Formulario de búsqueda

La venta de TikTok está aún en el aire

  • La red social ha solicitado una revisión de la orden de Trump ante la Corte de Apelaciones
  • “No tenemos más remedio que defender nuestros derechos y los de nuestros empleados en Estados Unidos”

El capítulo de TikTok en Estados Unidos todavía no se ha cerrado. Y es que la red social ha presentado una petición en la Corte de Apelaciones solicitando una revisión de las acciones del Comité de Inversión Extranjera de la administración Trump. La razón, según la empresa, es que no ha recibido noticias de dicho comité desde hace semanas en relación a una fecha límite para que ByteDance venda sus activos estadounidenses.

Ha solicitado una extensión de 30 días, contemplada en la orden del Comité de Inversión Extranjera del 14 de agosto

Alegando amenazas contra la seguridad nacional, el ya expresidente fijó el 12 de noviembre como el plazo límite para que la compañía se deshiciera de cualquier activo o propiedad tangible o intangible, independientemente de su ubicación, utilizado para habilitar o respaldar las operaciones de ByteDance en la aplicación TikTok en Estados Unidos.
Ante esto, la aplicación ha solicitado una extensión de 30 días, contemplada en la orden del Comité de Inversión Extranjera del 14 de agosto, pero no ha recibido ninguna comunicación al respecto.

A pesar de alcanzar un principio de acuerdo para que Oracle se convirtiera en socio tecnológico de una nueva filial en ese mercado, denominada TikTok Global, y de trabajar con los distintos organismos para abordar temas como la privacidad, el uso de los datos o el funcionamiento del algoritmo de la plataforma, TikTok todavía tiene su futuro en el aire.

Tal y como ha explicado la red social en un comunicado, la compañía ha estado “enfrentando nuevas solicitudes continuas y sin claridad sobre si nuestras soluciones propuestas serían aceptadas”. Lo que le ha llevado a requerir una prórroga. “No tenemos más remedio que presentar una petición en la corte para defender nuestros derechos y los de nuestros más de 1.500 empleados en Estados Unidos. Seguimos comprometidos a trabajar con la Administración, como lo hemos hecho todo el tiempo, para resolver los problemas que ha planteado, pero nuestro desafío legal hoy es una protección para garantizar que estas discusiones puedan tener lugar”.

A todo ello se suma ahora la transición hacia un nuevo inquilino en la Casa Blanca y la incertidumbre en torno a qué actitud adoptará ante el futuro de TikTok. La plataforma permanecerá a expensas de conocer si Joe Biden continuará con lo dispuesto por su predecesor republicano. No obstante, durante su campaña, el recién elegido presidente pidió a sus empleados que borraran la aplicación de vídeos cortos de sus teléfonos de trabajo y personales por motivos de seguridad.