Formulario de búsqueda

El 83% de los usuarios de emojis piden más inclusividad

  • Adobe presenta un informe para evaluar la inclusividad y diversidad de los emoticonos
  • La cultura, la edad, la raza y/o etnia son las categorías en las que los usuarios demandan más representación

Los emojis forman parte de la vida de los usuarios desde hace ya muchos años, cuando comenzaron a surgir las aplicaciones de mensajería instantánea y las redes sociales en general. Las palabras han dado paso a las pequeñas imágenes. A una risa ya no le precede un “jajaja”, sino una carita sonriente con dos lágrimas en los ojos. La comunicación digital ha dado un giro de 180 grados en la última década.

El cruce de culturas, la lucha por la igualdad y la inclusión no siempre están representadas en los emojis

Lo cierto es que es una forma de expresarnos y representarnos con cientos de opciones y, cada año, surgen nuevas posibilidades que se van incluyendo al catálogo universal de los emojis. Sin embargo, en ocasiones, el cruce de culturas y la lucha por la igualdad y la inclusión no siempre están representadas.

Por ese motivo, Adobe ha encargado un estudio global realizado entre 7.000 usuarios de emojis de siete países -Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Japón, Australia y Corea del Sur- en el que se evalúan sus percepciones sobre la capacidad del sistema para representar la diversidad, así como la forma en que les gustaría que evolucionara para abordar la diversidad y la inclusión en el futuro. De hecho, en ese trabajo por la inclusividad, mantienen una asociación continua con Emojination, que aboga por una biblioteca emoji más inclusiva y representativa y ayuda a otros a crear el cambio, a largo plazo.

El estudio ha sido presentado por Paul Hunt, Designer & Font Developer de Adobe, que se unió hace ya cinco años al subcomité de emoji del Consorcio Unicode (ESC) como delegado de la compañía. En aquel momento, ni él mismo sabía que esa unión se convertiría en un primer paso en el proceso de la defensa de una mayor representación de género en los emojis.

Un viaje que culminó con un hito importante: el despliegue de representaciones inclusivas de género para todos los emojis humanizados en los sistemas operativos el año pasado”, ha señalado Hunt en un comunicado. Asegura que los datos de la encuesta son “sorprendentes”, sobre todo porque los usuarios de emoji de todas las edades han respondido que se necesitan más opciones de representación para ayudar a comunicar las inquietudes personales.

 

El estudio señala que, si bien es cierto que hay algunas diferencias regionales, también hay muchas tendencias comunes destacadas. Y la gran mayoría de la gente (83%) dice que es necesaria una representación más inclusiva de los usuarios en los emojis. Estas son algunas de las conclusiones.

Emojis más representativos de las diferentes culturas, edades y etnias

Para las personas de los siete países analizados, la cultura fue la categoría número uno de emoji que los encuestados querían ver más inclusiva, seguida de cerca por la edad y la raza y/o etnia. Este es especialmente el caso de los encuestados que hablan más de un idioma y de la Generación Z en la que el 41% de los encuestados quieren ver la cultura mejor reflejada en las opciones de emoji.

De hecho, según el informe, solo la mitad de los usuarios globales de emoji (54%) sienten que su identidad se refleja adecuadamente en las opciones actuales que brindan los emojis. “Unos emojis más representativos, que incluyan diferentes culturas, grupos de edad y etnias, son fundamentales para ayudar a los usuarios a expresarse mejor”, ha explicado Hunt. De hecho asegura que, si alguien  no puede verse a sí mismo en la biblioteca de emojis, “es posible que se abstenga” de utilizar esta herramienta de comunicación.

El emoji va más allá de la identificación personal, ayuda a las personas a expresar cómo se sienten.- Paul Hunt (Adobe)

Las personas con discapacidad se sienten considerablemente excluidas

En cuanto a las personas con discapacidad, solo el 37% se sienten representadas en los emojis actualmente disponibles. A algunos encuestados con discapacidad les gustaría ver más emoji que muestren más “objetos de ayuda”, basándose en las recientes incorporaciones como la silla de ruedas, el bastón o elementos como aparatos auditivos.

Al mismo tiempo, algunos encuestados con discapacidad consideraron que reducir su condición a un objeto podría disminuir su capacidad de expresarse con autenticidad. En conclusión, en palabras del diseñador, “está claro que los emojis tienen que abrirse paso para ayudar a las personas con discapacidad a sentirse mejor representadas”.

La importancia del peinado en la personalización de los emojis

Uno de los aspectos que ha reforzado el carácter inclusivo del mundo de los emojis es la posibilidad de poder escoger el color de la piel. Pero según los resultados del estudio, aún existe camino por recorrer en este aspecto, puesto que los usuarios demandan más personalización en, por ejemplo, el peinado o el color del pelo, los accesorios, el tipo de cuerpo o el color de los ojos que, a su juicio, reflejarían mejor su aspecto personal. Esta concepción se identifica más que con una representación icónica como la que busca un emoji, casi en un avatar individual de cada usuario.

La mayoría de los usuarios desearían tener más opciones para reflejar sus identidades personales

Es una tendencia al alza tal y como demuestra el estudio de Adobe, ya que la mayoría de la comunidad personalizaría sus emojis (55%) y desearía tener más opciones para reflejar mejor sus identidades personales (58%). Además, el 68% de los usuarios que forman parte de la comunidad LGBT son propensos a personalizar sus emojis y el 72% debería tener más opciones. Un sentimiento común hacia la mayor identificación que también se da en las minorías raciales, proclives también a incorporar características más propias de su comunidad en los emojis. Y entre todos, concluyen que cuantas más opciones de personalización existan más brechas de inclusión se podrán resolver: así opinan un 78% de los participantes en el estudio.

Así, el poder comunicativo y de representación de los emojis es tal que la mayoría de las personas, especialmente los jóvenes, creen que tienen realmente el poder de crear un cambio transformador. Así, el 77% de los Millennials afirman que los emojis inclusivos pueden propiciar conversaciones positivas sobre temas sociales, mientras que en Estados Unidos y Reino Unido, los usuarios de emoji negros (85%), asiáticos (85%) y latinos (77%) creen que los emojis enriquecen los temas de discusión más importantes.

_alt_

Y el valor social de los emojis es uno de los aspectos más reconocidos por la comunidad, que los considera una herramienta para crear unidad, respeto y comprensión hacia los demás (76%). Y la opinión se replica en todos los colectivos que se han tenido en cuenta en este estudio y que incluso ambicionan con un futuro más igualitario gracias a estas representaciones visuales.

De este modo, los usuarios LGBTQ (63%), los usuarios de emoji con discapacidad (61%) y los usuarios de emoji multilingües (61%) confían en que los emojis puedan ser aún más progresistas en los próximos cinco años. Para reforzar este argumento ponen como ejemplo los nuevos emojis que se han creado desde el punto de vista del género y la cultura, como la persona alimentando a un bebé, un té de burbujas -bebida inventada en Taiwán o una persona con esmoquin.

La dificultad de diseño para incluir ciertos detalles

Aunque todos estos cambios y representaciones suponen un desafío en su diseño, tal y como indica Paul Hunt en su análisis. “Mientras trabajaba en la inclusión de las personas de género en el estándar Unicode, me di cuenta de que como cualquier forma de representación, tienen un espacio reducido en el que solo se pueden incluir detalles muy pequeños”, apunta el diseñador de Adobe, quien al final de su investigación descubrió que “tendemos a confiar mucho en el peinado como característica destacada de la expresión de género, así que no me sorprendió descubrir la importancia que tenía”.

Sobre otros parámetros que la comunidad demanda, como el color de los ojos, el diseñador señala que “estamos hablando solo de unos pocos píxeles y es difícil hacerlo para que esto suponga un cambio perceptible de verdad”.

Cualquier usuario puede proponer un nuevo emoji al Consorcio Unicode

Más allá de las tendencias identificadas en este estudio, Adobe lanza una llamada abierta a todos los usuarios globales de emoji para que aporten sus propias propuestas. “Si tiene una idea, solo tienes que exponer tu caso y convencer al Consorcio Unicode de un cambio que puede parecer pequeño, pero que puede tener un impacto realmente grande”, reza la llamada a la acción que incluye la compañía entre las conclusiones de su estudio. El éxito de la propuesta puede venir determinado por el contenido de la misma, por lo que Hunt informa de la existencia de Emojination ayuda a la comunidad a elaborar “propuestas sólidas” y lo hace bajo el lema “Emoji por el pueblo y para el pueblo”.

A partir del trabajo elaborado por este colectivo en los últimos años se han conseguido emojis para el sari, el hijab, el boomerang, la piñata, la muñeca matrioska, la arepa o el citado té de burbujas. Y estas iniciativas, surgidas de un usuario o de un colectivo, llevan a concluir a Paul Hunt que “la tecnología no nos hará cambiar por sí sola, sino que depende de nosotros este cambio”.
Por lo tanto, su esperanza es que los emojis puedan ayudar a crear una mayor empatía en el ser humano y que mejoren la comunicación interpersonal, “para crear una cultura más cooperativa que valore la fuerza que proviene de valorar las diferentes culturas y voces”.