Formulario de búsqueda

La ropa de segunda mano se vende también en grandes supermercados como Alcampo o Carrefour

  • Con tres córners de segunda mano en centros de Cataluña, Alcampo impulsa este modelo en Madrid
  • Carrefour ha puesto en marcha un proyecto piloto con el objetivo de fomentar la economía circular textil

La pandemia ha revalorizado la sostenibilidad entre los compromisos sociales de las compañías. Con el objetivo de satisfacer las exigencias de un consumidor más consciente y responsable, muchas marcas han puesto en marcha iniciativas orientadas a la reducción de su huella contaminante, pero sin perder de vista el crecimiento del negocio. La venta de productos de segunda mano, o el apodado “recommerce”, ha cobrado fuerza en los últimos meses como vía para impulsar la reutilización, el aprovechamiento de materiales y el impulso de un modelo de consumo alineado con el respeto al medio ambiente.

Algunas marcas han puesto en marcha sus propias plataformas de segunda mano

Una de las industrias que más se ha sumado a esta tendencia ha sido la de la moda. En los últimos años se ha podido observar cómo las grandes marcas, incluso aquellas procedentes del segmento del lujo, han creado sus propias plataformas para dar acceso a sus productos de segunda mano. Motivadas por el crecimiento de aplicaciones como Wallapop o Vinted, firmas como Urban Outfiters, con Nuuly Thrift, o Levi’s, con Levi’s Second Hand, han buscado darle una segunda vida a sus artículos para fomentar la evolución hacia una economía circular.

Alcampo y Moda re-

Ahora, la moda de segunda mano recibe un nuevo impulso en las grandes superficies y supermercados de nuestro país. Desde julio de este año, Alcampo ha incorporado córners de ropa de segunda mano en algunos de sus centros de Cataluña en colaboración con Moda re-, iniciativa social promovida por Cáritas cuyo fin es favorecer la reutilización de ropa así como la inclusión sociolaboral de colectivos vulnerables. La cadena de supermercados, propiedad del grupo francés Auchan, dio un paso pionero en nuestro país el pasado mes de mayo al inaugurar este espacio en el Alcampo de Sant Boi de Llobregat.

Tras abrir un córner de ropa de segunda mano en sus centros de Diagonal Mar y de Sant Adrià de Besòs, ambos en Barcelona y gestionados por la Fundación Formació i Treball (entidad promovida por Cáritas Barcelona), la compañía apuesta por facilitar esta opción de compra a los clientes de Madrid. Así, el próximo viernes 29 de octubre ofrecerá la posibilidad de adquirir prendas ya utilizadas en el hipermercado de Fuenlabrada, el cual será gestionado por Cáritas y estará ubicado en la zona textil de Alcampo.

En este sentido, cabe esperar que el nuevo córner en la localidad madrileña siga la estela de los ya existentes en la Ciudad Condal. Estos cuentan con surtidos de entre 500 y 700 referencias con precios que oscilan entre los 2 y los 20 euros, que varían en función de las diferentes ofertas. Tal y como ha explicado la compañía en anteriores ocasiones, con este movimiento Alcampo apuesta, por un lado, por visibilizar el trasfondo del proyecto Moda re-, y por otro, concienciar a los consumidores de la importancia de la reutilización textil. Por ello, Alcampo cede el espacio sin beneficio, siendo la totalidad del margen generado por estas ventas destinado a proyectos sociales vinculados a Cáritas.

El proyecto piloto de Carrefour

Por su parte, Carrefour sigue una línea similar y ha puesto en marcha un proyecto piloto enfocado a impulsar el consumo responsable y fomentar la economía circular textil. Así, ha inaugurado dos corners en Madrid y Barcelona para comercializar ropa de segunda mano, los cuales están gestionados en colaboración con Patapam, empresa especializada en prendas de este tipo. La cadena francesa de supermercados colabora con esta firma desde el verano pasado y juntas han comercializado ya más de 4.000 unidades de ropa de bebé, infantil, mujer y hombre, todas ellas revisadas previamente para asegurar que cumplen todos los requisitos de higiene y seguridad.

Venta de ropa de segunda mano en Carrefour

La iniciativa forma parte del compromiso de la compañía por sensibilizar a los consumidores en sus tiendas e impulsar un consumo más responsable. No obstante, no se trata del primer movimiento que la compañía hace en este sentido. Carrefour puso en marcha una colaboración con Cash Converters en marzo del año pasado para impulsar la iniciativa Carrefour Ocassion en el mercado francés. Desde joyas y libros, hasta televisores o pequeños electrodomésticos, la cadena  ofrece la posibilidad de que los consumidores vendan sus artículos usados, los cuales son valorados por los profesionales de Cash Converters para obtener el mejor precio.

En el caso de los córners de ropa de segunda mano, el movimiento está alineado con el compromiso adquirido por la marca en 2019 a través de la firma de The Fashion Pact, un acuerdo a nivel sectorial destinado a reducir la huella de la industria de la moda. Desde entonces, Carrefour ha fomentado el aumento de productos sostenibles en sus catálogos para frenar el impacto de la fabricación de ropa, centrándose especialmente en Tex, su marca propia textil. Su objetivo es que el 100% de las materias primas naturales sean sostenibles y trazables de aquí a 2030 y que el 50% de las prendas de algodón sean bio en 2025.

Asimismo, promueve e integra el uso de materiales reciclados en la fabricación de sus productos, apuesta por procesos con menor consumo de agua y energía, y se ha comprometido a que todas sus prendas garanticen el bienestar animal para el 2023. Tal y como explican desde la compañía, entre otras cosas, sus esfuerzos por reducir  los formatos y pesos de los embalajes ha permitido que el grupo haya podido ahorrar 255 toneladas de papel y 116 toneladas de plástico en los últimos dos años.

Tras la apertura de estos córners en Madrid y Barcelona, Carrefour analizará la viabilidad del proyecto con el objetivo de estudiar su extensión a otros establecimientos de nuestro país. Además, los resultados obtenidos en España determinarán si esta nueva línea de negocio se expande también a otros mercados. La compra-venta de productos de segunda mano es una práctica ampliamente extendida en los países del norte de Europa, como Alemania, y en nuestro  mercado está despegando ahora con fuerza.