Formulario de búsqueda


Cuétara rectifica: Usar a Hitler como embajador no era una buena idea

Compartir en:

Cuétara rectifica: Usar a Hitler como embajador no era una buena idea

  • El cobranding con Cabronazi ha desembocado en peticiones de boicot a Cuétara
  • La marca ha detenido la comunicación de la campaña en sus redes sociales y frenará la comercialización

Cuétara se ha visto obligada a detener la comunicación de su última acción publicitaria para sus cereales Choco Flakes tras las críticas generadas en redes sociales. Y es que se ha buscado un compañero de viaje bastante extraño en esta ocasión: Cabronazi.

¿Qué ha pasado? La acción de Cuétara con Cabronzi

Cuétara se ha aliado con Cabronazi para un cobranding con una de sus marcas: los Choco Flakes. Recordemos que Cabronazi es un conocido personaje en redes sociales que recurre al humor ácido, la sátira y la burla para difundir sus contenidos. 

La marca de cereales Choco Flakes ha hecho un cobranding con Cabronazi disfrazando a su mascota de Hitler

En esta ocasión, la promoción de Cuétara se dirige al público adolescente y la colaboración entre la marca y Cabroworld (empresa que gestiona todo lo relacionado con el personaje de Cabronazi) se plasma tanto en el packaging de la caja de cereales como en una landing creada para la ocasión, que invita a los consumidores a participar en el sorteo de diferentes productos promocionales de Cabronazi, como camisetas, gorras o sudaderas.

Como parte del cobranding, se ha lanzado también un concurso de memes y la mascota de los Choco Flakes de Cuétara aparece en todo momento disfrazada de Cabronazi, es decir, de Hitler, lo que ha sido el detonante final para que Cuétara esté viviendo una crisis de marca en redes sociales.

 

_alt_

Las críticas en Redes Sociales: #BoicotACuétara

Ante la extraña unión de Cuétara con Cabronazi, las redes sociales han reaccionado indignadas por la contradicción: una marca que se dirige a adolescentes asociada a un personaje nazi como Hitler.

Algunos usuarios ya están pidiendo el boicot a la marca a través de sus mensajes en Twitter.

La respuesta de Cuétara ante la crisis

Según informan otros medios, como El Confidencial, la empresa ha emitido un comunicado en el que pide disculpas y asegura que ha detenido la comercialización de esta edición de Choco Flakes.

Cuétara ha ampliado los comentarios al digital Verne, explicando que buscaban un "tono desenfadado basado en el característico y popular humor de Cabroworld".

Buscábamos un tono desenfadado, basado en el popular humor de Cabroworld

Y es que hasta la fecha la compañía ha sabido capitalizar en sus cereales el atributo "bestia" con el reason why del sabor, textura e incluso volumen. A partir de esa personalidad, muy bien construida y trabajada durante años, su creatividad ha viajado (desconocemos el transporte y el estado del piloto) hasta la creencia de que, ya puestos a ser bestias, disruptivos y arriesgados..., ser nazi podría ser un planteamiento de éxito que los consumidores verían con buenos ojos.

Quizá disfrazar a su mascota de Choco Flakes con un uniforme nazi rosa no era una buena idea

Pero finalmente el equipo de marketing de la marca, después de todo el tiempo y trabajo que conlleva activar una campaña de esta dimensión, ha necesitado leer las críticas en Twitter para darse cuenta de que Hitler no es el mejor embajador para su marca y que disfrazar a su mascota de Choco Flakes con un uniforme nazi rosa no era una buena idea.

Tras las críticas generadas en redes sociales, la compañía se ha visto obligada a pausar la comunicación de todo lo relacionado con esta acción publicitaria, tan solo un día después de su lanzamiento. No obstante, en este momento la web de la campaña sigue activa pese a que en las redes sociales de la marca no haya vinculación alguna.

Algunos datos más de Cabronazi

Cabronazi se creó en 2015 como página de Facebook que publicaba contenido ajeno sin mencionar al autor ni enlazar la fuente original. A partir de ahí, han ido surgiendo otras cuentas con un contenido más específico: Cabromotor, Cabrogamer y Cabroworld, entre otros.

Actualmente tiene más de 12 millones de seguidores en Facebook, 3,7 en Instagram y 266.000 en Twitter.

Se distingue por su humor ácido y su imagen de Hitler vestido de rosa, la misma que ha adoptado la mascota de Choco Flakes en esta fallida campaña de Cuétara.