Formulario de búsqueda

El “otro Clubhouse” cambia de nombre tras meses de confusión con la aplicación de audio


  • La plataforma de project management se llamará ShortCut para diferenciarse de la red social
  • Clubhouse ha sido acusada y demandada por infracción de marca registrada por compañías homónimas

Desde que comenzara su andadura en mayo de 2020, Clubhouse ha conseguido levantar en estos últimos meses un elevado nivel de expectación, basado en su apuesta por el audio en streaming y efímero, así como en un aura de exclusividad. Sin embargo, el alto interés captado por la red social, que propone espacios de conversaciones sonoras casuales y directas, ha puesto en jaque la identidad de otra compañía previamente existente.

Clubhouse.io, lanzada en 2016 por Kurt Schrader y Andrew Childs, es una plataforma de project management cuya misión se centra en garantizar que los equipos de desarrollo de software puedan hacer su mejor trabajo. Su sistema busca proporcionar un espacio para que la gestión de proyectos sea más rápida, colaborativa, intuitiva y agradable. “Derribamos barreras para que los equipos puedan centrarse en lo que importa: trabajar juntos para crear productos que sus clientes amen”, explica la compañía en su página web.

Clubhouse.io ha cerrado recientemente una ronda de financiación de 25 millones de dólares

Clubhouse.io tiene su sede en la ciudad de Nueva York y está respaldada por Battery Ventures, Resolute Ventures, Lerer Hippeau Ventures y varios otros inversores de primer nivel. La firma asegura que más de 75.000 usuarios en la actualidad y 5.000 empresas que lo utilizan semanalmente. Además, en el mes de junio ha conseguido cerrar una ronda de financiación liderada por Greylock Partners por valor de 25 millones de dólares.

Sin embargo, ahora se ha visto obligada a cambiar su nombre. A raíz de la popularidad obtenida por Clubhouse con el mismo nombre, lograda en parte gracias a la participación de figuras como Elon Musk en la aplicación, Clubhouse.io comenzó a experimentar problemas de reputación. Cientos de internautas que buscaban acceder a la red social, a la que hasta hace unas semanas solo se podía entrar mediante invitación y que solo estaba disponible para el ecosistema iOS, confundían a la aplicación de la red social con la de la plataforma de project management en Play Store.

Un problema de identificación

A día de hoy, la gran mayoría de comentarios recientes entre las reseñas de los usuarios hacen referencia a esta cuestión. A pesar de que buscan la aplicación de la red social de audio y se encuentran con la de la compañía de software en la Store de Google, muchos valoran negativamente la experiencia. “Antes de crear mi cuenta se abrió un enlace de un Google Forms donde indica que debo agregar mi correo para dejarme en la lista de espera. Gracias, me voy a Space de Twitter, mismo concepto que esta aplicación”, comentaba un usuario confundido y que ha valorado a clubhouse.io con una sola estrella.

"No entiendo cómo hay tanta gente estúpida que se descarga esta app pensando que es la red social"

Sin embargo, otros usuarios, conscientes de la problemática a la que se enfrentaba la compañía e frustrados ante la actitud de aquellos que dejaban comentarios negativos, han contraatacado otorgándole cinco estrellas a Clubhouse.io. “Esta app no es Clubhouse. No entiendo cómo hay tanta gente estúpida que se descarga esta app pensando que es la red social sin siquiera ver las imágenes o leer la descripción”, explicaba un internauta indignado. “Esta app no tiene culpa de que unos inútles se hayan pensado que es otra cosa, habiendo imágenes, descripción y diferente logotipo”.

La situación llegó a tal punto que la compañía habilitó un espacio en su página web en el que explicaba la diferencia entre su plataforma y la red social. Bajo el título “Which Clubhouse” la firma apunta que había varios tipos de Clubhouses. Por un lado, destaca su propuesta: “Clubhouse.io, laa moderna aplicación Project Management (lanzada en 2016) que te hace querer abrazar tu computadora en lugar de tirarla por la ventana”. Y por otro, “Otros Clubhouses, tradicionalmente, un Clubhouse es una especie de casa en el árbol que está en el suelo. Escuchamos que también puede haber otros Clubhouse, pero no somos ellos”.

Asimismo, el propio CEO de la compañía emprendió una cruzada en redes sociales pidiendo a aquellos que habían etiquetado erroneamente a clubhouse.io en post que trataban sobre la aplicación de audio, que corrigieran sus publicaciones.

Comentario del CEO de Clubhouse a las etiquetas erróneas

De Clubhouse a Shortcut

Por todo ello, la compañía ha optado por cambiar su nombre e identidad corporativa para diferenciarse de la red social y poner fin, por un lado, a sus problemas de reputación y, por otro, a la confusión que todo el asunto ha generado entre los usuarios. Tras anunciarlo hace unos días, y ofrecer pistas a su comunidad de seguidores para que trataran de averiguar cuál sería el nuevo naming, clubhouse.io ha dado a conocer que a partir de ahora se identificará como ShortCut. No obstante, el cambio no se implementará oficialmente hasta la segunda semana de septiembre.

Clubhouse es un buen nombre. Bueno, era un buen nombre, porque ya no será nuestro nombre. Para muchos de ustedes, la razón de esto probablemente sea bastante obvia. La aplicación de audio Clubhouse se hizo tan grande tan rápido que no podríamos esperar mantener para siempre nuestra propia marca frente a su popularidad”, ha señalado la compañía en un comunicado. “Así que nos propusimos cambiarnos el nombre, algo que muchas otras empresas exitosas también han hecho por una amplia variedad de razones. Nuestro nuevo nombre es Shortcut y estamos muy entusiasmados con él”.

En Twitter, su Chief Design Officer, Andrew Childs, ha valorado el cambio. “Elegir el nombre de una empresa es 100 veces más difícil hoy que en 2014, ¡pero lo logramos! Cambiaremos el nombre de Clubhouse a Shortcut. Emocionado por "desenvolver" shortcut.com en un par de semanas”. Además, ha apuntado que el cambio de nombre e identidad no afectará a la forma en que funciona la plataforma ni implicará ninguna modificación de los datos o perfiles de sus usuarios.

"Queríamos que el nuevo nombre fuera ágil, memorable y destacase por ser único"

Tal y como han explicado los responsables de la firma, las razones detrás de la elección del nuevo naming son tres. “Había tres cosas que queríamos de un nuevo nombre: que sea ágil, memorable y destaque por ser al menos algo único. Implicar colaboración, con personas individuales y su trabajo unidas para construir un todo mayor. Que capturase cómo vemos el desarrollo de software, que no es lineal y estructurado, sino más como orden llevado al caos, con ese orden adicional utilizable que ayuda a su equipo a hacer las cosas más rápido”.

Según indican, su objetivo es ser la única fuente de la verdad, la única fuente de planificación y la única fuente de conversación sobre el proceso de trabajo. “Un lugar donde todos pueden sentirse parte natural del proceso de desarrollo sin necesidad de que se les pida constantemente que lo controlen. Un atajo a la colaboración”. En este sentido, consideran que el nombre elegido es divertido y memorable, y que encaja con la misión de la compañía.

Sin embargo, son conscientes de que adaptarse a la nueva identidad será un proceso continuo, tanto para los clientes como para quienes forman parte de la organización. “No necesariamente se sentirá de inmediato como el ajuste perfecto para quienes somos (aunque realmente, nos gusta mucho). Pero esos sentimientos vendrán una vez que empecemos a asociar nuestro producto, las personas que trabajan en él y la forma en que nuestros clientes lo utilizan con Shortcut. Esas son las cosas que harán que Shortcut sea genial, no el nombre por sí solo”.

De cara a ganar visibilidad y alcance bajo la nueva marca, la compañía tiene planificada una gran campaña publicitaria que se desarrollará en Nueva York y San Francisco. Además, pretende patrocinar y organizar eventos para presentarse ante nuevos y actuales clientes, en persona cuando sea apropiado y posible. “Mucha más gente nos conocerá como Shortcut de lo que nunca nos conoció como Clubhouse. Y estamos muy emocionados por eso. Dicen que no hay atajos en la vida, y en su mayoría tenían razón en eso. Hasta ahora. Adiós Clubhouse. Hola Shortcut”.

El cambio llega, además, en el momento más oportuno, precisamente cuando Clubhouse se está viendo envuelta en una polémica relacionadas con la filtración de datos. Esta semana se ha conocido que una base de datos con 3.800 millones de números de teléfono vinculados a la aplicación ha sido descubierta en la darkweb. La filtración afecta tanto a usuarios de la red social como a los contactos de estas personas.

Otros Cluhouses afectados

Tal y como comentaban desde la ahora llamada Shortcut, hay otros Clubhouses. Algunos de los cuáles han llegado a tomar medidas legales contra la aplicación social de audio. En el mes de mayo Clubhouse fue demanda por SBS Consulting Group, una firma consultora especializada en ventas deportivas que cuenta con la plataforma de networking TheClubhouse. La compañía de Arizona registró su marca comercial con la USPTO (United States Patent and Trademark Office) en diciembre de 2019.

La demanda alega que la superposición entre los dos servicios incluía tanto contenido como características y, en consecuencia, busca una indemnización y que Alpha Exploration, copropietaria de Clubhouse, deje de usar el nombre para la aplicación. Asimismo, la denuncia señaló que Clubhouse no había presentado una solicitud por su nombre en la base de datos de marcas registradas del gobierno, ya que de haberlo hechos, habrían encontrado la marca registrada de SBS Consulting Group. En este sentido, los denunciantes sostienen que Alpha Exploration parecía haberse "cegado intencionadamente" o "actuado deliberadamente" para infringir la marca registrada.

Un empresario sueco asegura ser el propietario de la marca CLUBHOUSE

Asimismo, el pasado mes de febrero Alexander Frederiksen, empresario sueco y propietario de una marca registrada para el término CLUBHOUSE ha acusado a la aplicación de red social de buscar la eliminación de su aplicación de las tiendas de Apple y Google. Según recogía WTR, el empresario afirmaba haber lanzado su aplicación Clubhouse en la tienda Apple iOS y Google Play a mediados de 2020, con un concepto muy similar: una "red social basada en audio" que utiliza "chat de voz directo".

En junio de 2020, Frederiksen presentó una solicitud de marca para CLUBHOUSE en la EUIPO (Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea) en la clase 9 ("software de aplicación para servicios de redes sociales a través de Internet”), alcanzando el registro en el mes de octubre. también ha utilizado el Protocolo de Madrid para realizar una solicitud de marca internacional, cubriendo jurisdicciones como Brasil, China, Indonesia, India, Japón, Corea, Filipinas, Estados Unidos y Vietnam.

"Es genial que esta empresa esté en Silicon Valley y pueda recaudar decenas de millones de dólares, pero el hecho de que tenga la mayor cantidad de efectivo no debería significar que pueda controlar las marcas comerciales de otras personas”, declaró el empresario a WTR. “Por eso parece que me están intimidando, y lo sorprendente es que los guardianes de Apple y Google los está apoyando".