Formulario de búsqueda

Francia propone ayudas para cambiar los coches por bicicletas eléctricas

  • El Gobierno de Macron ultima un plan por el que ofrecerá 2.500 euros a cada ciudadano que afronte esta transición
  • Lituania ha sido el primer país en desarrollar una iniciativa similar y de la que se han beneficiado 8.500 personas

La movilidad alternativa busca hacerse hueco en la mayoría de las grandes ciudades europeas, que han incluido en sus planificaciones restricciones para los vehículos más contaminantes, a la vez que buscan promover el uso de medios alternativos como las bicicletas.

El valor de la propuesta de Francia es que contempla ayudas directas

Pero salvo contadas excepciones, las acciones en este sentido se han limitado a construir carriles bici o a elaborar diseños urbanísticos más propicios para los ciclistas. Sin embargo, Francia quiere ir un paso más allá con un plan de ayudas para que los ciudadanos cambien sus coches por bicicletas eléctricas.

Así, el Gobierno de Emmanuel Macron ha anunciado -falta un último trámite parlamentario- que va a ofrecer 2.500 euros a aquellos que decidan hacer una transición del vehículo privado a la bicicleta eléctrica, un modelo que tiene batería con una autonomía variable, pero suficiente para afrontar los repechos o cuestas más complicadas de las ciudades. La mayoría de los servicios de alquiler de bicicletas por minutos ya ofrece estas versiones electrificadas, prácticas en los recorridos urbanos.

La medida que plantea Francia es novedosa en cuanto a la forma, puesto que la mayoría de los países europeos está apostando por la electrificación en otro sentido: el de cambiar un coche de combustión por uno eléctrico, como promueve la filosofía del recién aprobado Plan Moves III que busca la transición hacia vehículos cero emisiones en España.

El éxito del caso de Lituania

Pero la óptica francesa es más disruptiva, con el fomento de un tipo de movilidad completamente diferente y que hasta la fecha solo cuenta con una iniciativa similar, como la promovida por Lituania recientemente. Pero el caso francés sería el primer ejemplo a gran escala.

El plan lituano también recoge subvenciones para scooter eléctricos

Sin embargo, el ejemplo lituano sirve como contexto sobre cómo podría funcionar esta medida. Las autoridades de este país han tildado la iniciativa de éxito, puesto que más de 8.500 personas han optado por este plan de ayudas. El caso de Lituania se desgrana en una ayuda directa de 1.000 euros por cambiar el coche privado y empezar a utilizar, ya no solo bicicletas eléctricas, también scooter eléctricos o bonos para el transporte público. Por el momento, el caso francés parece focalizado en las bicicletas, pero podría expandirse a otras tipologías de vehículos.

Y aquí los fabricantes tradicionales de motocicletas tienen una oportunidad de negocio. Algunas como Harley-Davidson ya han visto la oportunidad y ofrecen en su gama modelos como la Serial 1 Cycle Company, una bicicleta eléctrica que se puede comprar con diferentes autonomías que van hasta los 185 kilómetros, según el uso que se haga.

_alt_

Tecnológicas como Xiaomi han optado por versiones más compactas tal que la Qicycle Electric Folding Bike que se puede plegar y llevar en el transporte público, fomentando así la multimodalidad. Y es que el mercado de las bicicletas eléctricas es cada vez más abierto y la oferta no se reduce a una simple bicicleta con batería. El ejemplo es la Peugeot Elc01, una bicicleta urbana de tipo holandés que ha apostado por una estética tradicional.

_alt_

Todos estos modelos estarían incluidos en el plan de Francia, un país que siempre ha tenido en el punto de mira las bicicletas como un recurso útil para la descarbonización. Incluso para proponer soluciones de movilidad propias en tiempos de pandemia. Así, en 2020, el Gobierno de Macron promovió el uso de la bicicleta como freno a los contagios en ciudad, alegando que favorecía el distanciamiento social. Una decisión similar a la que adoptaron otras ciudades como Berlín o Bogotá, que durante la noche anterior al confinamiento creó 117 kilómetros adicionales de carriles bici.