Formulario de búsqueda

Dove lanza una campaña sobre el uso de los filtros y su impacto en la autoestima de las jóvenes

  • Una de cada cuatro jóvenes “no se ven lo suficientemente bien” si no editan sus fotografías
  • “Qué hay detrás del selfie” conciencia sobre la presión que sienten las jóvenes por su apariencia en las redes sociales

Cada día se publican 100 millones de fotografías en Instagram. En el caso de los Stories, la cifra alcanza los 400 millones, según los propios datos de la compañía. Pero, ¿cuántas de esas imágenes han sido compartidas con edición y distintos filtros?

Aunque es complicado saberlo, las oportunidades que brindan tanto Instagram como otras apps de edición de fotografía, hacen que las publicaciones sean fácilmente procesadas antes de subirlas. Y eso se ha convertido en un problema, sobre todo para las generaciones más jóvenes.

El 69% de las niñas intentan cambiar u ocultar al menos una parte de su cuerpo en las fotos de redes sociales

Según un estudio de Dove, el 23% de las encuestadas “no se ven lo suficiente bien”, si no editan sus fotografías y el 20% se sienten decepcionadas por no tener en la vida real el aspecto que tiene en sus fotos de Internet. De hecho, el 69% de las niñas aseguran que intentan cambiar u ocultar al menos una parte de su cuerpo cuando se van a hacer una foto para sus redes sociales. La cara, el cabello, la piel, los labios y la tripa son las partes del cuerpo que las jóvenes editan más, en este orden. 

Y es que el creciente peso que tienen las plataformas sociales en nuestro mundo, supone un cambio en los hábitos y las influencias de la sociedad, sobre todo de las generaciones más jóvenes. Por ello, Dove ha querido ir más allá y ha puesto en marcha una campaña para concienciar a los ciudadanos de los efectos que tiene el uso excesivo de filtros y herramientas de autoedición en la autoestima de los más jóvenes.

El vídeo “Qué hay detrás del selfie”, que forma parte de la campaña creada junto a la agencia creativa Ogilvy, muestra a la inversa el minucioso proceso que una joven sigue antes de publicar una foto en sus redes sociales, así como el compromiso de la marca en el empoderamiento de las mujeres y los cuerpos reales. Para entender la magnitud de la situación y plasmar en el vídeo cómo los filtros influyen en la autopercepción, el "Proyecto Autoestima" de Dove realizó el estudio, que incluye a más de 500 españolas de entre 10 y 17 años.

Al 65% de las jóvenes les gustaría que las redes sociales reflejaran más la vida  real

Así, el 42% admiten que invierten más de 10 minutos en preparar la foto que van a postear y se hacen una media de siete selfies. Aún después de esto, 4 de cada 10 chicas validan la foto escogida con sus amigos antes de publicarla. Eso sí, el 65% dicen que les gustaría que las redes sociales reflejarán más la vida real y 7 de cada 10 jóvenes confiesan que les gustaría ser capaces de centrarse más en quiénes son y no tanto en su aspecto físico.

Todos estos datos, sumados al tiempo que invierten los jóvenes en las redes sociales diariamente, hacen más que necesario tomar medidas para frenar el desafío al que se enfrentan estas generaciones. “Esto sucede cuando los usuarios pasan mucho tiempo publicando selfies, utilizando aplicaciones de edición y filtros para alterar su apariencia, comparándose con otros y buscando validación a través de comentarios y likes”, ha explicado en un comunicado Phillippa Diedrichs, Psicóloga Investigadora del Centro de Investigación de la Apariencia de la Universidad del Oeste de Inglaterra

Es imprescindible que  ayudemos a desarrollar habilidades para navegar por las redes sociales de una manera saludable y productiva.- Phillippa Diedrichs (Psicóloga)

Compromiso “Sin Distorsión Digital”

Ahora, 15 años después del lanzamiento de su vídeo “Evolution” por la belleza real y contra la manipulación de las fotos en publicidad, la marca ha adquirido el compromiso global de no distorsionar la imagen digital en sus publicaciones y bajo los conceptos “Sin Distorsión Digital”, “Transformemos la belleza” y el nuevo vídeo “Qué hay detrás del selfie” quiere concienciar sobre la importancia de no distorsionar la imagen, vinculándolo a las redes sociales.

Hay filtros que se usan de forma creativa, pero cuando el uso es para distorsionar la realidad y ajustarse a estrechos estándares de belleza, puede llegar a ser perjudicial para la autoestima de los jóvenes”, explica en un comunicado Sandra Andrés Bach, Marketing Manager de Skin Category en Unilever.

Muchas chicas sienten presión por crear algo "perfecto" pero irreal.- Sandra Andrés (Unilever)

Para cambiarlo han lanzado diversas herramientas, como su guía didáctica para los padres y familiares, de cara a ayudar a los jóvenes a navegar por las redes sociales de forma positiva.

Más info.: Cómo mejorar la autoestima en la era de las redes sociales