Formulario de búsqueda

La preocupación por el Coronavirus vuelve a los niveles de abril

Compartir en:

La preocupación por el Coronavirus vuelve a los niveles de abril

  • El 74% de la población española se declara muy preocupada por el futuro, según Kantar
  • Más de la mitad se sienten “enfadados” cuando otros conciudadanos no respetan las medidas

Si por algo será recordado el año 2020 es por la pandemia y el nivel de incertidumbre que ha generado el terreno social, económico y empresarial. La preocupación por el futuro no ha dejado de subir en los últimos meses, y el auge de los contagios y rebrotes nos aleja cada vez más de una posible ruptura de esa tendencia.

El 82 % de la población que se muestra muy preocupada por la situación

El nivel de preocupación de los españoles respecto a la crisis del coronavirus ha vuelto a los niveles experimentados en abril, cuando la emergencia sanitaria se encontraba en su pico más alto. Según los datos de la Ola 8 del Barómetro Covid de Kantar, realizada entre el 14 y el 18 de agosto, el 82% de la población se muestra muy preocupada por la presente coyuntura.

Como resultado de este contexto, la intranquilidad respecto al mañana tampoco ha dejado de subir desde el mes de mayo, a pesar de haber experimentado un ligero descenso en junio. A este respecto, el 74% de los españoles se declaran muy preocupados por el futuro, una cifra que supone casi 10 puntos porcentuales más que a mediados de abril. Más concretamente, los niveles de desasosiego aumentan entre los jóvenes con edades comprendidas entre los 18 y los 34 años, alcanzando el 85%.

 

En este sentido, el 49% de los españoles se muestran muy preocupados ante la posibilidad de un nuevo brote, un dato que ha crecido paulatinamente desde finales de mayo (44%). La inquietud ante la situación generada por la pandemia se extiende al conjunto de la ciudadanía, con el 90% de la población sintiéndose muy o algo preocupada. Solo un 2% no muestra ninguna preocupación ante un posible nuevo brote.

Desde la consultora aseguran que, lejos de haber mejorado, los niveles de preocupación son cada vez son peores. “Posiblemente con la vuelta de las vacaciones, la vuelta al colegio y al trabajo y el creciente número de casos, cada vez es más difícil mantenerse aislado de la situación. Seguimos muy pendientes de la evolución de la pandemia, pero al mismo tiempo -quizás en parte por salud mental- nos planteamos cómo podríamos recuperar diferentes actividades de expansión y ocio”, explica Borja Marcos, responsable del estudio en España.

El consumo de información

Todas estas emociones se traducen en búsqueda de información y necesidad de conocimiento. Así, el 45% de los españoles confiesan que leen, escuchan y ven muchas noticias acerca de la presente situación. Por su parte, el número de contagios y defunciones provocadas por el COVID-19 es otra de las cuestiones que acapara nuestro interés y atención, con un 39% de la población verificando prácticamente a diario estos datos.

Sin embargo, se aprecia una actitud diferente a la hora de tratar el tema en conversaciones con otras personas. Las opiniones están divididas a este respecto, con el 14% de los españoles más inclinados hacia evitar la cuestión y el 15% más proclives a convertirla en el asunto principal.

 

El terreno de las medidas a implementar para mejorar la seguridad sanitaria del país es otra área que genera fuertes emociones y opiniones. 6 de cada 10 españoles aseguran sentirse “enfadados” cuando ven a otro ciudadano que no respeta ni cumple las normas de distanciamiento social o uso de mascarilla. Son los individuos mayores de 55 años (63%) los que más disgusto muestran ante este tipo de comportamientos ajenos.

Como consecuencia, el 64% de la población considera necesario atajar estas situaciones multando a aquellos que no acatan las directrices de las autoridades sanitarias. Se observa un ligero incremento del 2% en esta cuestión respecto a la anterior ola de la investigación, con las personas entre 18 y 34 años (70%) como las más de acuerdo con la idea de sancionar a quienes incumplen la normativa.