Formulario de búsqueda

Un grupo de socios de la Academia de la Publicidad publican un manifiesto muy crítico con la situación de la entidad

  • Abogan por la revisión de múltiples aspectos de los estatutos y propugnan la refundación de la institución
  • Se muestran contrarios a la presencia en la junta de profesionales a los que no consideran realmente publicitarios

La recomendación de la refundación de la Academia de la Publicidad, una revisión profunda de varios aspectos de sus Estatutos y la reivindicación de que sus órganos de gobierno estén compuestos muy mayoritariamente por publicitarios, “profesionales vinculados a  la auténtica naturaleza de la profesión”.

El documento está firmado por 17 socios de la Academia, entre ellos Fernando Herrero, Expresidente de la entidad

Estos son los contenidos básicos de un documento que bajo el sencillo título de “Manifiesto” han hecho público un grupo de 17 socios de la Academia entre los que hay siete socios de honor, uno de los cuales, Fernando Herrero, ha sido asimismo Presidente de la institución.

El documento se publica poco más de dos meses después de que fuera elegida la actual junta directiva de la Academia, que preside Félix Muñoz, miembro de honor de la Academia y profesional cuya trayectoria ha estado vinculada a empresas anunciantes. En él se empieza afirmando que “a la vista de la situación actual de sus estatutos, sus órganos de gobierno, su reglamento de distinciones, [los firmantes] quieren manifestar públicamente su opinión, con el fin de contribuir de forma positiva a las imprescindibles modificaciones que deben acometerse”.

Denuncia del proceso electoral

El manifiesto empieza denunciando que los sucesos previos a la última asamblea general y el transcurso de la misma (en la que Muñoz fue elegido Presidente) evidenciaron “ciertas irregularidades (especialmente desde la perspectiva de la ética y la concordia entre los asociados), que recomiendan una reposada revisión de los hechos así como de sus consecuencias derivadas `para el futuro de la Academia”.

Los firmantes critican con dureza el proceso electoral que finalizó con la elección de Félix Muñoz como Presidente

Los firmantes critican con dureza el procedimiento electoral por el que salió elegida la candidatura de Muñoz, en el sentido de que esta no respetó el pacto que había entre las dos precandidaturas que se conformaron inicialmente.

Según el documento, se había pactado retirar ambas y solicitar una nueva convocatoria que diese lugar a una negociación y a que los socios tuvieran ocasión de conocer los programas, pero la candidatura finalmente elegida incumplió el acuerdo y se presentó en la asamblea como única opción, lo que según los firmantes hizo sentir a un cierto número de socios que sus derechos habían quedado indefensos. Los firmantes defienden que la votación podría sin problemas haberse  pospuesto como ejercicio de “buena fe” y haber celebrado las elecciones en una asamblea extraordinaria posterior.

Un pacto roto

El actual Presidente de la Academia, Félix Muñoz, recuerda en declaraciones a Reason.Why en relación con el proceso electoral que a la vista de que había dos posibles candidaturas, una encabezada por él y otra por Agustín Elbaile [uno de los firmantes del manifiesto], ambos pactaron que con el fin de que hubiera una sola candidatura, cada una contabilizara los apoyos con los que contaba y que, por un lado, la candidatura que obtuviera más apoyos ocupara la presidencia y, por otro, la junta estuviera compuesta por miembros de ambas.

Según sigue relatando Félix Muñoz, su candidatura concitó más apoyos y así lo reconoció la rival, "pero rompieron el pacto, no quisieron formar parte de una candidatura única con miembros de ambas listas”.

Francisco José González, otro de los firmantes del manifiesto, ha señalado a Reason.Why que “había ciertas prisas en hacer la elección, cuando hubiera sido muy sencillo posponerla unos meses, en los que la anterior junta podía haber seguido de manera interina. Como consecuencia de esas prisas, algunos socios de los que habían delegado el voto, sintieron que no sabían realmente lo que estaban votando".

Para algunos resulta muy controvertido que el Presidente de la Academia sea un anunciante.- Francisco José González

Veinte puntos para el cambio

El contenido específico del manifiesto se concreta en veinte puntos en los que, a grandes rasgos, se abordan y proponen los siguientes cambios e ideas:

  • Los estatutos de la Academia deben ser revisados en profundidad.
  • El fin primordial de la Academia ha de ser promover el reconocimiento social de la actividad y dignificar el crédito profesional de los publicitarios: los demás fines, incluida la elección de miembros de honor, son subordinados a este.
  • Es cuestionable la existencia, al menos en los términos actuales, de los tipos de socio “Colectivo” y “Patrono”, a la vista de que la Academia es fundamentalmente una asociación de profesionales.
  • Lo relativo a los procesos electorales se califica de disparate y se defiende que los socios conozcan con suficiente antelación los programas de las candidaturas y que el proceso esté tutelado por una junta electoral.
  • “Tanto el Presidente de la Academia como los miembros de su Junta Directiva”, se dice,  “deben ser socios de la Academia a título individual y ser destacados publicitarios, no estando en una situación personal o laboral de conflicto con los intereses de la Academia. No es aceptable que sean ‘socios colectivos’ o ‘socios patronos’”.
  • El Presidente ha de ser un publicitario y no alguien que haya tenido una “relación tangencial” con la profesión”.
  • El jurado de la Academia, que es el que elige anualmente a los miembros de honor, debe ser “absolutamente independiente” de la junta directiva y ha de estar formado por publicitarios de reconocido prestigio en los que no confluyan conflictos de intereses.
  • Los miembros de honor podrán ser personas viva o fallecidas, no debe ser imprescindible la unanimidad para su elección y es preciso restaurar el periodo mínimo de 30 años de ejercicio de la profesional para poder elegido, en lugar del actual, 20 años, que se considera insuficiente.

Como resumen de todo ello, los firmantes creen que se hace aconsejable una refundación de la Academia que recomienda una refundación de la Academia “que devuelva nuestra institución a los fines y directrices originales con los que fue concebida por Julián Bravo [Cofundador y primer Presidente]”.

El manifiesto apela a los fines y directrices de la Academia establecidos por su Cofundador y primer Presidente, Julián Bravo

Se aconseja que el Presidente y la junta directiva estén  “absolutamente vinculados a la auténtica naturaleza de nuestra profesión”. En este sentido, se critica tanto la presencia en la junta directiva de profesionales del área publicitaria de las empresas anunciantes, pues estas solo tienen la publicidad como actividad colateral, como el nombramiento como miembros de honor de personas que no pueden considerarse auténticos publicitarios.

“La Academia se ha ideo separando de las preocupaciones del sector”, señala Francisco Jose González, “que está necesitado de alguien que vele por sus intereses. Hay muchas cuestiones que abordar y hay que hacerlo en serio. El manifiesto no pide que sus sugerencias se implanten al ciento por ciento, sino que sirvan de elementos de reflexión”.

Félix Muñoz, por su parte, señala que el contenido del documento no le ha sorprendido. “Es exactamente lo mismo que se trató en la asamblea, no aporta nada nuevo. Insisten en que no están de acuerdo en que un anunciante sea un publicitario. Pero los estatutos son los que son y algunos de los firmantes han tenido oportunidad de cambiarlos o proponer el cambio. Pero si quieren hacerlo ha de ser por el conducto debido. No se puede decir ”como no me gustan, hay que cambiarlos”.

Muñoz comenta asimismo que en la asamblea se dijo que se iba a pedir la opinión de los socios, “y es lo que hicimos la semana pasada, cuando lanzamos una encuesta a los copagos en la que se le pregunta por muchos temas. Creemos que es el mecanismo y además esta consulta permitirá ver la dimensión de la queja que se expresa en el documento. Por otra parte una vez que recibamos las respuestas, la junta las estudiará, tomará decisiones y hará propuestas”.