Formulario de búsqueda

“No me siento orgulloso”. Jack Dorsey habla sobre el cierre de la cuenta personal de Donald Trump

  • Aunque era la decisión que debían tomar, el CEO de Twitter reconoce no sentirse orgulloso por ello
  • “Es un fracaso nuestro por no haber sido capaces de promover una conversación sana”

Twitter y Donald Trump han tenido una relación complicada durante los últimos meses. Desde mayo de 2020, la red social ha venido etiquetando algunos de los tuits del Presidente saliente de Estados Unidos como “engañosos” o “manipulados” y tras dos mensajes considerados como “potencialmente peligrosos”, debido al “riesgo de una mayor incitación a la violencia” tras el asalto al Capitolio el pasado 6 de enero, la plataforma decidía suspender la cuenta personal de Donald Trump, primero de manera temporal para bloquearla después de manera permanente.

En este contexto Jack Dorsey, CEO de Twitter, se ha pronunciado hace unas horas en su perfil con un hilo en el que ha valorado la decisión de la red social para haber tomado esta medida.

"El daño offline como consecuencia de un discurso online es real"

"No me siento orgulloso de que lo hayamos hecho”, ha comenzado diciendo en una extensa y detallada consecución de mensajes en los que se ha centrado en dar explicaciones sobre si la decisión que ha tomado la compañía es correcta o no. “Era la decisión que Twitter tenía que tomar”, ha comenzado explicando el directivo. “Hemos hecho frente a unas circunstancias extraordinarias que nos han forzado a centrar nuestras acciones en la seguridad pública. Y es que el daño offline como consecuencia de un discurso online es real, y eso ha sido lo que nos ha llevado a colocar nuestras políticas por encima de todo”.

Y es que, según detalla la compañía en esas políticas de uso, a pesar de que los líderes políticos gozan de algunas “excepciones respecto a las normas de la plataforma” por ser miembros de “interés público", Twitter también especifica que en su red no se puede fomentar la violencia ni incitar a ella, añadiendo que “estas cuentas no están completamente por encima de nuestras reglas y no pueden usar Twitter para incitar a la violencia”.

Un fracaso para Twitter

Por otro lado, el CEO de Twitter ha reconocido que el cierre de una cuenta en la red social tiene más ramificaciones de las que a priori se puedan considerar. “Es un fracaso nuestro por no haber sido capaces de promover una conversación sana. Es momento para que reflexionemos sobre nuestro entorno”, ha declarado Jack Dorsey.

Según Dorsey, este tipo de acciones emprendidas por redes sociales "fragmentan la conversación pública"

Y es que este tipo de acciones emprendidas por redes como Twitter “fragmentan la conversación pública”, según el CEO de Twitter. “Nos dividen. Limitan el potencial del aprendizaje. Y sientan un precedente que considero peligroso: el poder que tiene un individuo o una empresa sobre una parte de la conversación pública a nivel global”. En este sentido, Dorsey ha dejado claro que si alguien no está de acuerdo con sus reglas, “puede irse a otro servicio de internet”.

Y así es como ha ocurrido. Los simpatizantes de Trump migraron a Parler, pero esto ha traído como consecuencia que las tiendas de aplicaciones de Google y Apple retiren la app y que Amazon no siga dando alojamiento a la compañía. Como consecuencia, Parler está fuera de servicio desde hace días. “No creo que esto haya sido un movimiento coordinado. Es más, las empresas han llegado a sus propias conclusiones a raíz de las acciones que han tomado los demás”, ha comentado Dorsey.

Una situación que, por otro lado, el directivo califica como peligrosa para la libertad de Internet como lo conocíamos hasta la fecha: “A largo plazo estas dinámicas serán destructivas para los nobles ideales de un Internet abierto. Una empresa tomando la decisión de moderarse a sí misma es diferente a un Gobierno prohibiendo el acceso, aunque pueda resultar parecido”.

Por eso, Jack Dorsey ha animado a que se lleve a cabo una autocrítica: “Necesitamos más transparencia en la moderación. Necesitamos revisar si nuestro servicio está incentivando el daño”, con el objetivo de no erosionar un Internet libre y abierto a nivel global. De ahí que haya recordado en su hilo la pasión que tiene hacia el Bitcoin, “un modelo que es el ejemplo de cómo la tecnología de Internet puede no estar controlada por un individuo o entidad”. Y, según Dorsey, así es como debe ser Internet de aquí en adelante.

El desarrollo de Blue Sky

En su referencia a un nuevo modelo de Internet abierto, Jack Dorsey ha asegurado que desde Twitter están trabajando en la fundación de una iniciativa que se orquesta en torno a unos estándares descentralizados para las redes sociales. “Nuestra meta es ser clientes de esos estándares para la capa de la conversación pública en internet”. Y lo han llamado Blue Sky.

“Nos llevará algo de tiempo desarrollarlo. Pero ya estamos en proceso de entrevistar y contratar a gente para empezar estos estándares de cero y contribuir a algo que en realidad ya existe. No importa a dónde nos lleve, haremos este trabajo con total transparencia”, ha asegurado Jack Dorsey.

"Nuestra meta en este momento es contribuir a una existencia más pacífica en la tierra"

Para finalizar, el CEO de Twitter ha resaltado la importancia de asumir que nos encontramos en un periodo de incertidumbre y lucha a nivel mundial. “Nuestra meta en este momento es contribuir a una existencia más pacífica en la tierra. Y creo que Internet y una conversación pública a nivel global es la manera más relevante que tenemos de conseguirlo”.

Aunque ha reconocido que no lo siente así a día de hoy: “Todo lo que aprendamos en este momento mejorará nuestros esfuerzos y nos impulsará hacia lo que realmente somos: una misma humanidad trabajando unida”.

A continuación puedes acceder al hilo de Jack Dorsey en Twitter: