Formulario de búsqueda

Arte, tecnología y cultura: así se hizo el mural del Palacio de la Música junto a Azulejos Peña

  • Fundación Montemadrid ha realizado una intervención artística en el emblemático edificio junto al dúo Los Bravú
  • Realizado en azulejo típico madrileño, cuenta con códigos QR para acceder gratuitamente a contenidos culturales

La fachada del número 35 de la calle Gran Vía, el conocido Palacio de la Música, se ha convertido en una exposición interactiva. La Casa Encendida de Fundación Montemadrid ha realizado una intervención artística junto al dúo Los Bravú para transformar la parte frontal del edificio en una obra de arte a gran escala que supone un alegato en favor de la cultura y el medio ambiente.

El mural ha sido elaborado a través de diferentes técnicas, como la acuarela o el rotulador

Con más de 30 metros de ancho y casi 5 metros de altura, este enorme mural se encuentra a pie de calle ocupa 170 metros cuadrados en una de las arterias principales de la capital española y está realizado, con la colaboración de Azulejos Peña, en azulejo típico madrileño. Tal y como ha dado a conocer la entidad a través de un vídeo de 5 minutos de duración en los que detalla todo el proceos, la obra ha sido elaborada a través de diferentes técnicas que van desde la acuarela al rotulador, está diseñada para tender puentes entre los entornos offline y online a través de la tecnología con una propuesta centrada en el arte emergente joven y el acceso a la cultura.

Y es que, mediante la inclusión de códigos QR entre los dibujos e ilustraciones, el mural ofrece acceso gratuito a contenidos socioculturales, como conferencias, exposiciones, conciertos, podcasts o entrevistas, alojados en La Casa On, la plataforma digital de La Casa Encendida. De esta forma, los transeúntes, además de deleitarse con las atractivas situaciones, personajes y objetos dibujados en estilo clásico sobre el azulejo, podrán disfrutar de la oferta del centro cultural.

Con la intención de captar la atención del espectador y de unir innovación, tradición y carácter local, los artistas Dea Gómez y Diego Omil, conocidos como Los Bravú, han traído de vuelta el azulejo a la Gran Vía madrileña. Este material, típico de la ciudad, se ha ido perdiendo con el paso de los años aunque aún puede disfrutarse en algunos edificios, restaurantes y tiendas históricas del centro de Madrid. Es más, el mural se inspira en la iconografía típica y muestra figuras fundamentalmente femeninas que se representan a la manera renacentista, pero que se combinan con dibujos de temática contemporánea reflejando cuestiones de actualidad, como la sostenibilidad, la relación humana con los medios digitales o la diversidad.

Con esta intervención tanto el Palacio de la Música como la emblemática calle son testigos de cómo el pasado, el presente y el futuro cultural se entrelazan a través del arte y la tecnología. Fundación Montemadrid trabaja en el proyecto de reforma del Palacio de la Música para convertirlo en un equipamiento cultural de primer orden. El objetivo es recuperarlo y devolverle su uso como espacio escénico de referencia a través de unas obras que comenzarán, previsiblemente, a finales de este año.