Formulario de búsqueda

La brecha digital y la conectividad rural, los desafíos en las telecomunicaciones más allá del 5G

  • Mientras en algunas regiones se prepara el despliegue del 5G, en otras aún se espera la banda ancha
  • La mejora de la conectividad aumentaría el rendimiento y productividad de sectores como el agrícola

[Si lo prefieres, escucha el resumen editorial]

...

 

Mientras una parte del mundo se está conectando a las redes 5G, otra espera aún descubrir los beneficios de la banda ancha después de meses en los que el acceso a Internet se ha ampliado globalmente, aunque no en las mismas condiciones. Según el último informe realizado por Hootsuite y We Are Social, el 60% de la población mundial es usuaria de Internet, pero existen diferencias importantes entre regiones, una brecha digital que se ha puesto en evidencia en situaciones como la educación online o el teletrabajo.

"El 41% de la población vive en territorios con 3G o 4G, pero encuentran problemas de conectividad"

Pero este es un problema que se reproduce incluso entre zonas de países con buena cobertura. “Más de 3.300 millones de personas, el 41% de la población, viven dentro de territorios con aplicación de redes 3G y 4G, pero debido a una serie de barreras que encuentran no son capaces de conectarse. Es un desafío que tenemos que abordar”, ha señalado John Giusti, Chief Regulatory Officer de GSMA, durante la última jornada del Mobile World Congress en el marco del evento “Rural Connectivity”, donde se ha debatido sobre las diferencias de uso y acceso de los diferentes ecosistemas de redes, y en el que han participado representantes de diferentes organizaciones implicadas en estos desarrollos.

Z Tech: acceso a banda ancha en Bangladesh desde puntos públicos

Es el caso de Z Tech, proveedor de Internet de Bangladesh y uno de los primeros en ofrecer servicios de banda ancha en el país, cuya misión es brindar servicios de Internet a bajo coste, tanto a empresas, particulares como instituciones, con especial énfasis en zonas rurales. Ofrece varios modelos de pago: además de una cuota mensual, Z Tech dispone de la fórmula pay as you grow, un sistema a medida pensado para ir adaptando los importes al crecimiento de cada compañía.

...

 

“Usamos la tecnología WiFi de modo híbrido, no solo como servicio para una empresa o particular, sino como puntos de referencia para dar acceso al mayor número de población posible. Igualmente, hemos creado espacios comunitarios a los que la gente puede acudir para utilizar nuestros servicios y ofrecemos ayudas para emprendedores y mujeres. Todo lo estamos haciendo en colaboración con el Gobierno de nuestro país, que nos está dando los fondos necesarios”, ha explicado Mohamed Samiul Islam, CEO de ZTech. En Bangladesh, el 70% de la población tiene acceso a Internet, pero los servicios 4G son relativamente recientes y se ofrecen desde 2018.

BT: la apuesta por la conectividad rural en Reino Unido

Pero los problemas de conectividad no solo afectan a los países en vías de desarrollo, tal y como ha recordado Marc Allera, CEO de la División de Consumo de la británica BT, uno de los operadores que más ha invertido en el desarrollo de la conectividad rural. “Somos optimistas al respecto de esta problemática, porque cada vez existen más formas de solucionarla, como satélites, drones y otras infraestructuras que pueden dar más y mejor cobertura”, ha argumentado Allera. Precisamente, este es el objetivo y en funcionamiento de Starlink, el proveedor de Elon Musk, ambos protagonistas de una de las ponencias que más expectación ha generado en el Mobile World Congress.

BT ofrece soluciones personalizadas frente al despliegue de una red sin tener en cuenta la demanda

El año pasado, BT desplegó 160 nuevos repetidores en zonas rurales de Reino Unido “y con cada uno que instalamos conseguimos generar un impacto en las comunidades que se ven beneficiadas”. Para ello, Allera cita varios ejemplos como el caso de una familia de Yorkshire que consiguió vender una casa que tenían desde hace tres años en el mercado después de instalarle conectividad 4G. “Somos conscientes de que conseguir cobertura rural para todas partes y en todo momento es un desafío económico, por lo que para llegar a las ubicaciones más remotas y difíciles primero necesitamos diversificar nuestras soluciones de conectividad”, ha considerado el directivo de BT, que, sobre esta cuestión, defiende las soluciones personalizadas en vez de instalar una costosa red de postes, “donde simplemente no es práctico”

En Gran Bretaña existe el plan Shared Rural Network, una iniciativa con la que se pretende dotar al 95% del país de banda ancha, abordando la brecha digital que ha provocado la desigual implantación de la red 4G. Dentro de este programa participan los operadores EE, O2, Three y Vodafone, que han comprometido una inversión de 532 millones de libras a lo que hay que sumar otros 500 millones del Gobierno de Reino Unido.

KaiOS: mejorar la conectividad de los teléfonos básicos

Sin embargo, en “Rural Connectivity” se han plsmado otras cuestiones y soluciones para afrontar los retos de la conectividad. Como la enunciada por Nicolas Zibell, Chief Business Officer de KaiOS Technologies, proveedor de un sistema operativo móvil basado en Linux que “fusiona el poder de un smartphone con la accesibilidad de un teléfono básico”, según sus creadores. Un desarrollo que es necesario conocer para entender la postura de Zibell, quien considera que tan importante como afrontar la tecnología 5G es convertir terminales 2G en dispositivos más avanzados, “sobre todo en aquellos mercados emergentes donde comprar un smartphone resulta inaccesible”.

Eso es precisamente el core business de KaiOS, considerado como “el tercer sistema operativo móvil” entre los gigantes tecnológicos iOS y Android, que consiguieron convertir este conjunto de servicios en una dicotomía tras eliminar a Windows Phone. KaiOS Tecnologies puede instalarse en teléfonos básicos, pero también vende terminales a los que denomina como smart feature phones, una evolución de los móviles que se usaban hace años.

En 2018, este proyecto recibió una inversión de 22 millones de dólares de Google que le han permitido asentarse en mercados emergentes, superando los más de 150 millones de dispositivos distribuidos en más de 100 países. Hace apenas unas semanas, KaiOS anunciaba la llegada de las llamas de voz de WhatsApp a sus terminales, en una fase más de la evolución de estos móviles básicos con funcionalidades de conectividad. Otro de los puntos en los que más ha trabajado KaiOS, según ha contado Zibell, es la accesibilidad, desarrollando interfaces en lenguas minoritarias, algunas sin opción en sistemas más grandes.

John Deere: conectividad en el mundo rural para mejorar la productividad

Más allá de la conectividad en términos de comunicación, uno de los ponentes de “Rural Connectivy” ha desarrollado la idea de cómo el mayor y mejor acceso a las diferentes puede mejorar la productividad de las zonas rurales. Esta es la idea defendida por el líder en venta de maquinaria agrícola John Deere, cuyo Chief Technology Oficer, Jahmy Hindman, ha defendido la importancia que tiene un buen acceso a Internet en las explotaciones, “puesto que aumenta el rendimiento, permitiendo un mejor control de las cosechas y logrando importantes beneficios industriales”.

A esto hay que unirle las ventajas que una compañía del sector primario puede obtener gracias a una mejor conexión en materia de comercio electrónico y contacto de proveedores. Pero los rendimientos destacados se logran en los propios procesos como los que utiliza la agricultura de precisión, una tipología que permite a los empresarios seguir de cerca cómo se planta y crece cada semilla, recogiendo una importante cantidad de datos que trazan un rendimiento destallado de cada cultivo. Se puede controlar qué cantidad de luz recibe una parcela, así como lograr el suministro idóneo de herbicida, pesticida y riego para cada cultivo. Otro recurso útil en los sistemas agrícolas conectados es el que permite localizar las malas hierbas, lanzando una alerta que en las explotaciones más avanzadas se traduce en el envío de una máquina autónoma que fumiga el punto conflictivo.

La idea es clara, en este sentido, tal y como ha defendido Hindman: “La conectividad está cada vez más ligada a la productividad”, puesto que el empleo de estos métodos se traduce en mejores rendimientos con un menor trabajo y, por tanto, costes. Existen hasta cálculos precisos del impacto, como los que contiene un informe elaborado por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, que estima que la digitalización del campo podría generar “aproximadamente entre 47.000 y 65.000 millones anuales de beneficios brutos adicionales”.

De ahí que la digitalización sea un elemento nuclear en la estrategia de John Deere, algo que evidencian sus directivos en la mayoría de las intervenciones. Hace apenas unas semanas, Nancy Post, Directora de la división de Soluciones Inteligentes del fabricante de maquinaria, afirmaba que “la población está creciendo y lo hace de modo bastante rápido, provocando un aumento del alimento que necesitamos para los animales. Por eso estamos tratando de adelantarnos a las demandas, intentando producir más con la misma cantidad de tierra y evitando la escasez de cultivos”. Pero para que este entorno agrícola ultraproductivo sea posible, Hindman aquí sí apela a tecnologías como el 5G, que permitirán una recopilación más rápida de información para dar una respuesta eficaz.

La necesaria colaboración entre el sector público y privado

Pero para la correcta aplicación de estos procesos, se hace imprescindible una colaboración entre el sector público y el privado, debido a las importantes inversiones que requiere la extensión de la red en zonas de difícil acceso, a lo que hay que unir el coste de mantenimiento. Precisamente, en ese apartado es en el que ha hecho hincapié el último de los ponentes del acto celebrado en el Mobile World Congress, Bernard Borghei, Cofundador y Vicepresidente Ejecutivo de Vertical Bridge, operador privado de infraestructuras de red en Estados Unidos.

“Las preguntas son fáciles de responder en lo relativo a conectividad, pero requieren una importante inversión que no siempre estamos dispuestos a asumir. La sociedad obtendrá grandes beneficios de estos procesos, pero tenemos que asegurarnos de que sean rentables”, ha sentenciado Borghei, recordando el dilema que influye en estas decisiones, sobre las que se plantea la incógnita de la rentabilidad, una reflexión presentista pero realista en el actual clima de incertidumbre que impide la planificación a medio plazo, aún con la seguridad de que esto puede abrir más la brecha digital y el desequilibrio entre regiones.