Formulario de búsqueda


Libros y automoción: dos mundos unidos por los materiales

Compartir en:

Libros y automoción: dos mundos unidos por los materiales

  • El papel, la piel, el hilo o el color son algunos de los puntos en común entre la encuadernación de libros y el diseño de coches
  • Desde SEAT han recopilado y reflexionado sobre las similitudes de estos dos mundos opuestos

¿Qué tiene que ver la encuadernación de un libro con el diseño y la creación de un automóvil? Son dos mundo aparentemente dispares: un sector tradicional contra uno más moderno. Tecnología y tradición.

Desde SEAT han recopilado y reflexionado sobre las similitudes de estos dos mundo opuestos. Dos campos que, sin embargo, comparten la misma pasión por el detalle y la sensibilidad.

Estos son sus puntos en común:

Papel

Todo comienza sobre el papel. El principal material de un libro es también el punto de partida de un automóvil. Sobre un lienzo en blanco nace el diseño de un coche que irá perfeccionándose y adaptándose a medida que avance el proceso de diseño y montaje. Esa misma hoja es el punto de partida de un libro, como explica la encuadernadora Geòrgia Olivé, del taller artesano Relligats Olivé. Así se forman pequeños cuadernos con la ayuda de una herramienta llamada plegadora.

_alt_

Piel

La piel y el cuero son materiales fundamentales tanto para unos como para otros. Geòrgia Olivé cuenta con más de 80 bobinas diferentes para forrar las cubiertas de los libros, un tejido que se caracteriza por su tacto y olor, así como sus posibilidades de grabado. Esa misma piel es un material clave a la hora de confecciones la tapicería de un automóvil. Así lo confirma Nick Allen, sastre de SEAT. “Con sólo tocar cada pieza puedo notar su calidad y saber cómo va a funcionar en la máquina de coser”.

_alt_

Hilo

Aunque el proceso de costura sea uno de los que más se ha modernizado, el hilo se mantiene como el tercer material común entre ambos mundos. Las páginas agrupadas en cuadernos se cosen a máquina, pero hay ciertas obras antiguas que solo pueden coserse a mano.

Un metro de hilo es la espina dorsal de un libro. Un kilómetro, la de un coche. Para los volantes de los automóviles se utiliza una aguja curva y costura alemana: es la que más hilo muestra a primera vista.

_alt_

Color

El color transmite el espíritu y la personalidad de las creaciones, ya sea un libro o un automóvil. Y encontrar ese tono exacto no es sencillo. Carol Gómez, del departamento de Color&Trim de SEAT,  explica como pueden llegar a destinarse más de 1.000 litros de pintura para un nuevo coche. “Con la mezcla de 50 pigmentos diferentes y partículas metálicas se han llegado a hacer casi 100 variaciones de un mismo color”.

Esa personalidad también se encuentra en los libros. Para una obra de literatura clásica, el granate y los grabados dorados son lo más habitual. Para una novela ligera, los tonos vivos son la mejor opción.

_alt_

Dos mundos y tres valores

  • Paciencia. No importan las horas invertidas en el proceso: lo importante es que el resultado sea perfecto tanto en un sector como en el otro.
     
  • Experiencia. Hablamos de dos mundos que continúan siendo oficios: la experiencia aquí es más que un grado. Geòrgia Olivé creció en el taller de encuadernación de su padre, y jugó entre papel, telas y herramientas de encuadernación. Nick Allen tiene 35 años de experiencia en el sector. Es esa experiencia la que aporta lecciones y aprendizajes que no se conocerían de otro modo.
     
  • Sensibilidad. Son los detalles los que marcan la diferencia: la puntada de la costura del volante o la que existe entre páginas.