Formulario de búsqueda

BBVA, Endesa y Vodafone, de nuevo nominadas a la Peor Empresa del Año

  • Vueling se suma como candidata este año en la 11ª edición de los premios organizados por Facua
  • Las votaciones están abiertas desde este lunes 15 de marzo, Día Mundial de los Derechos de los Consumidores

Un año más comienza la cuenta atrás para conocer qué compañía será la que ostente el premio a la Peor Empresa del Año 2021. BBVA, Endesa, Vodafone y Vueling son las tres nominadas por la organización de consumidores Facua en sus galardones anuales, que llevan teniendo lugar desde 2010.

Esta convocatoria se abre justo unos días después de conocer los nominados al Peor Anuncio del Año 2020, un premio también convocado por la organización de consumidores con el objetivo de reflexionar sobre malas prácticas publicitarias. La marca de calzado Gioseppo, la Universidad Internacional de La Rioja (Unir), el Centro Comercial Príncipe Pío de Madrid y la Consejería de Salud y Familia de la Junta de Andalucía son los cuatro anunciantes candidatos.

Vodafone fue la Peor Empresa del año en 2019, la última edición celebrada

En cuanto a la peor empresa, Vodafone, BBVA y Endesa vuelven a estar nominadas un año más y es la aerolínea Vueling la que se suma al plantel de candidatas en la 11ª edición. De hecho, Vodafone fue la ganadora en la última ocasión, que tuvo lugar en 2019. El pasado año no se convocaron las votaciones debido a la coincidencia de los premios con la declaración del Estado de Alarma en España.

En 2018 recayó el premio en Endesa, compañía que cuenta ya con 5 nominaciones. Por su parte, Movistar -que no está nominada este año- acumula ya cinco premios. La empresa de telecomunicaciones fue la peor de 2016 y también ganó en la primera, segunda, tercera y séptima edición. Bankia, por su parte, tiene dos galardones  correspondientes a la cuarta y quinta edición.

El objetivo de este evento que Facua lanza anualmente es censurar "los graves abusos que se producen en el mercado" y promover prácticas más responsables en las relaciones entre las empresas, los usuarios y las organizaciones que representan sus intereses.

¿Cuáles son los motivos esgrimidos por Facua?

Para la organización estos son las razones que han provocado la nominación de las cuatro empresas, objeto del número de reclamaciones recibidas en la organización por parte de los consumidores en cuatro sectores clave: banca, energía, telecomunicaciones y transporte.

  • BBVA: La negativa a devolver la totalidad del dinero defraudado con la cláusula suelo más sus intereses y de los gastos de la formalización de las hipotecas siguió siendo el principal motivo de las denuncias contra BBVA, junto al cobro de comisiones abusivas.
  • Endesa: Los consumidores denunciaron a la organización durante 2020 la aplicación de multas por haber manipulado sus instalaciones, algo que era falso. También denunciaron altas fraudulentas en tarifas que, pese a prometer que reducirían el recibo, lo encarecen.
    A esto se le suman errores en la facturación, no cancelar los servicios asociados cuando el usuario pide la baja del suministro, cortes injustificados del servicio y cobros basados reiteradamente en estimaciones y no en lecturas reales de los contadores.
Vodafone acumula reclamaciones por el incumplimiento de las ofertas con las que capta usuarios
  • Vodafone:  Las causas de las reclamaciones a la teleoperadora fueron especialmente el incumplimiento de ofertas con las que capta los usuarios mediante llamadas telefónicas. También hubo numerosos casos de cobros de servicios no solicitados, problemas al realizar portabilidades, la negativa a tramitar solicitudes de baja y el cobro de mensualidades completas sin respetar las fechas de cancelaciones de los contratos.
     
  • Vueling: Según Facua, la aerolínea se desentendió de las reclamaciones de los usuarios afectados por las cancelaciones a consecuencia de la pandemia por el Covid-19. La compañía solo facilitaba a los usuarios un bono por un billete en otras fechas, sin informarles del derecho al reembolso en siete días que establece la normativa europea.
    Asimismo, la compañía actualizó su política de equipaje para cobrar a todos los pasajeros que quisieran subir el equipaje de mano a la cabina, pese a que la Ley de Navegación Aérea establece que es un derecho establecido en el importe del billete.