Formulario de búsqueda

La movilidad sostenible se impondrá al automóvil para 2030

Compartir en:

La movilidad sostenible se impondrá al automóvil para 2030

  • Madrid será la sexta ciudad europea en transformación hacia la movilidad sostenible
  • La bicicleta y el transporte público serán protagonistas en la sustitución de los automóviles

Los transportes sostenibles superarán al uso del automóvil en desplazamientos urbanos para 2030. Según el estudio "Mobility Futures" de Kantar, encargado de analizar la movilidad en las 31 mayores ciudades del mundo, los viajes en coche privado habrán disminuido del 51% actual al 46%; ir en bicicleta caminando o en transporte público representará el 49% de los desplazamientos, y el 5% restante serán viajes compartidos o taxi.

El transporte público, la bici y moverse a pie o con otros medios sostenibles, cambiarán la movilidad urbana

La bicicleta se prevé como el medio de transporte con un crecimiento más rápido (18%) en los próximos 10 años, seguido de los transportes públicos y los desplazamientos a pie, que aumentarán un 15% y un 6%, respectivamente.

En cuanto a la transformación de las ciudades en materia de movilidad sostenible, se prevé que en Europa sea muy importante. Madrid, la única ciudad española incluida en el estudio, quedaría en una sexta posición en este ranking. Según Kantar los desplazamientos en coche privado en la capital española disminuirán un 16% en la última década, y un 13,5% de la población cambiará la forma en la que se desplaza (equivalente a casi 1 millón de residentes).

Ranking ciudades europeas en las que mayor transformación habrá en términos de movilidad en 2030

  1. Manchester
  2. Moscú
  3. París
  4. Milán
  5. Ámsterdam
  6. Madrid
  7. Londres
  8. Copenague
  9. Varsovia
  10. Múnich
  11. Berlín

La ciudad de Madrid, considerada "laboratorio nacional de movilidad", se encuentra trabajando en algunas acciones como limitar el acceso de vehículos contaminantes al centro, una red de transporte público extensa y de fácil acceso.

El estudio muestra que, mientras muchos de sus habitantes están dispuestos a cambiar su comportamiento de movilidad y muestran preferencia por alternativas ecológicas y compartidas, el apego emocional al automóvil propio es muy alto, aunque cada vez más se valoran alternativas híbridas o eléctricas.