Formulario de búsqueda

El "burn out" ya es una enfermedad

Compartir en:

El "burn out" ya es una enfermedad

  • La OMS lo incluye dentro de la sección de problemas asociados al empleo o desempleo
  • Se caracteriza por una sensación de agotamiento, cinismo relacionado con el trabajo, y una eficacia profesional reducida

El estrés y el desgaste físico y emocional no son buenos para la salud. Eso ya lo sabíamos. Pero ahora este problema adquiere una nueva magnitud después de que haya sido incorporado dentro de la Clasificación Internacional de Enfermedades registradas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Este desgaste hace referencia a fenómenos relativos al contexto profesional, y no debe utilizarse para describir experiencias en otros ámbitos de la vida

La Clasificación de Enfermedades de la OMS se basa en las conclusiones de expertos médicos de todo el mundo, y sirve como documento de apoyo que proporciona una base y un lenguaje común que facilita el intercambio de información sanitaria a nivel internacional.

Tarik Jasarevic, portavoz de la OMS, ha explicado que esta es la primera vez que el desgaste profesional entra a formar parte de la lista oficialmente. Este trastorno ya aparecía en la edición anterior de la clasificación, pero se incluía dentro de un apartado menos definido: problemas relacionados con dificultad en el control de la vida. Ahora ha sido incorporado dentro de la sección de “problemas asociados” al empleo o al desempleo. Este cambio de categoría dará una mayor visibilidad al problema. Y al relacionarlo con el trabajo facilitará la gestión de bajar e incapacidades.

Respecto a su definición, es un síndrome resultante del estrés crónico en el trabajo que no ha sido o está siendo gestionado con éxito. Además se caracteriza por tres puntos fundamentales:

  • Una sensación de agotamiento
  • Cinismo o sentimientos negativos relacionados con el trabajo
  • Eficacia profesional reducida

Una de las particularidades del registro de la enfermedad es que la OMS ha especificado que este desgaste hace referencia a fenómenos relativos al contexto profesional. “No debe utilizarse para describir experiencias en otros ámbitos de la vida”. La nueva clasificación entrará en vigor en 2022.