué a participar en sus ruedas de prensa”, ha sentenciado Scarlett Johansson, nominada cinco veces a los Globos de Oro, pero en los que nunca ha conseguido salir vencedora.