Formulario de búsqueda

Las plataformas digitales siguen replicando funcionalidades y cada vez se parecen más

  • Netflix lanza Fast Laughs, una función similar a TikTok, que consiste en un scroll vertical de vídeos cortos
  • ByteDance, propietaria de TikTok, prepara una aplicación similar a Clubhouse para el mercado chino

Las plataformas digitales cada vez se parecen más unas a otras. Las funciones que las hicieron diferenciales ya no son exclusivas y la mayoría son un híbrido que comparten elementos con el objetivo de llegar a todos los públicos. Las fronteras de la propiedad intelectual se difuminan en una rueda en la que han entrado todas las compañías en liza, que se inspiran unas en otras para ganar posiciones en una batalla constante.

Los últimos ejemplos los han protagonizado ByteDance, propietaria de TikTok, que estaría desarrollando una aplicación similar a Clubhouse para China mientras que TikTok es la inspiración que ha tomado Netflix para crear un feed de videos cortos extraídos de sus series.

Fast Laughs contiene clips de comedias y monólogos de Netflix

La nueva funcionalidad de Netflix se llama Fast Laughs y está centrada en pequeños clips de las comedias más populares de la plataforma y monólogos. El formato es idéntico al de TikTok: vídeos cortos con scroll en vertical y automático, un modelo que convence y atrapa a los más de 800 millones de usuarios activos al mes que tiene la plataforma creada por ByteDance. La comunidad no para de crecer y TikTok fue la aplicación más descargada el año pasado.

Precisamente, Netflix busca enganchar al usuario en su app para que consuma y visualice más catálogo. Los pequeños vídeos son en realidad cebos con los que capta la atención y hace una llamada a la acción para que el usuario guarde el título de la serie. También permite reaccionar al vídeo con un botón denominado “LOL” o compartir el clip con otros usuarios. El diseño de la interfaz es muy similar a la de TikTok.

Netflix ya había anticipado “Fast Laughs” el año pasado, pero solo a unos usuarios seleccionados. La función ya es oficial y está disponible, por el momento, en la app de iOS. Netflix, como la mayoría de las plataformas, lleva tiempo experimentando con servicios secundarios que fidelicen y generen engagement. Con anterioridad probaron stories similares a las de Instagram, uno de los recursos más copiados por el resto de aplicaciones. Sirvan de ejemplo los Fleets de Twitter o las Historias de LinkedIN.

Un Clubhouse que pueda superar la censura china

En esta continua hibridación de funciones y formatos TikTok, sobre el que muchos competidores han puesto su foco recientemente, también planea un producto claramente inspirado en Clubhouse, uno de los últimos grandes disruptores en el Social Media. ByteDance, propietaria de TikTok, está trabajando en una aplicación similar a la red social de chat de audio basada en salas de conversación.

El éxito global de Clubhouse está basado en la participación directa de personas tan relevantes como Elon Musk, CEO de Tesla, o Vlad Tenev, CEO de Robinhood. La china ByteDance buscaría con su aplicación una alternativa más local y que pudiera cubrir el espacio abierto por Clubhouse, bloqueada por el gobierno de Xi Jinping a principios de febrero. Las razones que subyacen a esta decisión: un enorme aumento de los usuarios en el país asiático que han accedido a temas tratados en las salas como los campos de detención de Xinjiang o la indepndencia de Hong Kong.

La irrupción y apagón de Clubhouse ha estimulado a otras compañías chinas para lanzar productos similares. Xiaomi Corp ha rediseñado su servicio Mi Talk para crear una función de conversación que funciona mediante invitaciones, al estilo de la norteamericana. El objetivo es crear un producto sustitutivo que supere la supervisión del estado chino.

En China es clave que las apps pidan nombre y apellidos reales en los registros

Un ejemplo similar es el de Zhiya, de Lizhi Inc., donde los usuarios hablan de videojuegos o cantan, al estilo de Discord, pero que también una función para citas. Esta aplicación requiere un registro en el que hay que poner un nombre real, un sistema de verificación que, a juicio de Marco Lai, CEO de Lizhi, es clave en China. Otro factor a tener en cuenta es el enfoque del entretenimiento más que divulgativo o debate como puede ser Clubhouse. “Los adultos en China no expresan demasiado sus opiniones en público, pero si los invitas a divertirse, seguro participan”, ha declarado Lai a Reuters.

En cualquier caso, tanto Fast Laughs de Netflix como el Clubhouse de ByteDance ponen de manifiesto la cada vez más frecuente copia de modelos y formatos entre las compañías. Las citadas Stories de Instagram son un ejemplo, pero no el único. La propia Instagram copió a TikTok con sus Reels y prepara ya un feed de Stories vertical. Mientras que Clubhouse ya tiene otro imitador en Twitter, que ha lanzado recientemente sus Spaces. Un bombardeo en múltiples direcciones que ningún actor quiere parar, bajo la premisa de "El que esté sin pecado, que le tire la primera piedra".