Formulario de búsqueda

La tecnología que puede ayudarnos a frenar el contagio por Coronavirus

Compartir en:

La tecnología que puede ayudarnos a frenar el contagio por Coronavirus

  • Un estudio investiga qué tecnología puede ayudar a implementar hábitos que eviten contagios en las personas
  • Se ha comenzado por un brazalete que vibra si se acercan las manos a la cara

Entre las medidas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud para protegerse y evitar el contagio ante el COVID-19 se encuentran: el lavado frecuente de manos, cubrirse la boca y nariz al toser o estornudar, mantener el distanciamiento social o evitar tocarse la cara. Ante estas recomendaciones, muchas empresas han decidido desarrollar tecnología que facilite a la población adoptar estos comportamientos.

El proyecto busca aplicar la tecnología para evitar el contacto facial involuntario y así el contagio

Un equipo del Departamento de Psicología Biológica y de la Salud de la Universidad Autónoma de Madrid colabora en un proyecto internacional para evaluar la eficacia de la tecnología que permita ayudar a cumplir una de estas medidas.

En concreto, se está estudiando la eficacia de un brazalete denominado Immutouch, que vibra al llevarnos las manos a la cara, actuando como “una alarma vibro-táctil que monitoriza la conducta del contacto facial y alerta al portador del movimiento que va a llevar a cabo con sus manos”.

_alt_

Esta investigación es parte del proyecto “SafeHands” en el que la universidad participa en colaboración con la asociación ABA España y Slightly Robot, la startup que ha desarrollado el producto. Este estudio contará con participantes de España, Estados Unidos y Reino Unido que recibirán el brazalete por correo y enviarán datos sobre su uso diario al equipo investigador para su análisis.

“El brazalete ayudaría a eliminar la conducta al presentar una leve penalización. Es de esperar que su mera presencia tenga un efecto disuasorio sobre el acto de tocarse la cara, una vez la persona se haya expuesto varias veces a la vibración”, explica Javier Virués, Investigador que lidera el proyecto.

“Es probable que el uso del brazalete deba limitarse a contextos de alto riesgo de contagio, como visitas a los supermercados y centros sanitarios”. Además, ha señalado que no existe una mano "dominante" en esta tendencia de tocarse la cara, por lo que probablemente sería necesario llevar el brazalete en ambas manos.

_alt_