Formulario de búsqueda

Desmontando los mitos de hacer teletrabajo

Compartir en:

Desmontando los mitos de hacer teletrabajo

  • La reducción de productividad o la mala comunicación son algunas de las creencias en torno al teletrabajo
  • Profesionales que trabajan habitualmente en esta modalidad nos comparten su experiencia

Vivimos un momento extraño. El coronavirus ha puesto en jaque la salud de miles de personas y en riesgo a la economía mundial, lo que obliga a las autoridades sanitarias y gubernamentales a tomar medidas para plantar cara al avance del virus. En este complejo escenario, el teletrabajo se ha convertido en la mejor solución para mitigar el impacto del COVID-19 tanto en el bienestar de la sociedad como en la actividad de los negocios.

Se recomienda teletrabajar en zonas de transmisión comunitaria alta como Madrid

En consecuencia, muchas empresas han establecido, algunas a marchas forzadas, protocolos para que sus empleados puedan continuar la actividad laboral desde casa.

El coronavirus ha hecho que el teletrabajo pase de ser un privilegio a una necesidad. Al 4,3% de los trabajadores españoles que habitualmente se conectan a distancia para desempeñar su trabajo (Adecco) se sumarán, siguiendo las indicaciones cautelares de las autoridades, miles de profesionales durante estos días.

Lo cierto es que la situación podría dar lugar a un cambio cultural en nuestro país y una mayor aceptación del teletrabajo como modalidad laboral. Pero, para ello, es necesario desmontar algunos mitos y demostrar la verdadera realidad de este régimen de trabajo.

Trabajar a distancia pone en riesgo la productividad

En ocasiones se identifica, erróneamente, teletrabajo con multitasking, lo que lleva a la presunción de que cuando se teletrabaja se pueden desempeñar también otras tareas, ya sean del hogar o de ocio. "Nos creemos que somos capaces de atender varias cosas al mismo tiempo, pero la multitarea afecta a la eficiencia y es importante aprender a gestionarlo", asegura Manel Fernández, Profesor de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y especialista en psicología laboral y bienestar en el trabajo.

La realidad, nos explica Iván García, profesional freelance del marketing digital que lleva 16 años trabajando en remoto, es que “si no estás acostumbrado o no cuentas con una rutina, teletrabajar puede llegar a dañar la productividad”. Pero añade que en su caso, él es “mucho más productivo y eficiente, dedico menos horas y saco adelante mucho más trabajo”.

Cada hora de mi tiempo es más valiosa que en una oficina.- Iván García

Por su parte, César Álvarez, Director Ejecutivo de Wild Wild Web, señala que en sus 8 años de experiencia en teletrabajo, ha aprendido que “la gente funciona mejor cuando se confía en ella. Para teletrabajar es imprescindible que los empleados sean responsables y que los jefes confíen en ellos”. Confianza que, sumada al correcto uso de las herramientas tecnológicas y digitales permite que se mantengan los niveles de productividad necesarios en algunas empresas.

El teletrabajo mejora la conciliación

Trabajar desde casa ofrece más comodidad para los profesionales, ya que evita los desplazamientos o el comer fuera de casa. Pero sin el establecimiento de procesos y rutinas puede dar lugar a la prolongación de los horarios, la disponibilidad 24/7 o la hiperconexión. “Me costó años ir tomando buenos hábitos para no estar pendiente del trabajo las 24 horas del día, pero he aprendido a parar a una hora determinada y dedicar tiempo a la familia y al descanso”, comenta Iván García.

Poder compaginar el trabajo con vida personal y momentos de ocio es esencial a la hora de teletrabajar. ‘Pay you first’, es decir, primero cuidarse uno mismo y luego centrarse en el trabajo, es la filosofía que comparten en Wild Wild Web. “Me gusta trabajar por la tarde y hacer yoga, meditación o surf por la mañana. Si el horario es al revés, muchas veces no hay tiempo para las actividades personales y eso genera frustración en el trabajador”, asegura César Álvarez.

Teletrabajar no requiere rutina

Lo cierto es que sí. Y mucha. Especialmente si se quiere ser eficiente. Los autónomos o profesionales freelance, que cuentan con horarios más flexibles, pueden amoldar dichas rutinas a sus objetivos de trabajo. Iván García comenta que trabaja mejor por las mañanas y dedica esas primeras horas a sacar adelante el máximo trabajo posible, mientras que las tareas más rutinarias las hace por la tarde.

Lograr ser productivo trabajando en remoto requiere disciplina por parte del trabajador. Alberto Gavilán, Director de RRHH de Adecco Staffing, considera que para teletrabajar hay que prepararse igual que para ir a la oficina. “Es importante elegir un espacio físico que no sea compatible con actividades de ocio, como la televisión o las redes sociales. El teletrabajo implica concentración y estar igual de disponible que cuando se trabaja en la oficina”.

Es posible teletrabajar desde cualquier lugar

Desde el pueblo. En la playa. En la calle o desde una isla en el Caribe. Hay quienes creen que se puede teletrabajar desde cualquier lugar, por muy recóndito que sea, pero la realidad es que trabajar en remoto exige unos requerimientos físicos y tecnológicos.

El espacio debe permitir llevar a cabo las tareas con normalidad

Iván García, por ejemplo, trabaja desde casa o, en ocasiones, desde un co-working o una cafetería para cambiar de aires o relacionarse con otros profesionales, pero destaca la importancia de escoger bien el sitio, es decir, comprobar que no haya mucho ruido, que tenga cobertura, conexión a internet y buenos enchufes para cargar el ordenador.

Por su parte, César Álvarez, que en el momento de redactar este artículo se encuentra en Bali, asegura que “en casi todos los sitios del mundo se puede trabajar en remoto siempre que haya wifi, pero si la conexión es mala, puede ser una experiencia realmente estresante y frustrante”.

Hay poca comunicación con el resto del equipo

Una de las barreras a la normalización del teletrabajo es la creencia generalizada de que esta modalidad laboral aisla al empleado y dificulta la comunicación con el resto del equipo. Según Iván García, profesional freelance del marketing digital, que haya menos contacto personal no significa que haya menos comunicación y recomienda establecer buenos procesos y herramientas para evitar ineficiencias.

Alberto Gavilán (Adecco Staffing) enfatiza esta idea, pues considera que las nuevas herramientas digitales garantizan la comunicación, las reuniones de equipo o las llamadas a clientes, pero “otra cosa es que no se pueda disfrutar del café con los compañeros”.

_alt_

Para aquellos profesionales que trabajen en diferentes usos horarios, los expertos aconsejan hacer coincidir parte de la jornada laboral, asi como establecer puntos de conexión, sistemas audovisuales o encuentros presenciales periódicos. "La gente necesita socializar y estar conectada, por lo que las empresas deberán diseñar la aproximación a los miembros del equipo", destaca el profesor de la UOC (Universitat Oberta de Catalunya).

El teletrabajo implica una gran complejidad técnica

Gracias a las nuevas soluciones tecnológicas y plataformas digitales, muchas de ellas en la nube, compartir información, colaborar simultáneamente en un mismo documento o ponerse en contacto con otros empleados es cada vez más fácil. El correo electrónico, los sistemas de videoconferencias como Skype o Zoom, o los gestores de tareas como Trello, hacen más sencilla la coordinación de las tareas diarias cuando se trabaja fuera de la oficina.

La seguridad de la información es un punto crítico

Teniendo en cuenta la normativa en torno a la protección de datos, la mayor complejidad reside en garantizar la seguridad de la información que guarda la empresa cuando se trabaja desde casa. “Hay que trabajarlo dotando de herramientas al empleado, formando, concienciando y preparándolo con los equipos”, explican desde Adecco.

Eres tu propio jefe

Otro de los grandes mitos del teletrabajo es que, por ausencia de la presencia física del responsable directo, el empleado se convierte en su propio jefe. Sin embargo, como bien apunta Alberto Gavilán, “el teletrabajo no modifica la jerarquía de la compañía ni la cadena de reporte”. La autodisciplina se convierte, en este sentido, en la base de un trabajo eficaz.

Eres jefe de tu compromiso, tu responsabilidad y tus tiempos.- Manel Fernández (UOC)

En la oficina es habitual justificar el trabajo por el mero hecho de estar presente”, comenta Iván García, “pero teletrabajando hay que cumplir unos objetivos, entregar unos proyectos, realizar tareas...”. Y, a pesar de las circunstancias excepcionales que plantea el coronavirus, invita a “disfrutar del proceso y de la libertad y comodidad que ofrece”.

Se avecinan tiempos difíciles, especialmente para aquellos profesionales que se enfrenten a las próximas jornadas de teletrabajo con niños, jóvenes o mayores a cargo, pero es importante mantener la calma, colaborar en la medida de lo posible, ser responsables y recordar que hagamos lo que hagamos, que nos quite el sueño y lo disfrutemos como dice Pikolín:

 

Si quieres leer más sobre Teletrabajo: