Síguenos en:
Actualidad e Investigación sobre Marketing, Publicidad, Empresa y Tecnología
Así se conquista a la Generación Y
Compartir en:

Así se conquista a la Generación Y

  • Son los nacidos entre 1980-1992
  • Hay que entender sus necesidades y adaptar las normas
Reason Why Reason Why logo
estrategia-captacion-de-talento

¿Cómo hay que dirigirse a un público que es Nativo Digital? La llamada Generación Y es un target difícil para las marcas, pero no sólo como audiencia, sino también como recurso humano para las empresas. Por eso, desde Reason Why te traemos diez consejos para conseguir atraer este perfil “rebelde” a tu compañía, porque de ellos se pueden aprender muchas cosas.

A priori, la también llamada Generación de Peter Pan por retrasar algunos ritos de la edad adulta, son los nacidos entre 1980-1992. Según la experta Katja Loose, para motivar y retener a empleados jóvenes hace falta entenderlos. Y es que hoy en día en una compañía pueden convivir hasta cuatro generaciones. Por norma general los altos cargos, habitualmente entrados en años, son más conservadores; mientras que los jóvenes evitan los formalismos.

A esta generación se la ha tachado de "vagos” y de “no querer trabajar", pero en realidad lo único que se ha modificado en el cambio generacional son las diferentes necesidades de los  individuos para estar satisfechos con su trabajo. Por eso es necesario motivarlos mediante un método de trabajo distinto del tradicionalmente propuesto por las compañías. Y, para ello, es imprescindible contar con una estrategia empresarial desde el departamento de Recursos Humanos con el fin de lidiar con las nuevas generaciones.

  1. Quieren hacer siempre lo que les gusta, no soportarían trabajar en una empresa “aburrida”. Desean aprovechar todas las oportunidades profesionales que la vida les ofrece y, por lo tanto, se les debe escuchar y premiar con otras tareas complementarias.
     
  2. La tecnología digital es su Reason Why. Hay que nutrir su puesto de trabajo con todas las herramientas necesarias.
     
  3. Hay que reeducar a los directivos de la empresa. Los ejecutivos experimentados consideran que lo que ellos dicen, se hace. Pero con la Generación Y, a veces no funciona así. La mayoría no aceptan una orden si ven que hay una manera mejor de llevar a cabo un proyecto o procedimiento.
     
  4. Agradecer y valorar sus propuestas, aunque finalmente se desestimen.
     
  5. Hay que ser comprensivos y justos con las tareas que realiza el empleado, y sólo criticar aquellas cosas que no encajen de su trabajo. Nunca entrar en valorar a la persona como un todo. La Generación Y suele ser muy susceptible.
     
  6. Hay que explicar a los empleados nativos digitales cuáles son las leyes y los códigos de conducta no escritos dentro de la empresa; si es necesario, una y otra vez...
     
  7. Darles libertad para no mermar su creatividad.
     
  8. Interesarse por sus hobbies, que son la inspiración de su talento. La empresa debe invertir tiempo en conocer a su empleado para saber cómo podrá mantener su interés por el trabajo que realiza.
     
  9. La Generación Y tiene mayor estrés económico, pero si se le ofrece apoyo, sentirá un vínculo más intenso con la empresa porque entenderá que ésta se preocupa por su bienestar.
     
  10. La retroalimentación es fundamental. No basta con decir cuáles serán sus tareas y qué objetivos se les marca. Es necesario que sus líderes tengan un papel activo durante el trabajo a realizar y que no sean simplemente jueces del proyecto una vez terminado. Además, gracias a este feedback empleado-líder, líder-empleado, se podrá detectar con facilidad si el joven está contento con sus funciones; y en caso negativo, ejecutar cambios para que no pierda su motivación.

Aunque todo esto no es unidireccional, hay que hacerles entender que tienen que respetar a las demás generaciones con las que conviven y sus hábitos en los puestos de trabajo.

Pero lo esencial para la empresa es reconocer el valor que los jóvenes aportan a la entidad y no tener miedo a lidiar con peticiones que hasta ahora eran desconocidas. Por ejemplo, la flexibilidad horaria. Seguir de cerca sus pasos y estar dispuesto a atender sus necesidades son los mejores consejos para retener el talento de los nuevos profesionales e integrarlos fácilmente en la empresa.

Casos prácticos para entender a esta generación:

Comentarios

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.